Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE contesta a Torra que no va a negociar nada para lograr su apoyo a la moción

El partido considera una "falta de respeto" las exigencias del President, que "no está legitimado para nada"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la reunión extraordinaria de la Comisión Ejecutiva Federal el pasado viernes. En vídeo, declaraciones de Margarita Robles en el Congreso.

El PSOE reitera una y otra vez que no va a abrir negociaciones con ninguna formación política para lograr su apoyo a la moción de censura que el partido ha presentado contra Mariano Rajoy. Menos aún atenderá las peticiones del president Quim Torra, quien este domingo vinculó el apoyo del PDeCAT a la iniciativa socialista a que el PSOE se manifieste a favor de la excarcelación de los líderes independentistas que están en prisión preventiva por rebelión y malversación, y respalde el derecho de autodeterminación. "Teníamos razón cuando dijimos que no íbamos a negociar nada", ha contestado a las palabras de Torra el secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos.

La portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, ha elevado más el tono contra las exigencias del presidente de la Generalitat. Robles ha considerado sus peticiones una "falta de respeto" al PSOE y ha recordado a Torra que está incumpliendo la legalidad y siendo un "instrumento" de Carles Puigdemont. "El señor Torra tiene que cumplir la legalidad, nombrar un Govern y devolver la normalidad a Cataluña, y no decirle al PSOE lo que tiene que hacer", ha manifestado en Los Desayunos de TVE. El partido entiende que Torra "no está legitimado para nada" por encontrarse fuera de la ley.

El PSOE subraya además que el programa que va a presentar Pedro Sánchez como candidato a la presidencia en la moción de censura va a incluir "una defensa inequívoca del Estado y de la Constitución". "El PSOE va a defender la Constitución y nadie tiene ninguna duda de ello", ha incidido Robles.

La estrategia de los socialistas con la moción de censura pasa por poner a todas las fuerzas políticas del Congreso ante una disyuntiva: apoyar o no la continuidad del Gobierno de un partido condenado por corrupción en el caso Gürtel. "Lo que tiene que decidir la Cámara es si es posible convivir con un Gobierno cuyo partido que lo sustenta ha recibido una sentencia de estas características", ha subrayado Ábalos en la SER. "Ellos sabrán lo que tienen que hacer", ha remachado.

Se trata, por tanto, de que el resto de formaciones responda a esa pregunta, y apoye o no la moción sin condicionantes. La portavoz parlamentaria ha deslizado que "Ciudadanos tendrá que retratarse" ante este dilema.

"La posición del PSOE es innegociable", zanja el partido. Aunque se expondrán al resto de fuerzas en una ronda de contactos los argumentos de la moción, no se abrirán negociaciones con contrapartidas. De hecho, solo tienen previsto mantener "contactos de cortesía institucional" con otras formaciones, ha explicado la portavoz en el Congreso.

Pedro Sánchez propone un Gobierno del PSOE en solitario de carácter transitorio que iría a elecciones "en unos meses", sin definir en qué fecha, que abordaría una "agenda social" básica y emprendería una tarea de regeneración. Aunque los socialistas también defienden que el objetivo último de ese Gobierno sería la convocatoria de comicios, rechazan fijar de antemano un plazo o a acordarlo con Ciudadanos. "La moción de censura es constructiva. Una moción instrumental no es posible desde el punto de vista constitucional", ha argumentado Robles en respuesta al planteamiento del partido de Albert Rivera. "La convocatoria de elecciones podría ser antes o después. Hablar de fechas sería un poco frívolo, es un momento muy difícil para España", ha justificado la portavoz.

Este lunes, el comité federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, discutirá y avalará la iniciativa contra Rajoy. Los presidentes autonómicos socialistas podrán exponer su opinión tres días después de que la moción de censura fuera registrada. No fueron consultados en un gesto de autoridad del líder del PSOE, que tras las primarias controla el partido y no pide permiso. Todos respaldan la moción como única salida a la corrución del PP y no la cuestionarán, aunque hay reticencias sobre el posible apoyo de los independentistas y el tiempo hasta las elecciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >