Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez fija el 1 de octubre como fecha de inicio del juicio de Pablo Ibar en Estados Unidos

El magistrado rectifica su decisión de aplazar hasta febrero la selección del jurado

Pablo Ibar, en una audiencia de su caso en 2017.
Pablo Ibar, en una audiencia de su caso en 2017. EFE

El juez del caso del español Pablo Ibar ha fijado la fecha definitiva para el inicio de su nuevo juicio: el lunes 1 de octubre. El proceso comenzará con la selección de los miembros del jurado y sus suplentes, lo que podría tomar cerca de dos meses, con lo que el juicio en sí arrancaría, probablemente, en enero de 2019 y podría durar según sus abogados entre tres y seis meses.

Ibar, de 46 años, nacido en Fort Lauderdale (Florida) de padre español y madre cubana, está acusado de los homicidos del dueño de un club nocturno y dos bailarinas en casa del primero en 1994. Lleva preso desde su detención, 24 años, y desde el año 2000 al 2016 estuvo en el corredor de la muerte, hasta que el Tribunal Supremo de Florida revocó la sentencia porque las pruebas de la fiscalía eran muy endebles. Desde entonces, Ibar lleva dos años y medio esperando a que se inicie al fin su nuevo juicio entre "constantes retrasos", lamenta su padre, Cándido Ibar: "Pero al menos ahora ya sabemos que el juicio empezará en octubre y no habrás más excusas para retrasarlo".

La familia Ibar y sus abogados afrontan el juicio con "confianza" en que el preso sea absuelto y quede en libertad tras casi un cuarto de siglo entre rejas. Pablo Ibar siempre ha defendido su inocencia y ha reclamado una y otra vez la repetición de su juicio.

El juez Dennis Bailey rectificó hoy su decisión del lunes de aplazar el inicio de la selección del jurado hasta febrero de 2019, medida que tomó a petición de la fiscalía –que argumentó que necesitaba tiempo para tomar declaración previa a dos testigos presentados por la defensa– y que contrarió a Ibar y a sus abogados, que habían presentado una solicitud de juicio rápido. La fiscalía ya ha anunciado que en el juicio volverá a solicitar para Ibar la pena de muerte.

Las principales pruebas en las que se basó la pena capital revocada fueron un vídeo de muy baja calidad en el que aparece una persona parecida a Ibar y el testimonio de un hombre que dijo haber visto al español por el retrovisor de su coche en el lugar de los hechos.

Tras ser anulada aquella sentencia, en 2016, la fiscalía anunció que había dado con otra posible prueba: restos de ADN que coincidían parcialmente con el de Ibar en una mancha milimétrica de la camiseta que llevaba el autor del triple asesinato, hallada en la escena del crimen. Desde 1994 se habían hecho otras cuatro pruebas genéticas que habían dado siempre negativo. La defensa de Pablo Ibar sostiene que se trata de un grado de coincidencia que no es significativo y citará a declarar a dos especialistas en peritaje genético de Reino Unido.