Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sito Miñanco, ‘el compa’

La detención del histórico capo pone de relieve que la actividad narcotraficante en Galicia sigue en auge. Sito forma parte de una serie actual de grandes señores gallegos de la cocaína asociados con Colombia

Nunca se fueron, solo se hicieron invisibles. Los narcos gallegos ya no quieren que se sepan los metros cuadrados de sus mansiones ni tampoco desean lucir sus descapotables deportivos por Arousa. No quieren salir en prensa, ni en libros, ni en series. No era así antes de la Operación Nécora, hollywoodiense redada dirigida por Baltasar Garzón en 1990 que supuso el primer movimiento del Estado contra la mafia gallega después de años de interesado inmovilismo.

Los años más duros que ha vivido el narcotráfico gallego tuvieron lugar, precisamente, cuando la opinión pública concluyó que la actividad en el noroeste era cosa del pasado. Con el inicio del siglo XXI las descargas de cocaína colombiana en la costa gallega alcanzaron niveles de inundación. La discreción daba resultado: con el foco en otros escenarios los narcos galaicos consolidaron su asociación con los carteles colombianos. De tal manera que, llegados al año 2018, sobra decir que Sito ha vuelto a las andadas. Es que nunca se alejó de ellas.

Sigue habiendo relojes que pesan un kilo y cochazos venidos de Emiratos Árabes desfilando por las Rías Baixas. Pero quien los muestra no suele estar a la atura de los grandes señores de la fariña. Precisamente por eso alardean.

Sito Miñanco, ‘el compa’ ampliar foto

En la Galicia de hoy se podrían distinguir dos niveles. En el de arriba, en sombra, se sitúan un puñado de capos, entre los que, según las autoridades, se hallaría Sito Miñanco, tal vez el más poderoso de ellos. Son empresarios con grandes organizaciones bajo su mando (algunas de ellas con más de 300 integrantes directos e indirectos), barcos en propiedad (a veces constantemente a flote sobre el Atlántico, sin ir a puerto jamás) y contactos de alto nivel en casi todas las instituciones, con las que en ocasiones colaboran. Algunos de ellos viven en Colombia. Cuentan con la última tecnología en cuanto a comunicación y localización para pasar desapercibidos y, sobre todo, disponen de cortafuegos: es prácticamente imposible vincular un cargamento con ellos, ya que no entran en contacto jamás con la mercancía ni con quien la manipula.

Estos grandes capos gallegos son consolidados socios de las organizaciones colombianas proveedoras, es decir, las FARC y la bandas herederas de los grandes carteles de Medellín y Cali. Son años de alianza basada en la eficacia de los gallegos para introducir la droga en tierra y su capacidad para entregarla a organizaciones de Europa del Este (rusos y búlgaros, sobre todo) e italianas, encargadas de la distribución por el continente.

Los colombianos han probado muchas otras vías y ninguna de ellas les tranquiliza tanto como la gallega. Para ellos son ‘los compadres’, gente de confianza. De entre ellos, Sito es ‘el compa’ por excelencia, un socio con más de 30 años de alianza.

Estas organizaciones controlan el patio, nadie se mueve en la costa gallega sin su permiso y, quien lo hace, suele acabar entre rejas tras un oportuno chivatazo, cuando no borrado del mapa. Por debajo de ellos pululan multitud de clanes, algunos históricos de la costa gallega, otros de nueva generación, todos al acecho de poder alijar 200 o 300 kilos de blanca en un velero, un contenedor del puerto o un pesquero y que les resuelvan la economía de varios años. Es en este nivel donde la confianza se arruga: se delatan constantemente entre ellos, desaparece mercancía, se multiplican las traiciones… Todo un escenario de puñaladas por la espalda que convierte a Galicia en escenario recurrente de numerosas incautaciones.

Mientras estos clanes llenan de estigma, dinero negro, tapaderas y negocios las Rías Baixas (sin que a nadie en Galicia parezca importarle en exceso), los grandes señores siguen moviendo con discreción cantidades inimaginables. La Policía sospecha que Sito ha llevado a cabo en los últimos años unas seis operaciones, ninguna de ellas de menos de 3.000 kilos de cocaína; una, creen, de más de 7.000.

La última pista que los investigadores intentan relacionar con Miñanco es la interceptación el pasado octubre del buque Thoran en pleno Océano Atlántico con 3.800 kilos de cocaína. Su destino: la costa gallega.

Sito, del mar al mar

José Ramón Prado Bugallo creció como Sito, un apodo muy común en Galicia, al que añadió el sobrenombre de su familia, conocida como Los Miñanco. Lo hizo en el barrio de San Tomé de Cambados, lugar de pescadores.

Su prodigiosa habilidad para pilotar xurelas (como se conoce a las lanchas rápidas y planeadoras) le valió la confianza de Vicente Otero ‘Terito’, uno de los grandes contrabandistas de tabaco en la Galicia de los 70. De ahí a su propia organización. Junto a sus amigos Ramiro y Olegario montó la ROS (iniciales de los tres), una de las mayores organizaciones tabaqueras de Europa. Cuando Sito decidió que la fariña daba más dinero que el Winston de batea, Ramiro y Olegario decidieron plantarse.

El punto de encuentro fue Panamá, donde Sito acudía a lavar la ingente cantidad de dinero que el tabaco de contrabando le proporcionaba. También allí montaban sus tapaderas los capos colombianos. Fue Odalys Rivera, sobrina de un ministro del general Noriega, quien introdujo a Sito en los círculos adecuados. Tal fue el éxito social de Sito en Panamá que llegó a ayudar al general en la financiación de su gobierno. El ‘millonario gallego’, como le conocían, comenzó a dirigir envíos de prueba a Galicia cuando la Guardia Civil y la Policía todavía buscaban cajas de tabaco debajo de las bateas de la Ría de Arousa. De aquellos años se cuenta que Sito llegó a enviar barcos a Galicia cargados con cocaína, hachís y tabaco. Todo de una tacada.

Sito cuidó su imagen. Si alguno de sus hombres era apresado, le pagaba una pensión a la familia. También financiaba tratamientos médicos a vecinos, fiestas populares (llevaba a Cambados las mejores orquestas), presidía el equipo de fútbol Xuventude de Cambados, al que por poco sitúa en Segunda División y llegó a ser nombrado hijo predilecto de la localidad. Todavía hoy, en Cambados, es mucha la gente incapaz de hablar mal de Miñanco. En Galicia Sito amenaza con convertirse en un icono de la cultura pop, con canciones propias y kilómetros de relato sobre sus hazañas.

Su apego fue también su perdición. Según creen los investigadores Sito es uno de los pocos capos que metía dinero de su propio bolsillo en las operaciones, algo que llena de confianza a los proveedores colombianos. Siempre, además, tenía sitio para los viejos amigos: en la última redada ha caído, junto a él, David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña. Si recibía demasiados encargos de Colombia, los derivaba a otras organizaciones. El respeto que Sito despierta entre el resto de clanes y proveedores es altísimo. Lo consideran un hombre generoso y de palabra.

Su cercanía, sin embargo, le impedía delegar. Cuando asaltaron su chalé de seguridad de Madrid en su primera detención, en 1991, los GEO se toparon a Miñanco sobre unas cartas náuticas y un teléfono satélite. “Hostia, ahora sí que me trincasteis”, cuentan que dijo al ver a los agentes. Volvería a ser detenido en 2001 y se investiga ahora cómo ha sido posible que siguiese dirigiendo su organización desde la cárcel. Porque pocos dudan ya que no lo hiciera.

Otra vez, metidos ya en 2018, parece ser que la piedra en la que ha vuelto a tropezar Sito es la de querer controlar todo al detalle, la de no alejarse del mar del que nació. El no saber parar. O el no poder. Difícil, por ello, afirmar que este vaya a ser el último capítulo. El narco en Galicia sigue, por más que haya quien insista en que es cosa del pasado. Sito es la prueba.

Más información