Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 54 años de prisión un hombre que abusó sexualmente de cinco hermanos menores en Sevilla

Las víctimas tenían entre cinco y 11 años en 2012, cuando sufrieron las agresiones

El edificio de la Audiencia Provincial de Sevilla.
El edificio de la Audiencia Provincial de Sevilla.

Un hombre de 33 años ha sido condenado a 54 años y tres meses de prisión por abusar sexualmente de cinco hermanos menores en un pueblo de Sevilla. La sentencia de la Audiencia Provincial detalla que el hombre abusó de ellos en varias ocasiones en abril de 2012, cuando los niños tenían entre cinco y 11 años.

El tribunal ha condenado a L. F. M. G. —en libertad provisional tras pasar por prisión entre mayo y octubre de 2012— por delitos continuados de agresión sexual contra cuatro de los menores y por delito de abuso sexual contra una de las menores. Además, se le ha computado un delito de exhibición de pornografía a menores. El acusado deberá indemnizar a los menores con 88.000 euros y deberá respetar una orden de alejamiento a 300 metros de las víctimas durante 25 años.

La sentencia considera probado que el acusado, que tenía 27 años en 2012, se ganó la confianza de los cinco menores durante una fiesta de cumpleaños de una de sus hermanas pequeñas. El hombre "jugaba frecuentemente con ellos" en la plaza del pueblo, "los paseaba en bicicleta y les daba mínimas cantidades de dinero para que compraran las chucherías" que su familia no podía por su "situación de pobreza severa".

En varias ocasiones durante la Semana Santa de 2012, el hombre llevó a algunos de los niños a una casa abandonada en las afueras del pueblo, a terrenos cercanos al polideportivo municipal y a un campo donde les sometía a tocamientos, les obligaba a practicarle felaciones y le mostraba vídeos pornográficos. 

El hombre, según han relatado los menores, les amenazaba con pegarles e incluso les golpeaba cuando se resistían. En una ocasión, amenazó a la hermana pequeña con matarla "a ella y a sus padres si contaba lo sucedido".

Para el tribunal, "no cabe duda" que el acusado usó la violencia y eso "convierte en agresiones sexuales lo que de otro modo habrían sido simples abusos". Los médicos han podido constatar que el hombre golpeó en los muslos a tres de los niños. Los especialistas han considerado "mucho más dudoso" que "llegaran a producirse penetraciones anales en sentido propio, pese a que tres de los niños así lo afirman con rotundidad" y considera que es más probable que el condenado "realizara movimientos de frotamiento y vaivén entre las nalgas", suficientes como para provocar daño en los niños.

El tribunal ha considerado que los hechos han quedado acreditados en las declaraciones de las víctimas por la "serenidad, firmeza y no poca riqueza de detalles, pese a su edad infantil y al tiempo transcurrido" con la que narraron los hechos "de manera precisa, convincente y concorde con su previa declaración judicial". 

Más información