Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el gerente de un depósito judicial por ocultar todoterrenos de narcos

La empresa también es investigada por un secuestro en Conil para robar una narcolancha

Semirrígidas acumuladas en el depósito judicial de La Línea.

Un depósito judicial convertido en un aparcamiento camuflado para todoterrenos de narcos. Ese era el supuesto uso dado a una de las instalaciones judiciales de La Línea de la Concepción (Cádiz) donde se consignan bienes implicados en investigaciones policiales. La policía ha detenido al administrador y a un trabajador de la empresa Rent Marín S.L.,  acusados de delitos de receptación y falsedad documental. La misma compañía está siendo investigada también por la Guardia Civil, tras un secuestro para robar una narcolancha en Conil de la Frontera que se produjo en “extrañas circunstancias”, según fuentes cercanas al caso.

Las instalaciones de La Línea ahora bajo el foco simultaneaban su servicio de recogida y custodia de vehículos y lanchas incautadas por las Fuerzas y Cuerpos de seguridad con su funcionamiento “como un rent a car” para los narcos, tal y como reconocen fuentes policiales. Esta doble actividad, entre lo legal y lo delictivo, pronto despertó las sospechas de los policías de la comisaría de La Línea. A principios de este año los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) iniciaron sus pesquisas en torno al depósito judicial, ubicado en el polígono industrial de El Zabal, uno de los puntos calientes del narcotráfico.

Los agentes iniciaron un dispositivo de vigilancia sobre la nave, preparada para el almacenaje de todoterrenos, mientras que recababan información sobre la concesionaria Rent Marín, S.L., empresa que gestiona diversos depósitos judiciales en la provincia de Cádiz. En sus pesquisas sobre el terreno, los policías verificaron “un importante trasiego de personas en los alrededores de las instalaciones”, según un comunicado. Los movimientos sospechosos de personas “en actitud vigilante” se intensificaban por las noches.

El supuesto acuerdo entre los narcos y los trabajadores detenidos permitía a los primeros ocultar los todoterrenos robados que suelen emplear para alijar y transportar la droga desde la costa hasta las guarderías o sitios seguros donde la esconden. De hecho, el modus operandi consistía en estacionar estos vehículos durante el día y recogerlos ya por las noches para emplearlos en sus fines delictivos. Durante las horas que los coches (camuflados además con matrículas falsas) estaban custodiados por el depósito, estos pasaban desapercibidos entre centenares de objetos, embarcaciones y todoterrenos que, precisamente, suelen ser intervenidos a las mafias de la droga.

“Era el escondite perfecto, ¿acaso hay un sitio que pudiese despertar menos sospechas?”, reconoce una fuente policial cercana al caso. Pero los movimientos sospechosos al ocaso acabaron por destapar el doble uso del depósito judicial. Con estos indicios, los agentes realizaron un registro en las instalaciones hace aproximadamente un mes y consiguieron hacerse con hasta once todoterrenos de alta gama robados con un valor total de 700.000 euros.

La policía no descarta que las pesquisas desemboquen en nuevas detenciones. De hecho, ni siquiera es la primera vez que Rent Marín se ve señalada por su posible relación con el narcotráfico. En la madrugada del pasado 19 de febrero, tres encapuchados asaltaron un depósito judicial en Conil y se llevaron una narcolancha. Supuestamente, los asaltantes, armados con pistolas, ataron al vigilante que en ese momento custodiaba las investigaciones.

Desde el primer momento, los agentes han detectado contradicciones en las declaraciones del relato de los hechos y “extrañas circunstancias” que envuelven al caso, según reconocen fuentes cercanas a la Guardia Civil.

La detención de los empleados del depósito de La Línea no es la única operación contra el narcotráfico que se ha desvelado este viernes. Hasta 33 personas han sido detenidas por su supuesta implicación con dos organizaciones que se habían aliado para alijar droga por las costas de Conil de la Frontera. Además, policías y guardias civiles, en el marco de la operación Cornamusa, se han hecho con 2,6 toneladas de hachís, cinco vehículos y tres embarcaciones.

Más información