Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa invertirá 10.805 millones en el armamento “más urgente”

Cospedal iniciará con siete grandes programas el nuevo ciclo inversor de las Fuerzas Armadas

Felipe VI visita junto con Cospedal las instalaciones del INTA en Torrejón. Ampliar foto
Felipe VI visita junto con Cospedal las instalaciones del INTA en Torrejón.

El Ministerio de Defensa planea invertir 10.805 millones de euros para cubrir las “capacidades más necesarias y urgentes” de las Fuerzas Armadas, según un documento de la Secretaría de Estado de Defensa al que ha tenido acceso la Cadena SER.

Los siete programas de armamento que se iniciarán en breve son el Vehículo de Combate sobre Ruedas 8x8, el buque de escolta oceánico F-110, el nuevo avión de entrenamiento, el sistema de mando y control, los aviones de reabastecimiento en vuelo (MRTT), la segunda fase del helicóptero multipropósito NH-90 y la modernización del helicóptero de transporte CH-47 Chinook.

Estos programas constituyen la avanzadilla del nuevo ciclo inversor de las Fuerzas Armadas para los próximos 15 años que sustituirá al que se puso en marcha en la década de los noventa y que incluyó, entre otros sistemas de armas, los aviones EF-2000 y A400M, los carros de combate Leopardo, los vehículos Pizarro o las fragatas F-100 y submarinos S-80.

La factura de aquellos Programas Especiales de Armamento (PEAS) ascendió a 30.113 millones de euros, de los que unos 20.000 millones están aún pendientes de pago hasta el año 2030.

Como sucedió con los anteriores, es probable que los nuevos programas se financien con créditos del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, por lo que su impacto inicial en el presupuesto y sobre el déficit será muy reducido.

Además de aprobar los siete los citados proyectos, con su correspondiente programación plurianual, el Consejo de Ministros debe dar luz verde a la modificación de la orden de ejecución del submarino S-80, desde los 2.135 millones del coste inicial hasta más de 3.600, para asumir el sobrecoste de 1.550 millones que supuso la corrección del sobrepeso de 125 toneladas en su diseño.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, comunicó en diciembre pasado al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el compromiso de España de incrementar su gasto militar hasta el 1,53% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2024, lo que queda lejos del 2% comprometido en la cumbre aliada de Gales de 2014, pero supone 10.000 millones anuales más que el presupuesto actual.