Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmanteladas dos bandas de narcos tras enfrentarse a tiros en Cádiz y Sevilla

Más de 1.500 kilos de hachís y varias armas de fuego han sido incautados por la Guardia Civil

Parte del dinero en efectivo encontrado tras el registro de 17 domicilios en Sevilla y Cádiz.
Parte del dinero en efectivo encontrado tras el registro de 17 domicilios en Sevilla y Cádiz.

Dos tiroteos en una misma noche y más de 1.500 kilos de hachís incautados. La Guardia Civil ha desmantelado dos organizaciones rivales de narcotráfico que se habían enfrentado a tiros el sábado 21 de enero del año pasado en las carreteras A-471 y A-480, según ha informado la Guardia Civil este viernes en un comunicado. Los enfrentamientos, que ocurrieron en las localidades de Trebujena (Cádiz) y Lebrija (Sevilla), se produjeron tras el robo de una partida de droga entre ambas bandas. 13 personas han sido detenidas y otras tres han huido a Marruecos, por lo que se han emitido órdenes de detención internacional.

"Cada vez ocurre con más frecuencia que dos bandas se enfrenten por el robo de droga entre ellas", ha explicado este viernes por vía telefónica Manuel González Ramírez, portavoz de la Comandancia de Cádiz. La ciudad es uno de los centros logísticos de la droga en Europa. Una de las organizaciones desmanteladas estaba afincada en la zona de la desembocadura del río Guadalquivir y se dedicaba al alijo de droga por vía marítima. La otra, afincada en la provincia de Sevilla y con miembros en Sanlúcar, se dedicaba a los "vuelcos" de droga, es decir, al robo de material de otros narcotraficantes. 

Según el portavoz, es común que las organizaciones se hagan pasar por fuerzas de seguridad para llevar a cabo sus operaciones. En los 17 registros domiciliarios efectuados durante la investigación del caso, se encontraron chalecos antibalas y antifragmentación (que protegen a los cuerpos en caso de explosiones) y lanzadestellos. Además, los agentes de seguridad se incautaron medio kilo de marihuana, varias armas de fuego —largas, cortas y simuladas— y más de 134.000 euros en efectivo.

Tiroteos en la carretera

La operación SNAP-AT —tutelada por el juzgado de instrucción número 4 de Sanlúcar— empezó tras conocerse un tiroteo a la altura del kilómetro 44,5 de la carretera A-471. Vestidos con chalecos antibalas del Ejército y de las Fuerzas de Seguridad, la organización sevillana interceptó un camión cargado con droga a la altura de la A-480 cuando circulaba en dirección a Chipiona, según las primeras averiguaciones. La banda disparó en repetidas ocasiones, lo que obligó a los dos ocupantes a detenerse. Tanto el conductor como su acompañante resultaron heridos, el primero por bala y el otro por lesiones. Los asaltantes apartaron entonces el camión de la vía cerca de un vertedero para cambiar la droga a una furgoneta que habían alquilado en Sevilla. 

Después del enfrentamiento, los dos ocupantes del camión asaltado —que hoy se encuentran en la cárcel— se dirigieron al hospital de Sanlúcar, no sin antes informar del robo de droga a miembros de su organización. Estos, queriendo recuperar el material, lograron localizar la furgoneta alquilada por lo que empezó el segundo tiroteo.

La inspección posterior de los vehículos reveló nueve impactos de bala en uno de ellos. Además, la Policía Nacional, en conjunto con la Guardia Civil y varios policías locales, encontró un camión frigorífico a la altura del vertedero de Trebujena (Cádiz) con 52 fardos de hachís e impactos de bala en la puerta del copiloto. Según ha informado la Guardia Civil, en el interior de la cabina también se encontraron restos de sangre y una pistola.

La edad media de la organización que estaba afincada en Sanlúcar —en la desembocadura del Río Guadalquivir— era de entre 40 y 50 años. Los integrantes de la otra banda de narcotráfico, que se dedicaba al robo, eran más jóvenes y rondaba los 30 años, según el portavoz de la Comandancia gaditana. Las detenciones se han realizado en las dos provincias: en la zona de Sanlúcar y en el barrio de Pajaritos de Sevilla, así como de Torreblanca, a las afueras de la ciudad. Ahora, los detenidos se enfrentan a delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, homicidio en grado de tentativa, lesiones y pertenencia a organización criminal. 

Más información