Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE sobrepasa su código ético y endurece su criterio contra la corrupción

El partido toma medidas ante la detención de sus cargos y no espera a la apertura del juicio oral

Jorge Rodríguez, acompañado de Mónica Torró, abandona la Diputación tras presentar su renuncia.
Jorge Rodríguez, acompañado de Mónica Torró, abandona la Diputación tras presentar su renuncia.

El PSOE ha anunciado este martes que suspenderá cautelarmente de militancia a todos los cargos que sean detenidos en la Operación Enredadera, en la que investiga una amplia trama de corrupción en la contratación de sistemas de control de tráfico como semáforos y videocamámaras que afecta a decenas de municipios de toda España. El partido actuó igual la semana pasada tras la detención del presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, a quien además suspendió de sus cargos orgánicos antes de pasar a disposición judicial. Rodríguez ha sido el cargo público más relevante al que se aparta de forma más rápida tras su implicación en un caso de presunta corrupción, con un criterio mucho más exigente del que establece el código ético del PSOE.

"Cumpliremos nuestro código ético", dijo Pedro Sánchez el pasado miércoles al ser preguntado por la detención de Rodríguez. En realidad el código ético del PSOE establece que los cargos del partido deberán dimitir en caso de estar implicados en un procedimiento penal en el momento de la apertura del juicio oral. El partido ha endurecido su criterio, toda vez que tras llegar al Gobierno con una moción de censura contra la corrupción no puede permitirse la más mínima imagen de irregularidad, reconocen fuentes de la dirección.

Ferraz aceleró la salida de Rodríguez de la Diputación de Valencia y de la portavocía de la ejecutiva del PSPV cuando apenas llevaba una mañana detenido. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, sentenció el futuro del dirigente socialista a primera hora de la tarde en el Senado, donde comparecía en la comisión que investiga la supuesta financiación irregular de los partidos. "Debe dimitir", dijo Ábalos sobre Rodríguez anticipando la decisión que tomó por la noche el partido en Valencia, que le apartó de todos sus cargos orgánicos. La dirección federal del PSOE le suspendió además cautelarmente de militancia.

El expresidente de la Diputación de Valencia, en libertad con cargos, anunció ayer su dimisión al frente de la institución valenciana. Rodríguez no ha renunciado a su cargo de alcalde de Ontinyent, pero ha delegado en la número dos municipal sus funciones. Ferraz no descarta pedirle también que deje la alcaldía, en la misma línea de firmeza ante cualquier irregularidad. "El daño en la imagen es tal que no puede seguir", argumentó Ábalos en el Senado.

La dirección del PSOE reconoce que el listón de ejemplaridad que se exige por la opinión pública obliga a actuar al partido antes de lo que dice su código ético. Pero más aún en el caso de un Ejecutivo, el de Pedro Sánchez, que ha llegado a La Moncloa por una moción de censura por la corrupción del PP. "Un Gobierno que ha acabado con la corrupción del PP, ¿puede integrar una imagen de un cargo público detenido? Es una cuestión estética", afirman fuentes de la dirección socialista. El "listón está muy alto", reconocen estas mismas fuentes, que recuerdan que el partido igual que da, quita los cargos a sus militantes y que "en caso de alarma social, la dirección tiene toda la capacidad de obrar".

"Si una detención es justa y equilibrada, no podríamos explicar por qué no actuamos antes", apuntan en la cúpula del PSOE. El criterio ha cambiado y "ante la corrupción, firmeza ante la más mínima duda", avisan en el partido.