Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesida pide que todos se hagan la prueba del VIH “una vez en la vida”

Alrededor de un 20% de los infectados en España no sabe que lo está

El director de la Coordinadora Estatal de VIH y Sida (Cesida) de España, Toni Poveda, afirma que el toque de atención del informe de Onusida también es aplicable a España. "Estamos en la misma línea de relajación", ha dicho esta mañana.

Hay dos líneas para mantener esta afirmación. La primera, el abandono de los compromisos internacionales de ayuda a financiar la lucha contra la enfermedad. "Hay una relajacón en la apuesta por dar una respuesta adecuada en África y otros países, y la prueba es que el Gobierno dejó de invertir en el Fondo Mundial contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis en 2011 y las aportaciones en la actualidad son cero, y ello pese a que el Parlamento se ha pronunciado dos veces para que se vuelva. Sin el apoyo económico es difícil dar una respuesta clara y contundente" a la infección en el mundo, ha dicho.

La otra corresponde a la relajación dentro del país, tanto de las Administraciones como de la sociedad civil. El mayor riesgo para cumplir los objetivos de control de la infección está en "el primer 90%" de la estrategia de la OMS, el de que un 90% de las personas con VIH estén diagnosticadas, señala Poveda. "Se ha avanzado más en el segundo y en el tercer 90%, que son el de que el 90% de los diagnosticados reciba tratamiento, y que el 90% de estos consiga tener un nivel de virus indetectable [que no se puede transmitir]". "El diagnóstico precoz está fallando, y ahí hay que incidir mucho más. El propio Ministerio de Sanidad tiene recomendaciones para universalizar la prueba del VIH, que esta se ofrezca a todas las personas sexualmente activas al menos una vez en la vida", ha explicado Poveda.

También ve relajación en la introducción de las nuevas herramientas de prevención. "Están el preservativo, la educación sexual y también la profilaxis preexposición, la PrEP, que es tomar medicación antiviral para evitar la infección y que se ha mostrado eficaz en la población de nuestros entornos, sobre todo en la más afectada, que son en este momento los hombres que tienen sexo con hombres y las mujeres trans", ha señalado.

La PrEP es mencionada expresamente en el informe de Onusida, y Poveda es firme partidario de que sea accesible en España. "No es un capricho. A las críticas de por qué usar esta herramienta en personas que no quieren usar el preservativo, hay que tener en cuenta que la población de hombres que tienen sexo con hombres usa más el preservativo que otros grupos, como el de los heterosexuales. Pero, por desgracia, hay personas que no lo usan de forma sistemática y a ellos hay que darles una respuesta . Además, los estudios dicen que la medida es coste-efectiva, y el Comité de Bioética español ha dicho que hay que extenderlo".

El empleo sistematizado de este abordaje tiene otra ventaja, afirma Poveda. "Además, las personas que se incluyen en estos programas entran el sistema de salud pública y se les hacen controles y analíticas de otras infecciones de transmisión sexual, que están avanzando en la sociedad, pero que son todas curables. En países donde se ha implementado se ha visto que estas infecciones también se reducen".

Poveda afirma que en España ya hay un ensayo en marcha, y que confía en que la ministra de Sanidad, Carmen Montón, apoye la medida ya que incluyó a 26 voluntarios de Valencia en el ensayo cuando era consejera de Salud de la comunidad. Los primeros resultados se tendrán a finales de año, pero en otros países ya administran la PrEP, señala. "No debemos esperar a 2019", dice. "En España, sobre todo en las grandes ciudades, ya hay organizaciones preparadas para suministrarla con garantías. Además, ahora hay personas que toman la PrEP de forma no reglada, comprándola en el mercado negro, y eso puede poner en riesgo su salud porque no se sabe la composición y se pierde el beneficio de los otros controles".

Más información