Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas cuentas enmendadas para aplacar a los pensionistas

El Gobierno sube las prestaciones para mantener el poder adquisitivo

La Plataforma de Asociaciones de Mayores de Gipuzkoa (PAMG) este miércoles en San Sebastián. Javier Etxezarreta EFE

El Gobierno está a un paso de sacar adelante los Presupuestos de 2018 una vez que este miércoles logró el apoyo del PNV para la votación de la ley en el Pleno del Congreso. Las cuentas saldrán de la Cámara baja hacía el Senado, donde el PP tiene mayoría, después de que se hayan incorporado cerca de 300 enmiendas de las cerca de 7.000 presentadas por los grupos políticos al proyecto inicial. Los Presupuestos resultantes son expansivos, procíclicos y comprometen el objetivo de déficit acordado con Bruselas. España tiene que reducir los números rojos de las Administraciones públicas desde una cantidad equivalente al 3,1% del PIB del año pasado al 2,2% previsto para este año. Las cuentas de 2018 contienen una subida del sueldo de los funcionarios, incrementos de las pensiones y rebajas fiscales para las rentas más bajas.

Las enmiendas más relevantes añadidas durante la tramitación parlamentaria, la mayoría pactadas con Ciudadanos, PNV, Foro, UPN y los partidos canarios, son las siguientes:

Subida de las pensiones. El Gobierno aceptó elevar las pensiones al mismo ritmo que lo hacen los precios para que ningún jubilado pierda poder adquisitivo. Se trata de una de las medidas arrancadas por los nacionalistas vascos a cambio de su respaldo a los Presupuestos. El pacto compromete al Gobierno a elevar las pensiones al menos un 1,6% este año y un 1,5% en 2019. La medida supondrá un coste adicional de 1.522 millones este año. Y de 2.200 millones el próximo. El proyecto inicial contemplaba una subida general del 0,25% para las pensiones más ventajosas y de hasta el 3% para las mínimas. La enmienda mantiene la subida para las rentas más bajas pero mejora hasta el 1,6% la revalorización del resto.

Violencia de género. Todos los grupos acordaron incluir una partida de 120 millones para que las comunidades autónomas y los Ayuntamientos puedan financiar programas para combatir la violencia de género. El pasado septiembre, el Gobierno suscribió un pacto de Estado en el que participan todas las Administraciones públicas para luchar contra esta lacra social. Entonces se comprometió a financiar 200 millones para estas políticas, de los cuales, 80 millones serían para acciones desarrolladas directamente por el Estado y el resto, para planes de las comunidades y Ayuntamientos. Inicialmente, las cuentas solo incluían la partida de 80 millones, pero tras las protestas de más de 300 asociaciones feministas y gracias a una enmienda del PSOE se han elevado los fondos de esta partida.

Dependencia. Las cuentas recogen una enmienda registrada por el PDeCAT, y pactada con el PP, para reducir al tipo reducido del 4% del IVA todo servicio a la dependencia que cuente con, al menos, el 10% de financiación pública. Los servicios a los que se aplicaría el IVA reducido serían los de teleasistencia, ayuda a domicilio o los centros de día y de noche y atención residencial que se incluyen en la Ley de Dependencia, según Europa Press.

Baja por paternidad. El PP ha pactado con Unidos Podemos una enmienda para que las cinco semanas de permiso de paternidad de los empleados públicos puedan utilizarse sin la obligación de simultanearlas con las de la madre. Así, tras la baja de 16 semanas de la madre, el otro progenitor podrá sumar otras cinco semanas, ampliando el periodo total de permiso de ambas partes en 21 semanas.

Loterías. Ciudadanos y el PP pactaron una enmienda para elevar el mínimo exento de los premios oficiales de Loterías desde los 2.500 euros actuales a los 10.000 euros. A partir de esa cantidad, se mantiene el gravamen del 20% que se aplica desde 2012. El acuerdo supone elevar progresivamente el suelo por debajo del cual no se pagan impuestos hasta 40.000 euros en 2020.

Jubilación de policías municipales. El Ejecutivo también aprobó otra enmienda para que los policías municipales puedan jubilarse a los 59 años.

Más información