Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumenta a 19 el número de inmigrantes muertos en el naufragio del lunes en la costa de Cádiz

En prisión los dos pilotos de la patera por organizar el viaje que naufragó a 200 metros de tierra y del que aún continúan varias personas desaparecidas

La Guardia Civil junto a uno de los cadáveres de los ocupantes de la patera que naufragó el lunes en la playa de los Caños de Meca (Cádiz).

Les cobró 1.500 euros por viajar hacinados en una vieja patera de madera. Llenó el bote hasta tal extremo que los inmigrantes debían ir sentados unos encima de otros. No contó con que la mala mar les haría encallar en un arrecife en la costa de Barbate (Cádiz). Solo había chalecos para la mitad y buena parte de los cerca de 40 marroquíes no sabía nadar. En torno a las cinco de la madrugada del pasado lunes 5 de noviembre, una combinación de mala mar y de marea baja convirtió el viaje de la patera en una tragedia. En un principio fueron tres los muertos y 15 desaparecidos, pero a lo largo de la semana la mar ha ido arrojando un macabro goteo de cadáveres. Ocho días después, este martes, el saldo es de 19 fallecidos y otros dos desaparecidos. Además, la Guardia Civil seguirá buscando cadáveres, ya que el número de migrantes que viajaban en la infraembarcación no está claro. Por estos hechos, el organizador de la travesía de la patera naufragada el pasado lunes y el piloto de esta han ingresado en prisión. La Policía Nacional de Algeciras considera a los dos detenidos, marroquíes de 32 y 21 años, presuntos autores de 18 homicidios y de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

El periplo desde las costas de Kenitra, en Marruecos, comenzó al menos 25 horas antes del naufragio. El organizador subió a cada inmigrante en una embarcación de madera a motor que era de su propiedad, según ha explicado este viernes la policía. Contó con la ayuda de una segunda persona que hacía de piloto de la embarcación. Poco les importó que la barca llevase un exceso de viajeros. En un primer momento, los testimonios hablaron de entre 43 y 46 migrantes a bordo de la patera. Ahora, la policía ha fijado en 40 el número de personas que participó del viaje. En cualquier caso, el espacio era tan reducido que los inmigrantes se tenían que sentar unos encima de otros. Había 11 menores entre ellos, la mayoría no sabía nadar, pero solo la mitad llevaba unos exiguos chalecos salvavidas que resultaron ser insuficientes incluso para quienes los llevaban.

A mitad de camino, el viaje se torció a causa de un temporal. El exceso de carga y las olas hacían que el agua entrase en la patera y que los viajeros tuviesen que achicarla constantemente, según han contado los supervivientes a la policía. Los inmigrantes "temieron por su vida en muchos momentos de la travesía", detalla la policía. No se equivocaban. Cuando se encontraban a apenas 200 metros de la costa, la embarcación encalló contra un arrecife y se quedó sin fondo. La barca se hundió en pocos minutos y el caos se desató. Los que no tenían chalecos se agarraban a los que sí para intentar mantenerse a flote. En medio de esta lucha por la supervivencia, un grupo de 22 personas, entre ellos los 11 menores, consiguieron alcanzar la costa.

Algunos de ellos declararon haber seguido al piloto de la barca, dado que este conocía la zona. Sin embargo, no ha sido fácil poder reconstruir lo ocurrido ni las circunstancias del viaje. Los supervivientes fueron localizados por la Guardia Civil mientras pedían ayuda a algunos vecinos de Los Caños. Tras ser atendidos por la Cruz Roja, fueron trasladados a la Comisaría de Algeciras, donde los agentes les han tomado declaración en estos días. Entre ellos se encontraba el piloto y su ayudante y, pese que no fue fácil, los inmigrantes les acabaron señalando como los organizadores del viaje.

Los dos detenidos pasaron a disposición judicial durante la tarde de este jueves. Ha sido el juzgado de guardia de Barbate el que ha decretado su ingreso en prisión, imputados por delitos de homicidio y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Mientras, la Guardia Civil sigue peinando la costa en la búsqueda de nuevos cadáveres. En principio, los agentes barajaron que hubiese un segundo grupo que consiguió alcanzar la playa de Los Caños. Sin embargo, en esta semana aún no se han conseguido localizar señales de este grupo. Los que sí ha ido devolviendo el mar son los que no lograron tocar tierra. Ya son 19 los cadáveres. Y aún quedan dos desaparecidos de los que nada se sabe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información