Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

¿Qué les digo a mis hijas?

"Que no se metan en un portal con cinco hombres" es un consejo que culpabiliza a todas las mujeres y criminaliza a todos los hombres

Concentración en Sevilla en protesta por el fallo de la Audiencia de Navarra. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

Sí, ya sé que la sentencia de La Manada está fundamentada en Derecho. Sí, ya sé que es recurrible en superior instancia. No, no estuve en las vistas, ni escuché el testimonio de los acusados, ni el de la víctima. Sí, solo hablo de oídas y leídas. No, no voy a adentrarme aquí en disquisiciones jurídicas sobre lo que es o no intimidación y/o violencia y lo que es o no abuso y/o violación en nuestro Código Penal, que para eso doctores tiene el Supremo. No, no exijo la sangre de esos sujetos ni su linchamiento colectivo ni tengo mayor interés en que pasen tres años más o menos entre rejas. Y, sí, el relato de porno cutre del voto particular del magistrado que pedía la libre absolución de los encausados me repatea las vísceras y me insulta la inteligencia. No, no voy a ir de analista cuando ni lo soy ni lo pretendo.

Lo mío es más de andar por casa, o por la calle, o por la vida. La duda que me corroe es qué les digo esta noche a mis hijas: una rayando la mayoría de edad y la otra recién cruzada esa delicadísima línea. ¿Que si denuncias a un sujeto que te ha penetrado por todos tus orificios sin tu consentimiento pero sin ponerte un cuchillo en el cuello ni amenazarte con matarte, no te ha violado sino solo abusado de tu cuerpo? ¿Que eso dice el Código Penal y que la sentencia es impecable porque así están las cosas? ¿Que, puestas en el caso, se dejen hacer para evitar males mayores, o que se resistan como vírgenes mártires para demostrar que ellas no querían? ¿Que no se metan solas en un portal con cinco hombres?

Paradójicamente, este último consejo fue una de las respuestas más recurrentes a la pregunta de ¿qué les digo a mis niñas? que he lanzado y no solo en Twitter. Que no se metan en un portal con cinco tíos, me contestaron muchos señores y alguna que otra señora. Se me heló la sangre y me hirvió al mismo tiempo con este terrorífico consejo que, a la vez que victimiza y culpabiliza a todas las mujeres, privándolas de su derecho a hacer lo que les dé la real gana, criminaliza a todos los varones. Y, tanto como me niego a aceptar que las mujeres no puedan meterse donde quieran y con quien quieran, me niego a pensar que todos los hombres sean violadores y/o abusadores sexuales en potencia. Pero vivo aquí y ahora. Y estoy hecha un lío. Entre otras cosas porque, lo peor de todo es que, mientras aquí se me llena la boca de igualdad, feminismo, empoderamiento, etcétera, igual esta noche, cuando llegue a casa, les vuelva a dar la chapa con lo de que ellas son libres e iguales a los chicos, pero que no se les ocurra ni locas meterse solas con cinco hombres en un portal de madrugada.

Más información