Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias cree que Sánchez debería dimitir si no sale adelante la moción

La formación consultará a las bases el miércoles y jueves su apoyo a la iniciativa de los socialistas

Pablo Iglesias, en la sede de Podemos. Ampliar foto
Pablo Iglesias, en la sede de Podemos. EFE

Pablo Iglesias cree que Pedro Sánchez no tendría otra opción salvo presentar su dimisión como líder del PSOE si la moción de censura contra Mariano Rajoy que el Congreso debatirá este jueves y viernes no obtiene los apoyos necesarios. "Sería un fracaso estrepitoso. Esto no se ha planteado como una moción de censura de dignidad como la nuestra de hace un año o la de Gabilondo. El escenario de que Pedro Sánchez no gane la moción, no imagino un mayor fracaso, y creo que él no contempla esa posibilidad. Eso le situaría fuera de la política", ha afirmado el secretario general de Podemos en una entrevista en Radiocable. En la moción de Unidos Podemos de junio del año pasado Iglesias recibió 170 votos en contra, 82 a favor y 97 abstenciones, quedándose muy lejos de conseguir el respaldo necesario para ser investido presidente. Tres de cada cuatro diputados no emitieron un voto positivo. Compromís, ERC y Bildu apoyaron la moción de Unidos Podemos, mientras PSOE, PNV y PDeCAT se abstuvieron. PP, Ciudadanos y Coalición Canaria votaron en contra. "Es bueno que cada dirigente político sea coherente con su trayectoria", ha replicado la portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, en alusión a que Iglesias no presentó su renuncia.

Aunque Podemos apoyará la moción del PSOE sin condiciones, Iglesias ha incrementado la presión sobre los socialistas. La formación ha anunciado que consultará a las bases entre el miércoles a las 12 y el jueves a las seis con la pregunta: "¿Apoyas que Podemos vote a favor de una moción de censura para echar al PP y a M.Rajoy del Gobierno?". Sánchez ha dejado claro que presidiría un Gobierno monocolor socialista con apoyos externos. "En algún momento va a tener que plantear cuáles son sus alianzas. Tiene que elegir itinerario", ha observado Iglesias, que ha deslizado que sospecha "que lo que desea el PSOE es entregarse otra vez a Ciudadanos para convocar elecciones inmediatamente". El partido de Albert Rivera reclama la celebración de elecciones inmediatas. El PSOE, en cambio, es partidario de que sean "en unos meses" -sin concretar más las fechas- para preservar "la estabilidad" del país.

"Nosotros preferiríamos un Gobierno que durante casi dos años quiera implementar un programa de rescate social, pero si lo que quiere Sánchez es convocar elecciones no nos vamos a oponer. Si quieren ir a elecciones, pues vamos a elecciones", ha abundado Iglesias. En su opinión este escenario evidenciaría que "el PSOE amaga por la izquierda pero siempre va a la derecha". "Nuestros votos y los del PSOE no bastan para echar al PP. Si la moción va en serio, es necesario que este partido dialogue, explique sus propuestas y negocie con otros", ha incidido Iglesias. Los diputados socialistas y de Podemos y sus confluencias suman 156, a 20 de distancia de los 176 votos necesarios para que salga adelante la moción.

La opción que prefiere Iglesias sería un Gobierno progresista "con un programa acordado centrado en la regeneración y el rescate social que trate de convertir en leyes todas las iniciativas vetadas o bloqueadas por el PP". La segunda opción sería un acuerdo para que tras la moción de censura se convoquen, en el menor tiempo posible, nuevas elecciones. "Sacar al PP de las instituciones es nuestra prioridad y también apoyaríamos esa vía", ha remarcado Iglesias. 

Unas elecciones anticipadas a corto plazo examinarían el impacto de la compra del chalé de 615.000 euros de Iglesias e Irene Montero para el que han firmado una hipoteca de 540.000 -con una letra mensual de 1.755 euros según el simulador de Caja de Ingenieros- en el electorado de Podemos. Iglesias y Montero salvaron la consulta de Podemos sobre su futura residencia con una contestación interna mayor de la que preveían en la dirección del partido. El 68,4% de los inscritos que participaron creen que deben permanecer en la secretaría general y la portavocía parlamentaria mientras el 31,58% prefería que dimitieran.

Apoyo más amplio

Iglesias ha reconocido que le hubiera gustado tener "un apoyo más amplio" y ha enfatizado que en el partido que dirige deberían "más prudentes y ser conscientes de que decisiones que son legítimas pueden servir al adversario". "Creo que actuamos como nunca ha actuado otro dirigente político en nuestro país, no escondiéndonos, no atrincherándonos en nuestro cargo, sino dando la cara y poniendo las responsabilidades para las que fuimos elegidos a disposición de las bases, y creo que la respuesta de las bases ha sido contundente", ha reivindicado. La consulta estableció un nuevo récord de participación dentro de Podemos con la movilización del 38,5% del censo, cuatro puntos más que en Vistalegre II. Entonces Iglesias fue reelegido secretario general con un respaldo del 89% de los votantes, 21 puntos más que el obtenido en el referéndum por el chalé. "El resultado obliga a seguir con toda la ilusión y más madurez", ha insistido.

“Mi obligación es seguir al frente de Podemos y representar dignamente tanto al 70% que me apoya como al 30% que querría otro secretario general. Lo asumo con más ilusión y con más madurez que nunca”, fue la primera reacción de Iglesias tras conocerse los resultados de la consulta en la que él y Montero pusieron sus cargos orgánicos e institucionales a disposición de las bases. “Tomo nota del mensaje del 30% de inscritos que no nos han apoyado”, añadió.

"La participación y el resultado zanjan el asunto tras el debate abierto sobre nuestra coherencia. El mandato de los inscritos es contundente", ha valorado Montero. "Creo honestamente que se ha cerrado con contundencia el debate que se había abierto sobre nuestra credibilidad. Es la primera vez que dos responsables políticos se someten a una consulta revocatoria. Eso marca un antes y un después en la política española. A partir de ahora todo el mundo tendrá en mente realizar consultas revocatorias", ha manifestado.

Montero ha celebrado el éxito de participación mientras eludía el malestar interno. "Se equivocaron aquellos que creían que era necesario votar y no escuchar a las bases", ha sentenciado la portavoz en el Congreso. Los Anticapitalistas no hicieron campaña a favor pero tampoco para un voto de castigo en la consulta pero hicieron un llamamiento a la abstención en un proceso que desde el primer momento consideraron un "error" e "innecesario", como llegó a afirmar Miguel Urbán, uno de sus principales dirigentes y miembro de la ejecutiva estatal.