Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia decidirá sobre una supuesta cinta que atañe al Rey emérito

Una amiga del monarca dice que actuó como testaferro suyo en un audio incautado al comisario Villarejo

Corinna zu Sayn-Wittgenstein.
Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Mikhail Metzel/TASS

La Audiencia Nacional deberá decidir antes de fin de año si abre una investigación sobre las grabaciones incautadas hace meses al comisario José Manuel Villarejo, entre ellas una que recoge una supuesta conversación entre el policía, ya jubilado, y Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey emérito. En ese presunto diálogo, Sayn-Wittgenstein afirma que el monarca la usó como testaferro para ocultar patrimonio en el extranjero.

Villarejo está encarcelado desde el año pasado, cuando fue detenido por los presuntos delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. Durante la llamada Operación Tándem, la policía se incautó de numerosas grabaciones que recogen diálogos del policía con destacadas personalidades. Una de esas supuestas conversaciones tuvo lugar en 2015 entre el comisario y la empresaria afincada en Mónaco. La relación entre Sayn-Wittgenstein y el Rey emérito se hizo pública a raíz del accidente que este sufrió en Botsuana, en 2012, cuando participaban juntos en un safari. Estas cintas y otras grabadas por Villarejo fueron incautadas hace meses a un colaborador del comisario y están siendo analizadas por la policía para remitirlas al juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea. El magistrado deberá decidir si abre una pieza separada en función de ese futuro informe policial.

Presiones

En el audio, difundido por El Español y OKDiario, la persona a la que se presenta como Sayn-Wittgenstein asegura a Villarejo estar viviendo “una pesadilla enorme” porque sin saberlo y “con su gente” Juan Carlos I habría colocado parte de su patrimonio a su nombre. En concreto se refiere a propiedades en Marruecos que supuestamente le reclama este último. La empresaria señala que si atendiera a esa supuesta solicitud cometería un delito de blanqueo.

Según recogen las cintas, la persona que diseñó esa supuesta estructura para el Rey emérito es el abogado suizo Dante Canónica. La persona identificada como Sayn-Wittgenstein afirma en las grabaciones que Juan Carlos I tiene cuentas en Suiza y señala que estos fondos figuran a nombre de Álvaro de Orleans-Borbón, familiar del monarca. Ella denuncia supuestas presiones del Centro Nacional de Inteligencia para que entregara documentos privados de Juan Carlos I que afirma estaban en su poder hasta que le fueron sustraídos.

 

Más información