Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos y Ciudadanos presionan al PSOE para que se sume a la reforma electoral

La sintonía entre Iglesias y Rivera para mejorar la proporcionalidad de la ley electoral es "total" y confían en atraer a los socialistas para modificar la LOREG antes de que termine 2018

Irene Montero junto a Juan Carlos Girauta en el Congreso de los Diputados.

La sintonía entre Podemos y Ciudadanos para mejorar la proporcionalidad de la ley electoral es absoluta y presionarán al PSOE para que antes de fin de año sea posible la modificación en el Congreso de la LOREG. El cambio principal que Pablo Iglesias y Albert Rivera comparten la idea de sustituir la fórmula D'Hondt vigente para el reparto de escaños. Ambos ven con buenos ojos el modelo Sainte-Laguë, que perjudicaría al bipartidismo, que perdería 16 diputados —15 el PP y uno el PSOE—, mientras que Ciudadanos sería la formación más beneficiada con 12 diputados más respecto a las elecciones generales de 2016. Podemos y sus aliados sumarían otros seis. Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, ha asegurado que su partido está de acuerdo en llevar a cabo una “reforma integral” de la ley pero rechaza cualquier iniciativa que se limite a "una subasta de escaños".

"Por primera vez en 40 años se puede cambiar la ley electoral", ha enfatizado Irene Montero. La portavoz del grupo confederal de Unidos Podemos confía en que el PSOE se sumará a la reforma, que sin el apoyo de los socialistas no sería posible. "Quiero pensar que sí, es una propuesta mejor para España... Cuanto más justo el sistema más se parecerá la Cámara a lo que votan los españoles. Es mejor para los españoles un sistema justo que injusto y por tanto es un interés patriota, en defensa de la igualdad y democracia y entiendo que el PSOE al menos lo estudiará", ha recalcado Montero.

Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Parlamento, ha incidido en que si se consigue el apoyo del PSOE se hará la reforma de la LOREG aunque el PP vote en contra. "Les aseguro que se hará si el PSOE está de acuerdo. Pero, ojalá esté el PP". "Si el PP se suma perfecto pero tengo muchas dudas de que quiera", se ha mostrado incrédula Montero. La representante de Podemos ha reiterado que si al PSOE no le gusta la propuesta presentada que plantee una alternativa de su gusto siempre que se avance en la proporcionalidad.

Ferraz ya ha acordado una reunión con Ciudadanos para la próxima semana. "Si el PSOE prefiere reunirse primero con Ciudadanos por nosotros está bien. Nos parece respetable como quieran participar. Lo que queremos es que se sume a esta propuesta", ha subrayado Montero, trasladando así toda la presión a los socialistas. Pedro Sánchez ya defendió que una reforma de este calado debe abordarse en la subcomisión creada en el Congreso para ello. Y Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, ha añadido este jueves: "Mientras unos están con la calculadora, otros estamos con los pensionistas".

Ciudadanos, "optimista"

Aun así, Girauta también ha querido mostrarse "optimista" por su próxima cita con los socialistas. Al igual que con el encuentro con Montero. "Esta ha sido una reunión donde se ha puesto de manifiesto que se comparten objetivos. Existe la coincidencia de que la voluntad de los españoles no se distorsione", ha incidido Girauta, que ha destacado la intención de ambos partidos de mejorar la proporcionalidad, acabar con el voto rogado, hacer obligatorios los debates electorales e imponer un mailing conjunto para todos los partidos.

Horas antes de la reunión, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha adelantado que también incluirán en su propuesta de reforma electoral una iniciativa para que los prófugos de la Justicia no puedan concurrir a los comicios en las listas de los partidos. "Los señores que no dan la cara y que huyen de la Justicia, que cometen desacato a un tribunal, no pueden ser candidatos a nada, porque están incumpliendo las nociones más básicas de la democracia", ha afirmado el líder de la cuarta fuerza política del país. Una propuesta que Irene Montero ha considerado que nada tiene que ver con mejorar la proporcionalidad.

Eliminar el voto rogado es otro de los puntos de consenso entre Podemos y Ciudadanos y contaría con el apoyo del PSOE. Podemos denuncia que la participación de los españoles en el extranjero ha caído del 31% previo a la reforma del voto rogado de 2011 a unos niveles ínfimos de entre el 4% y el 6%.

No sucede lo mismo con el adelanto en dos años de la edad para votar que plantea Podemos. Bajarla a los 16 años afectaría según el partido de Iglesias a alrededor de un millón de ciudadanos. "Lo vamos a estudiar y reflexionar", ha dicho Girauta con tono conciliador sobre la posibilidad de rebajar la edad de votación de los 18 a los 16 años. En las filas de Ciudadanos no barajan, en principio, esa posibilidad. "Algunas medidas concretas no nos parece mal que sean repensadas o cambiadas. Eso no nos va a importar mientras haya un acuerdo mayoritario y el Congreso se parezca más a España", ha observado Montero, dejando traslucir que no la cuestión de la edad no es una "línea roja" en las negociaciones.

Para reducir el gasto público en las campañas electorales, todas las papeletas se enviarían en un único sobre. Ahora los partidos mandan la suya a los domicilios. Además, habría al menos dos debates obligatorios entre los candidatos a la presidencia del Gobierno, uno en la televisión pública.

Reforma integral

El PSOE está de acuerdo en llevar a cabo una “reforma integral” de la LOREG, . Los socialistas comparten avanzar en la proporcionalidad del sistema pero quieren también que se aborde el voto rogado o los derechos de las personas con discapacidad en el voto. “Si alguien pretende hacer una reforma electoral solo para modificar el reparto de escaños no lo vamos a aceptar. Si alguien pretende que solo sea una subasta de escaños, que no cuente con el PSOE”, ha avisado la vicesecretaria general, Adriana Lastra.

Los socialistas irán a la reunión con Ciudadanos la semana próxima con una propuesta concreta de reforma electoral, pero anticipan como línea roja que no están de acuerdo con la circunscripción única, sino que abogan por mantener la provincial.

En todo caso, por encima del contenido el PSOE deja claro que no entrará en una reforma que deje fuera al PP, como pretenden Podemos y Ciudadanos. “No se puede hacer [la reforma electoral] entre dos o tres partidos, necesitamos un consenso amplio”, ha indicado Lastra. Ha de ser una reforma “tan seria y rigurosa e integral para no abrirla cada legislatura”, ha explicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información