Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo enfila su semana decisiva entre acusaciones de censura a los diputados

El presidente gallego apoya que se llame al orden a los parlamentarios que afirmen que el PP ha sido condenado por corrupción

FOTO: Feijóo, Rajoy y Santalices, durante la última investidura del presidente de la Xunta. / VÍDEO: Trayectoria política de Feijóo.

Alberto Núñez Feijóo arranca una semana decisiva para su vida política. El hombre que ha sido capaz de encadenar en Galicia tres mayorías absolutas, sobreponiéndose a una gestión marcada por los recortes y a la publicación de su oscura y vieja amistad con un narcotraficante, anunciará este lunes si da el paso para intentar suceder a Mariano Rajoy al frente del PP. Y lo hará con la oposición en Galicia en plena rebelión contra la insólita medida tomada por los populares en el Parlamento autonómico tras la sentencia del caso Gürtel: prohibir que los diputados afirmen que el partido fundado por Manuel Fraga ha sido condenado por corrupción.

El presidente del Parlamento gallego, el popular Miguel Santalices, un histórico del partido que también reprende a los diputados cuando se refieren al escándalo sexual en el que se vio envuelto el presidente del PP de Ourense, José Manuel Baltar, alegando que ha sido archivado por la justicia, esgrime una “nota aclaratoria” que él mismo pidió a los letrados de la Cámara tras el fallo judicial. Ese documento, que no tiene estatus de informe pero al que Feijóo ya ha dado su respaldo, concluye que las afirmaciones de que "el PP ha sido condenado por corrupción" o de que "es un partido corrupto" por parte de los diputados de la oposición "podrían dar lugar a llamadas al orden en la medida en que infrinjan los deberes de cortesía y respeto del orden parlamentario". Este martes arranca un pleno en el que En Marea, PSdeG-PSOE y BNG han anunciado que seguirán usando esas expresiones.

Feijóo ha dicho que “sin ninguna duda” comparte el contenido del “informe” como "cualquier licenciado en Derecho", aunque asegura que su encargo ha sido una decisión “autónoma” de Santalices de la que él no tenía conocimiento. Y eso que el presidente del Parlamento autonómico pidió la nota aclaratoria a los servicios jurídicos dos días antes de que el líder de los populares gallegos tuviera que afrontar una sesión de control monográfica sobre las ramificaciones gallegas de la sentencia de la Gürtel. Mientras el popular tachaba de “mentira”, “falacia”, “injuria” y “calumnia” que el PP haya sido condenado por corrupción -“usted no ha leído la sentencia, ha leído los periódicos, y llega a la conclusión de que está condenado el PP”, le espetó a la portavoz del BNG-, Santalices proclamaba para estupor de la oposición que retiraría del diario de sesiones las afirmaciones reprobadas por Feijóo.

En Marea y BNG han amenazado con acudir a los tribunales. "El PP no puede seguir amordazando al Parlamento durante el tiempo que dura el casting a la presidencia del partido condenado por corrupción", ha afirmado este lunes el portavoz de En Marea, Luís Villares. "No podemos ser el único Parlamento de Europa donde no se pueda hablar de la corrupción del PP". Los socialistas gallegos han advertido a Santalices que no piensan acatar una "aplicación restrictiva del Reglamento del Parlamento" que solo se aplica a la oposición, ya que, esgrimen, Feijóo se refirió en la pasada sesión de control al PSOE como un "partido condenado por corrupción" en el caso Filesa sin que "eso suscitara una llamada al orden" de su compañero de partido.

La Presidencia del Parlamento gallego ha evitado este lunes confirmar si mantendrá en el pleno de esta semana esa actitud y repartirá llamadas al orden entre los diputados de la oposición que osen afirmar que el PP ha sido condenado por corrupción. “No vamos a adelantar acontecimientos”, señalan fuentes oficiales de la Cámara sobre la sesión que arranca mañana y que se prevé convulsa. Feijóo, mientras tanto, ha aclarado que aunque está a favor de amonestar a los diputados no piensa "demandar" a los periodistas que aludan a la condena del PP que él considera "falsa".