Llegan los semáforos falleros

Valencia introducirá diseños de mujeres vestidas de valenciana y hombres de 'saragüells' en el barrio de Ciudad Fallera

Diseño de los nuevos semáforos que se usarán en el barrio de Ciudad Fallera de Valencia, obra de Pablo Ejarque.
Diseño de los nuevos semáforos que se usarán en el barrio de Ciudad Fallera de Valencia, obra de Pablo Ejarque.

Valencia introducirá antes del inicio de su fiesta grande, a mediados de marzo, semáforos con imágenes de falleros y falleras. Es una de las iniciativas del Ayuntamiento para "revitalizar" la Ciudad Fallera, el barrio de las afueras de la ciudad donde se concentran —cada vez menos— los talleres de los artistas que crean los ninots.

Más información
De oficio: organizador profesional
Los chinos se hacen mayores en España y así viven su jubilación

Los diseños realizados por Pablo Ejarque representan a mujeres con el traje de valenciana y a hombres de saragüell, la vestimenta tradicional utilizada por los agricultores de la huerta, inspirada a su vez en la que usaron los árabes en la zona hasta el siglo XVII.

"Queremos hacer de Ciudad Fallera un ámbito singular. Y los semáforos, con esta imagen simpática, son una forma de hacerlo. El objetivo es darle visibilidad al barrio y hacerlo atractivo para la ciudadanía y los visitantes", dice el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset.

"Cogimos la idea de Berlín. El este de la ciudad tiene unos semáforos característicos y muy conocidos, los ampelmännchen. La gente se hace fotos con ellos y han generado mucho merchandising. Qué hay más urbano que un semáforo", prosigue el edil.

Los nuevos semáforos, adelantados por Levante-EMV, han sido calificados de "ocurrencia" por el grupo municipal del PP. Los diseños han costado 484 euros, IVA incluido. "Mi máxima era que se entendieran, que no generasen confusión ni se perdiera la funcionalidad que debe tener un semáforo", señala su creador. "Técnicamente", agrega Ejarque, "lo más difícil ha sido sintetizar los vestidos, que son muy cargados y tienen mucho detalle. Dejar lo mínimo necesario, sin perder la esencia".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aunque tampoco está descartado, no entra en los planes municipales extender los semáforos falleros a otros barrios de la ciudad.

Realzar el barrio

El Ayuntamiento lleva meses introduciendo elementos para realzar un barrio planificado en los años cincuenta, levantado en los sesenta, que siempre fue humilde y en las últimas décadas ha bordeado la degradación.

Muchos artistas falleros han abandonado la zona debido, entre otros motivos, a que las dimensiones de los monumentos han aumentado considerablemente en los últimos años. Manolo García, autor de la falla de la plaza del Ayuntamiento de 2017, necesitó utilizar tres naves del barrio. A los artistas les resulta más cómodo y a menudo más barato instalarse en polígonos industriales de otros pueblos.

Hace un par de meses se inauguró un mural de 600 metros cuadrados de los artistas callejeros PichiAvo en la trasera de las naves. Los autobuses que llegan al barrio llevan ahora como indicativo de última parada el nombre "Ciudad Fallera". Se ha aprobado un plan para ampliar las aceras. Y sigue sobre la mesa el proyecto, nunca consumado, de abrir los talleres de los artistas a los turistas para que vean cómo trabajan.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS