Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP critica el silencio de Aznar tras la detención de Zaplana

El partido intenta desvincular a Rajoy de la trayectoria del exministro popular

José María Aznar, en una imagen de archivo.
José María Aznar, en una imagen de archivo.

Aunque Mariano Rajoy mantuvo a Eduardo Zaplana como portavoz parlamentario entre 2004 y 2008, el PP intentó convertirle ayer en una persona “del pasado”, ajena a la etapa actual y vinculada al anterior presidente, José María Aznar. Fuentes populares afearon a su antiguo líder que guarde silencio tras la detención del exministro y expresidente de la Comunidad Valenciana; que no haya hecho una intervención pública para asumir que hay decenas de altos cargos nombrados por él que han acabado protagonizando casos de corrupción; y que haga guiños a Albert Rivera en lugar de apoyar a Rajoy.

“Que hablara sería bueno”, resumió una fuente de la dirección nacional. “Él, y no Rajoy, era el presidente del partido y del Gobierno [en los años que se investigan]”, siguió, añadiendo que en la formación conservadora también causan malestar los frecuentes gestos que dedica el expresidente popular al líder de Ciudadanos —le invitó a clausurar su máster hace un año y ensalzó la labor de su partido en Cataluña—.

"Para quienes nos apuntamos en la época de Aznar y valoramos lo que hizo el Gobierno del PP, y mucho, no estaría de más saber qué opina, ya que somos nosotros quienes nos comemos ese marrón", afirmó un importante dirigente territorial en pleno ascenso en la estructura nacional.

Las fotografías de los Gabinetes de Aznar —que gobernó entre 1996 y 2004— y los monólogos radiofónicos dedicados a repasar los casos de corrupción de sus ministros fueron la comidilla de los diputados ayer, durante las votaciones de los Presupuestos. Los nombres de Rodrigo Rato, Eduardo Zaplana o Jaume Matas pasaron de escaño en escaño. Y lo mismo ocurrió con las referencias a Aznar, que escenificó su distanciamiento de Rajoy al desvincular FAES del PP en 2016, renunciando a la presidencia honorífica del partido.

“Lo de Aznar es letal”, dijo un diputado. “Seguro que él no tuvo nada que ver con nada incorrecto, pero no supo elegir bien”, añadió. “Debería decir algo en público”, apuntó. “Este tema corre de boca en boca entre los diputados como corre el agua por debajo del hielo”, añadió sobre las críticas soterradas de los representantes del PP a su exlíder.

Ese malestar, que comparten dirigentes nacionales, solo se insinuó en público con constantes referencias a que Zaplana pertenecía a otra época del PP.

“Dejó de tener hace muchísimo tiempo cualquier responsabilidad en el partido”, apuntó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. “En el año 2008, precisamente, algunos asumimos esas responsabilidades [como portavoz]”.

“[Zaplana] Pertenece al pasado”, coincidió el coordinador nacional, Fernando Martínez Maillo. “De ese pasado de hace más de diez años tienen que responder individualmente las personas que presuntamente han cometido alguna ilegalidad”.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, fue la excepción: “La presunción de inocencia es un derecho de todos. Dar por supuesto que una investigación es una sentencia genera muchas veces daños reputacionales”.

Este diario intentó contactar con un portavoz del expresidente Aznar, sin obtener respuesta.

Más información