Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amnistía dice que España puede ser cómplice de crímenes de guerra en Yemen

La ONG advierte de que, tras más de tres años de guerra, no hay excusa para vender armas a Arabia Saudí

Un hombre y su hijo rezan la muerte de un familiar tras un ataque aéreo en Saada (Yemen).rn
Un hombre y su hijo rezan la muerte de un familiar tras un ataque aéreo en Saada (Yemen). REUTERS

Amnistía Internacional ha advertido al Gobierno español de que se arriesga a pasar a la historia como cómplice de crímenes de guerra en Yemen si sigue suministrando armas a la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí.

“Después de más de tres años de una devastadora guerra civil en Yemen, miles de civiles muertos y una lista cada más larga de aparentes crímenes de guerra, no hay excusa posible para España ni para ningún otro país que continúe armando a la coalición dirigida por Arabia Saudí”, ha declarado Steve Cokburn, director adjunto de asuntos globales de la organización. “Urgimos al Gobierno español a suspender las transferencias de armas a Arabia Saudí y otros miembros de la coalición. Cualquier otra cosa enviará un inequívoco mensaje de que el Gobierno español se preocupa más de proteger sus intereses económicos que las vidas de los civiles en Yemen”, ha agregado el portavoz de Amnistía.

La advertencia de la ONG se produce después de que el Gobierno español haya confirmado la entrega a Riad de 400 misiles de guiado láser, dando marcha atrás en el anuncio del Ministerio de Defensa de suspender la entrega de unas bombas vendidas en 2015. Amnistía recuerda que munición del mismo tipo ha sido empleada en Yemen con efectos devastadores, alcanzando hoteles, hospitales, depósitos de agua, zonas residenciales, fábricas y, en agosto pasado, un autobús escolar en el que murieron 40 niños.

Amnistía recuerda que España ha ratificado el tratado internacional de comercio de armas, que prohíbe vender armamento que pueda ser usado para crímenes de guerra o cuando exista el riesgo de que pueda contribuir a serias violaciones de los derechos humanos. Bélgica, Alemania, Noriega y Grecia ya han suspendido total o parcialmente la transferencia de armamento a Riad o a otros miembros de la coalición, como Emiratos Árabes Unidos.

Entre 2015 (cuando inició su intervención militar en Yemen) y 2017, España exportó armas a Arabia Saudí por 932 millones de euros y autorizó licencias por 1.235.