Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP sale peor parado que Ciudadanos en el informe del Tribunal de Cuentas sobre su financiación

Los 'populares' se aferran a deficiencias leves ya subsanadas para desgastar al líder naranja y ocultan las suyas, más graves

El informe del Tribunal de Cuentas sobre fiscalización de los partidos políticos relativos a los ejercicios 2014 y 2015, en el que se ha basado el PP para arremeter contra Ciudadanos y pedir la dimisión de su líder Albert Rivera, apunta anomalías de mayor gravedad en las cuentas de PP que en las del partido de Rivera, según un informe interno del órgano fiscalizador.

Rajoy y Rivera antes de un encuentro bilateral. En vídeo, el enfrentamiento entre PP y Ciudadanos en el Senado por su financiación.

Las cuentas de Ciudadanos relativas al ejercicio 2014, merecen una opinión “favorable” pero con “salvedades de escasa relevancia” – errores y defectos de índole “inmaterial”-. Y “desfavorable” en las del ejercicio 2015 “por deficiencias en entradas y salidas de fondos de tesorería”. Otra anomalía descubierta en el ejercicio 2015, es una donación de 2.000 euros cuyo donante no había sido correctamente identificado y un reintegro en gastos de seguridad de 11.000 euros.

"Es como el que ve la mota en ojo ajeno y no la viga en el propio", ironizan fuentes del órgano fiscalizador

Ciudadanos ha subsanado todas esas anomalías, según fuentes del tribunal, a diferencia del PP con las suyas, “más relevantes”, según el informe. Al cierre de 2015, el PP tenía 52 cuentas corrientes no contabilizadas por un importe de 135.000 euros, acreedores no contabilizados por 574.000 euros y cuatro inmuebles adquiridos por 42.000 euros y con un valor catastral de 93.000.

El informe considera deficiencias "relevantes" la existencia de “saldos contables en la cuenta de caja no soportados en actas de arqueo por importe de 39.000 euros en 2014, y otros 19.000 en 2015”; y el hecho de que el PP no haya facilitado al tribunal “copia de las auditorías internas de las sedes territoriales e institucionales, lo que limita la fiscalización de las cuentas, así como avales concedidos al PP por entidades bancarias que totalizan casi un millón de euros en 2014, y 1,8 millones en 2015, que no figuran en la memoria, según el citado informe.

Al cierre de 2015, el PP tenía 52 cuentas corrientes no contabilizadas por un importe de 135.000 euros y gastos de acreedores de más de medio millón de euros

Para el tribunal, el PP no le ha aportado de forma íntegra, de ninguno de los dos citados ejercicios, la liquidación tributaria de donativos, donaciones y aportaciones, ni tampoco la liquidación tributaria sobre retenciones e ingresos a cuenta. Ni una relación certificada de cuentas corrientes para el ingreso diferenciado de cuotas, aportaciones y donaciones, de ninguno de los dos ejercicios. Por otro lado, tampoco ha contabilizado en sus cuentas las provisiones de dinero que ha tenido que entregar en distintos procesos judiciales en curso por corrupción.

Los auditores del principal órgano fiscalizador del Estado reprochan asimismo al PP que no haya aprobado las preceptivas instrucciones internas de contratación. E indica que “procede un reintegro de gastos en seguridad de 48.000 euros” que salen de las arcas del Estado. Pese a estas deficiencias, ni la fiscalía del Tribunal de Cuentas ni el abogado del Estado han apreciado, ni en el PP ni en ningún otro de los partidos fiscalizados, la existencia de posibles responsabilidades contables.

El tribunal reprocha al PP que no haya aprobado las preceptivas instrucciones internas de contratación

"El PP se ha agarrado a unas leves irregularidades descubiertas en Ciudadanos, que además ya subsanó este partido, y sin embargo no ve las suyas, que son de mayor calado que constan en el mismo informe", señalan fuentes del tribunal. En el órgano fiscalizador ha sorprendido que el PP citase al Senado a dos consejeras del tribunal, María José de la Fuente y María Dolores Genaro, para que explicasen las cuentas de Ciudadanos. "Es como el que ve la mota en ojo ajeno y no la viga en el propio", ironizan estos medios. El PP ha llegado a pedir al Tribunal que eleve las cuentas de Ciudadanos a la Agencia Tributaria.

La comisión del Senado sobre la financiación de los partidos políticos, donde el PP tiene mayoría absoluta, se convirtió en un duelo dialéctico de acusaciones entre el senador popular Luis Aznar y Carlos Cuadrado, secretario de finanzas del partido de Rivera. Aznar dirigió sus sospechas al trasvase de dos millones de euros del grupo parlamento de Ciudadanos al partido por un presunto trabajo de asesoría del que no hay facturas. El tesorero del partido naranja aclaró que en realidad fue una aportación pública que se recogió como ingreso privado. Fuentes del Tribunal de Cuentas señalan que no se han puesto objeciones a este punto.

PSOE y Podemos

El tribunal también ha apreciado en su informe de fiscalización de partidos políticos deficiencias relevantes en el PSOE. Por ejemplo, 857 cuentas corrientes no contabilizadas en 2015 con apenas 2.340 euros entre todas ellas y 110 inmuebles de su propiedad tampoco contabilizados en sus cuentas e igualmente de escaso valor catastral. Asimismo, ve una “posible irregularidad sancionable por haber aceptado donaciones o aportaciones que contravienen las limitaciones y requisitos establecidos: préstamos de personas físicas y jurídicas por importe de 160.000 euros no devueltos una vez vencido el plazo. Aun así, la opinión sobre las cuentas del PSOE es “favorable” con salvedades, según el informe.

Sobre Podemos la opinión es también favorable con salvedades en el ejercicio 2015 y favorable sin salvedades en 2014. En 2016, señala el tribunal, Podemos ha devuelto los microcréditos recibidos para las últimas elecciones.