Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 100 catedráticos firman en favor de la derogación de la prisión permanente revisable

El Congreso debate mañana las enmiendas presentadas por PP y Ciudadanos que pretenden endurecer aún más la norma

Prision permanente revisable
El pleno del Congreso de los Diputados. EFE

Ante el debate de mañana jueves en el Congreso de los Diputados sobre la prisión permanente revisable y en medio de la conmoción social provocada por el asesinato del niño de ocho años Gabriel Cruz, más de 100 catedráticos de Derecho Penal han firmado un manifiesto en favor de la derogación de esta pena.

Los penalistas entienden que la prisión permanente revisable “no disuade de la comisión de los delitos más graves en mayor medida que las ya severas penas preexistentes de hasta 30 años de prisión por un delito y hasta 40 años por la comisión de varios” y “compromete además algunos de los valores fundamentales que nos configuran como sociedad democrática”.

El PNV presentó una proposición de ley en el Congreso para derogar la prisión permanente revisable en la línea del recurso de inconstitucionalidad planteado por el PSOE en 2015. Y, en la tramitación de la norma, el PP y Ciudadanos han presentado dos enmiendas a la totalidad que se votan mañana. Los populares quieren que se amplíen los supuestos a los que se aplica esta pena; la formación de Albert Rivera, que se endurezcan los requisitos para que los presos accedan a permisos penitenciarios y a la libertad condicional. Ninguno de los dos grupos tiene mayoría suficiente para aprobar sus enmiendas, así que previsiblemente serán rechazadas.

A partir de ahí, la iniciativa legislativa seguirá su andadura: enmiendas al articulado, ponencia, votación, paso al Senado, etcétera. El hecho de que se debata días después del crimen de Gabriel Cruz incomoda a los que se han posicionado a favor de la derogación (Podemos, PSOE, PNV, ERC...), que piden que no se aborde este tema en caliente con un crimen atroz sobre la mesa.

Mientras tanto, la sociedad civil se sigue pronunciando. El padre de Diana Quer ha recopilado tres millones de firmas para que se amplíe la prisión permanente revisable mientras algunos expertos penalistas se manifiestan contra la pena. Antes del texto de los catedráticos, hace apenas un mes el Grupo de Estudios de Política Criminal (formado por jueces, fiscales y catedráticos de Derecho Penal) sumó más de 200 firmas pidiendo la derogación.

El manifiesto de los catedráticos presentado hoy defiende que no se ha constatado "la necesidad de esta pena para evitar la reiteración delictiva del condenado". "Los estudios existentes muestran que este efecto preventivo sobre el delincuente lo despliegan suficientemente el tratamiento penitenciario y la posibilidad posterior de adopción de medidas de libertad vigilada".

Los expertos concluyen que la prisión permanente revisable compromete "seriamente la prohibición de penas inhumanas del artículo 15 de nuestra Constitución en la medida en que posibilita un encierro de por vida y sitúa en todo caso el horizonte de libertad en un momento siempre muy lejano (al menos 25, 28, 30 ó 35 años, según los supuestos), incierto y que no depende del comportamiento del penado" y ataca "el mandato constitucional de reinserción social" y los principios de legalidad y de seguridad jurídica al ser una pena indetermindada.

"La prisión permanente revisable se incorporó al Código Penal español en el año 2015, pasando así nuestro ordenamiento a ser un caso excepcional de incorporación de esta pena de cadena perpetua después de haberla suprimido históricamente (en España, en 1928)", indican. "El periodo mínimo español de condena (25 años) es harto superior, por ejemplo, al sueco (10 años), al inglés (12 años), al alemán (15 años) o al francés (18 años)".

Más información