Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no aclara si acercará a los presos de ETA al País Vasco

El partido de Albert Rivera considera que las declaraciones de Urkullu confirman que el PP y los nacionalistas pusieron el tema sobre la mesa

El Gobierno no quiso aclarar este jueves si, como aseguró el lehendakari, Iñigo Urkullu, en una entrevista en EL PAÍS, es “sensible” y tiene intención de acometer un acercamiento de presos de ETA al País Vasco una vez que la banda terrorista ha anunciado su disolución. El PP negó en todo caso que existan conversaciones y que se contemple ahora. El fin de la dispersión divide a los partidos: el PSOE y Podemos son favorables con matices mientras Ciudadanos se opone.

Mariano Rajoy, Fernando Martínez Maillo y Rafael Hernando en el Congreso.

El mensaje del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la disolución de ETA consistió en aclarar que no habrá beneficios para los etarras como no los hubo “cuando dejaron de matar” hace siete años. Aunque tampoco hubo referencias concretas a la política penitenciaria y a si podría haber acercamiento de los presos a las cárceles vascas como sugirió Urkullu. El coordinador del PP, Fernando Martínez Maillo, preguntado directamente en distintas entrevistas, aseguró que no hay conversaciones con el PNV sobre esta materia.

No hubo ocasión de preguntarle a Mariano Rajoy explícitamente sobre los presos de ETA ya que sus referencias a la disolución de la banda terrorista las realizó durante una intervención en Logroño y no en contacto directo con los medios de comunicación.

El presidente quiso subrayar que la banda no obtendrá nada ya que la ley se mantiene invariable para actuar contra el terror. Pero la ley no impide que el Gobierno pueda trasladar a presos vascos a cárceles cercanas a su comunidad. “No va a haber compensaciones por su nueva propaganda”, señaló Rajoy. “La única política de futuro en materia antiterrorista, como siempre, es aplicar la ley, que para eso está Que nadie se llame a engaño”, dijo Rajoy, que añadió que para ETA no habrá “ningún resquicio para la impunidad”.

Una delegación de Podemos irá a Cambó

Podemos Euskadi enviará una delegación a la localidad vasco francesa de Cambó para asistir al encuentro que certificará el fin definitivo de ETA, aunque precisa que su presencia no supone “una adhesión acrítica”. El partido en el País Vasco exige en ese sentido a ETA la “asunción plena” de que “el daño causado fue injusto” y que “no existen víctimas de primera o de segunda”. A la cita no acudirán los gobiernos del País Vasco y Navarra, pero sí lo harán representantes de los partidos vascos, con excepción del PP y PSE.

Podemos considera que debe “estar presente en todos los espacios que supongan pasos para la consolidación de escenarios de paz y convivencia”, y así entiende el acto de hoy en el que se levantará en Cambó acta notarial de la desaparición de ETA como organización. Su representación estará formada por un miembro de la ejecutiva y por el secretario de Comunicación. No acudirá, sin embargo, su secretario general en Euskadi, Lander Martínez.

“El PSOE no va a hacerle el juego a ETA”, dijo el exlehendakari Patxi López para ejemplificar por qué los socialistas no acudirán. “Ningún socialista participará en un acto para lavar la cara a quien no se le puede lavar”, defendió.

El fin de la dispersión de los presos de ETA divide a los partidos, desde el punto de partida común del rechazo a la impunidad y defensa del cumplimiento de la ley. En la oposición más contraria se encuadra Ciudadanos, y en la más favorable Podemos, que habla incluso de una política penitenciaria actual “vengativa”. El PSOE es partidario del acercamiento de presos, pero sin calendario y sin vincularlo en ningún modo a la disolución de ETA, mientras el PP elude pronunciarse en estos momentos.

Política penitenciaria

El exlehendakari socialista y miembro de la ejecutiva del PSOE, Patxi López, pidió evitar la división entre los demócratas por la política penitenciaria, y por eso descartó que los socialistas vayan a adoptar cualquier iniciativa para instar al Gobierno a tomar decisiones al respecto. El PSOE nunca ha utilizado el terrorismo como elemento de confrontación partidista, reivindicó López. “No podemos convertir el final de ETA en una pelea entre demócratas. ¿Vamos a caer en ese error? No”, clamó.

El PSOE se reafirma en todo caso en la que es su posición desde hace años: una política penitenciaria “diferente, que facilite ese acercamiento [de presos], es posible y razonable”, defendió ayer López, pero en ningún caso relacionada con la disolución de ETA. “Desde hace años estamos diciendo que otra política penitenciaria es posible. ¿Qué tiene que ver eso con ser una respuesta al anuncio de ETA?”. Los socialistas creen que la dispersión solo logra mantener movilizado al entorno de ETA que se reúne en torno a ese objetivo y permite que mantengan la victimización. El acercamiento debe hacerse “sin calendario y con discreción”, consideró el exlehendakari.

Ciudadanos sí ha sembrado estas semanas dudas sobre las intenciones del Gobierno de negociar con el PNV un acercamiento y ayer insistió en esas sospechas. El partido rechaza en todo caso el acercamiento. “Ciudadanos está en contra de cualquier modificación de la política penitenciaria en lo que se refiere a los presos de ETA y menos si surge de una negociación oscura con el nacionalismo vasco”, repiten fuentes del partido liderado por Rivera.

Podemos ha defendido siempre el fin de la dispersión, y en esos términos se manifestó de nuevo el líder de Podemos en Euskadi, Lander Martínez. “Si cuando ETA asesinaba una política penitenciaria vengativa no era aceptable, hoy lo es menos”, aseguró.

Más información