El fiscal pide siete años a un marinero de la Armada acusado de violar a una compañera en un buque militar

El caso ha sido asumido por la justicia ordinaria y no por un tribunal militar

Mujeres militares en la base de El Goloso (Madrid).
Mujeres militares en la base de El Goloso (Madrid).Uly Martín

La Audiencia de Alicante va a sentar este miércoles en el banquillo de los acusados a un marinero de la Armada española para el que la fiscalía solicita siete años de cárcel por violar, supuestamente, a una compañera en el buque donde ambos prestaban servicio. A diferencia de otras denuncias similares, el caso ha sido asumido y tramitado desde el principio por la justicia ordinaria y no por un tribunal militar.

Más información
Un mes de arresto para una cabo que denunció por acoso sexual a un capitán
El acoso sexual aflora en las Fuerzas Armadas
Todos los grupos piden un protocolo ante el acoso sexual en el Ejército

Los hechos ocurrieron el 27 de octubre de 2014, cuando el buque de transporte ligero Contramaestre Casado se encontraba atracado en el puerto de Alicante. La fiscalía relata en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso este periódico, que el marinero Víctor Enrique L. A. se coló sobre las cinco de la madrugada en el alojamiento femenino de la nave.

Allí se encontraba durmiendo en una litera la marinera de maniobras identificada con las iniciales E.G.A. El presunto violador la abordó por sorpresa y le colocó el antebrazo derecho sobre el tórax para inmovilizarla. A continuación, siempre según la versión acusatoria, acercó sus genitales hasta los de la mujer y, “sin su consentimiento, la penetró vaginalmente”, mientras la besaba.

La marinera no pudo gritar para pedir auxilio porque su compañero la mantuvo “en todo momento sujeta con sus manos y aprisionada con su cuerpo”, tal como recoge el escrito de conclusiones de la fiscalía, que califica los hechos como un delito de agresión sexual.

La víctima sufrió un trastorno adaptativo a consecuencia de la violación por lo que ha necesitado tratamiento psiquiátrico durante un año. Además de la pena de cárcel, el ministerio público reclama que el acusado no pueda comunicarse con la mujer ni aproximarse a ella durante 10 años y cumpla una medida de libertad vigilada añadida de otros siete años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS