Máxima incertidumbre en el PP ante la primera vuelta para elegir nuevo líder

Sáenz de Santamaría, Cospedal y Casado, favoritos en la disputa para las dos candidaturas que se enfrentarán en el Congreso del 20 y 21 de julio

Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Pablo Casado, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes.Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

El PP vive este jueves 11 horas clave para su futuro. Justo un mes después de que Mariano Rajoy anunciara su renuncia a presidir el partido, empujado por el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez, 66.706 afiliados de la formación votarán entre las 9.30 y las 20.30 para reducir de seis a un máximo de dos el número de candidatos que siguen en la pelea por el poder. María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes no solo se juegan presidir el partido que ha ganado las tres últimas elecciones generales en España. En cumplimiento de los estatutos del PP, optan a ser el próximo candidato de la formación a La Moncloa. Su enfrentamiento se dirime a través de un procedimiento inédito en la historia de su partido, único en España, y lleno de interrogantes.

Más información
Las primarias del PP, últimas noticias de los candidatos en directo
Santamaría y Cospedal acaparan apoyos entre cargos provinciales del PP
Los jóvenes del PP se desentienden del futuro del partido
Pensiones, eutanasia, concertinas, Franco... las ideas de los candidatos del PP

Temor a una baja participación. Los dirigentes del PP temen una baja participación que reste valor al apoyo popular del nuevo líder, debilitado ya de partida porque a la votación solo se han inscrito el 7,6% de los afiliados. ¿Por qué se ha organizado la jornada electoral en un día laborable? “Fue objeto de discusión”, contesta una fuente popular. “Al ser julio, temíamos que si se votaba en fin de semana la gente se hubiera ido de viaje a la playa y no acudiera a votar”. No obstante, el día elegido será día de trabajo para unos y de vacaciones para otros. “Y eso supondrá un problema en las grandes ciudades como Madrid, pero no en ciudades medianas y pequeñas, o en los pueblos”, apunta este interlocutor, que calcula en un 70% la participación de los inscritos. Tampoco lo tendrán fácil los eurodiputados y senadores populares, que hoy tienen sesión en sus respectivas cámaras y tendrán que ajustar sus agendas.

La limpieza del proceso moviliza a miles de interventores. Las acusaciones mutuas entre las principales candidaturas, que han denunciado presiones a los afiliados, o un uso indebido de las estructuras regionales para distribuir propaganda, no se han traducido en reclamaciones oficiales ante la comisión organizadora. A este organismo sí han llegado quejas de afiliados por haber recibido en sus teléfonos vídeos de campaña no solicitados, vulnerando, según sus escritos, la ley de protección de datos. Al principio del proceso, el PP intervino para cortar de raíz un caso que consideró “muy grave”. La tensión de la campaña, que arrancó con acusaciones de haber inflado el número de avales y siguió con protestas por no poder acceder al listado de inscritos en determinadas circunscripciones, se trasladará hoy a la votación. Solo Casado movilizará a 600 interventores por toda España, según su equipo.

Con DNI, pasaporte o carné de conducir. Los inscritos al proceso deben acudir a las sedes desde las 9,30 horas hasta las 20,30 horas, e identificarse con su DNI, pasaporte o carné de conducir. Se encontrarán con dos urnas en cada una de las más de 1.000 mesas previstas. En la primera votarán al candidato que prefieren y en la segunda elegirán a 2612 compromisarios, que a su vez decidirán el nombre del nuevo líder del partido en el congreso extraordinario que la formación celebrará el 20 y el 21 de julio. Fracasado el intento de que hubiera una única lista, los quince días que transcurrirán entre hoy y el cónclave servirán para buscar una integración entre las dos candidaturas más votadas. “Y de producirse, sería más factible entre los equipos que entre los líderes”, advierte una fuente popular, que señala que el partido se movilizará para impedir que los compromisarios corrijan el voto de las bases si la diferencia entre el primero y el segundo es grande.

El guiño gallego a Cospedal

SONIA VIZOSO

Alberto Núñez Feijóo mantiene la incógnita sobre sus preferencias en esta primera vuelta. "Libertad de voto y votar en conciencia lo que se cree que es mejor para el PP", resumió el miércoles, a unas horas de abrirse la votación.

Pero en un partido como el PP gallego, que apoya su férrea implantación territorial en el trabajo de campo de sus 165 alcaldes, hay detalles con gran significado interno. Aunque Feijóo y su equipo han ejercido la neutralidad acompañando a todos los candidatos en su gira por Galicia, en la agenda de los aspirantes resalta una diferencia. Solo Dolores de Cospedal ha pisado el local que la formación tiene en la ciudad de Pontevedra, sede provincial y de referencia para los alcaldes de esta provincia, mientras Soraya Saenz de Santamaría y Pablo Casado hacían campaña en las oficinas de la agrupación local de Vigo.

Un detalle imperceptible para los de fuera pero, según apuntan fuentes provinciales del partido, que no se le escapa a quienes desde dentro esperan señales para saber hacia dónde remar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dos finalistas o un ganador definitivo. El reglamento de las elecciones del PP prevé que solo un máximo de dos candidatos lleguen al Congreso. Al tiempo, también abre la posibilidad de que hoy mismo se conozca al sustituto de Rajoy. Habrá candidato único si hay un aspirante logra más del 50% de los votos, una diferencia de 15 puntos con el segundo y es el más votado en la mitad de las circunscripciones. Una posibilidad que fuentes populares juzgan como muy difícil por el peso específico de tres de los contendientes (Cospedal, Sáenz de Santamaría y Casado).

Fortalezas y debilidades de los aspirantes. Según fuentes populares, Cospedal cuenta con ganar en Galicia, Castilla-La Mancha, Navarra, Aragón, Asturias o Extremadura, pero no se impondrá en Castilla y León, la Comunidad Valenciana o Andalucía. Estas tres Comunidades, donde sí logrará muchos votos, se debería imponer Sáenz de Santamaría, que tendría su mayor debilidad en la Comunidad de Madrid y en Galicia, según distintas fuentes consultadas. Casado concentrará apoyos en Madrid, Cataluña y entre las nuevas generaciones. Los tres favoritos se enfrentan a la misma incógnita: ninguna provincia votará en bloque, ninguno se considera capaz de medir lo que harán los afiliados de base, y todos asumen que la clave estará en la proporción con la que se repartan los votos en aquellas circunscripciones en las que no ganen. Imposible aventurar el resultado, admiten fuentes populares. “Todo está muy apretado”.

¿Se conocerá el resultado hoy? “Finalizada la jornada de votación, se procederá al recuento de manera pública, comenzando por la Elección a la Presidencia del Partido”, según el reglamento del proceso, que establece que el resultado sea comunicado “de forma inmediata” a la dirección de la organización territorial correspondiente, para que esta se la traslade a la comisión organizadora. La intención del PP es que los resultados se conozcan hoy, aunque eso dependerá de los imprevistos propios de un proceso inédito y de la agilidad del recuento en Canarias, que cerrará la votación una hora más tarde que en la península.

El papel de Rajoy. El presidente saliente ha mantenido su neutralidad durante toda la campaña. Sin embargo, desde su retiro de Santa Pola (Alicante), donde ahora ejerce como registrador de la propiedad, ha sido informado al detalle de cada movimiento de los candidatos. “Maneja mucha información”, concede un colaborador del antiguo líder. Rajoy, que tendrá la oportunidad de dirigirse al partido con un discurso en el congreso extraordinario del 20 y el 21 de julio, aún tiene una incógnita por despejar sobre su futuro. ¿Quiere ser presidente de honor del PP? El puesto está vacante desde que José María Aznar renunció a él, y le permitiría mantener un peso específico en la nueva etapa de la formación conservadora.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS