Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cargo con 197.000 euros de salario

El presidente de RTVE cobra el doble que el jefe del Gobierno

Sede de RTVE en Torrespaña (Madrid).
Sede de RTVE en Torrespaña (Madrid).

El presidente de Radio Televisión Española (RTVE) tiene poderes casi absolutos dentro de la corporación estatal. Propone al consejo de administración los nombramientos de primer nivel, entre ellos los directores de TVE, RNE o la web. También tiene competencias para designar a los cargos que más interés suscita actualmente entre los trabajadores de la televisión pública: el director de los servicios informativos, el área más dañada por su falta de pluralismo.

Quien asuma la presidencia de la corporación manejará un presupuesto de 1.000 millones de euros y si mantiene el salario de José Antonio Sánchez, presidente hasta el pasado 22 de julio, percibirá 197.000 euros anuales, el doble del sueldo del jefe del Gobierno. Esa fue la retribución bruta que recibió Sánchez en 2016, según los datos recogidos en el portal de transparencia. El año pasado, la cifra subió a 199.000 euros.

Al margen de los nombramientos de la cúpula directiva, el presidente de RTVE tiene capacidad para someter a aprobación dentro del consejo de administración la parrilla de la radio y la televisión. Propone todo tipo de contratos con las productoras privadas para la realización de programas, comprar de contenidos en el mercado internacional o pujar por derechos deportivos.

La parrilla de los siete canales de TVE y los seis de RNE depende en última instancia de los acuerdos que lleve al consejo de administración para su visto bueno. Puede decidir la renovación de la serie Cuéntame como pasó o el fin de España directo. Dentro del consejo las decisiones se adoptan por mayoría y en caso de empate se impone el voto de calidad del presidente. Un mes antes de que concluyera su mandato, Sánchez sometió a evaluación del consejo contratos por valor de 80 millones.

El presidente de RTVE gestiona una compañía con 6.400 trabajadores, una plantilla cuyo número está pactado con los sindicatos y su ampliación está estrechamente vigilada por el comité de empresa.

Una de las pocas limitaciones que tiene el máximo responsable de RTVE es la elaboración del presupuesto de la corporación, sujeto a las directrices de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), organismo dependiente del Ministerio de Hacienda y accionista único de la corporación. Su misión, eso sí, es formular las cuentas anuales y elaborar del anteproyecto de presupuesto.

De Hacienda depende también la subvención que recibe. Para este ejercicio la aportación directa del Estado es de 342 millones de euros. Otra parte de los ingresos se realiza a cuenta de la tasa radioléctrica (380 millones) y finalmente entra en la caja de RTVE el canon que abonan los operadores de telecomunicaciones y las televisiones privadas.

El presidente de RTVE solo rinde cuentas al Parlamento. Comparece una vez al mes en la comisión mixta Congreso-Senado para responder a las preguntas de diputados y senadores. Los grupos que respaldan al presidente suelen plantearle cuestiones amables frente a las sistemáticas críticas de la oposición

Más información