Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El derecho a decidir abre una brecha en la Ponencia vasca de Autogobierno

Los partidos volverán a reunirse el día 21 para empezar los debates con un documento de síntesis de sus propuestas

Portavoces del PP en primer plano, en la ponencia de Autogobierno minutos antes de su comienzo.
Portavoces del PP en primer plano, en la ponencia de Autogobierno minutos antes de su comienzo.

Punto y seguido. La Ponencia de Autogobierno ya tiene todas las cartas sobre la mesa y, pese a las discrepancias, todas las formaciones que la integran, PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos, PSE-EE y PP, van a seguir adelante con los debates. Son conscientes de que el derecho a decidir, en las diferentes formulaciones que han conocido hoy, dentro de las propuestas para actualizar el Estatuto vasco, abre una brecha entre los propios nacionalistas y Elkarrekin Podemos, pero, sobre todo con el PSE y el PP. Sin embargo, todos volverán a verse el próximo día 21 de febrero para empezar a trabajar sobre la base de un documento de síntesis con los consensos y los disensos de sus propuestas que se ha comprometido a elaborar la coordinadora de la ponencia, la nacionalista Jone Berriozabal. Ese día fijarán además el calendario de reuniones y el mecanismo de trabajo para incorporar la participación de la sociedad en la elaboración del nuevo estatus.

"Soy cauto sobre las posibilidades de llegar a acuerdos sobre el derecho a decidir" ha asegurado el secretario general de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez. PNV y Podemos apuestan por incluir ese concepto en el nuevo estatus, pero son flexibles en su formulación y mecanismo de ejecución, y apuestan por hacerlo con un encaje claro en la legalidad constitucional. "Se puede remarcar el carácter nacional de Euskadi sin que eso implique una soberanía diferenciada", ha dicho Martinez. Sin embargo para EH Bildu, el derecho a decidir tiene que ir más allá y permitir que los ciudadanos vascos decidan sobre la independencia.

En el otro extremo el PP ha advertido al resto de partidos que la legalidad no se puede sobrepasar y que cualquier formulación del derecho a decidir es la primera estación hacia la independencia, con los riesgos que eso puede acarrear a la vista de las que está teniendo para los dirigentes catalanes que se han abrazado a la unilateralidad.  El Partido Socialista defiende la identificación de Euskadi como "nacionalidad/nación" en el marco de la "jurisprudencia constitucional", y pide a los nacionalistas que planteen el derecho a decidir en el Congreso de los Diputados.

El derecho a decidir un Concierto Político

El PNV propone completar el Concierto Económico con un Concierto Político que configure una nueva relación de carácter "confederal con el Estado" y articular en torno a los derechos históricos que amparan la Constitución y el Estatuto esa "relación singular y bilateral basada en el pacto y el reconocimiento de la realidad nacional de ambas partes". Una relación que "debe atender al principio de legalidad", pero sin vulnerar "el principio democrático".

La propuesta de los nacionalistas vascos relata que el texto articulado que apruebe el Parlamento vasco será la formulación jurídico-positiva de un ejercicio pactado del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia, esto es, a decidir sobre su futuro, para lo cual habrá que dotar a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía de un valor normativo relevante. Afronta la territorialidad de Euskadi señalando que el futuro texto articulado deberá expresar que Euskal Herria es un pueblo con identidad propia que está asentado geográficamente en siete territorios que actualmente están articulados en tres ámbitos institucionales diferenciados: las comunidades autónoma vasca, la foral navarra y el País Vasco francés.

Elkarrekin Podemos y la Ley de Claridad

Elkarrekin Podemos ha vuelto a plantear hoy sacar del debate sobre un nuevo Estatuto vasco el derecho a decidir en su dimensión territorial y trabajar sobre este concepto en un foro paralelo que sirva para articular un pacto o Ley de Claridad como la canadiense, pero no se lo han comprado. Sin embargo, el procedimiento que proponían para articular la participación en el proyecto de actualización, y la organización de los debates, sí. La Ley de Claridad que propone Elkarrekin Podemos se basa en la que aprobó el Parlamento de Canadá para regular las condiciones de un referéndum de secesión de Quebec.

La coalición parlamentaria Elkarrekin Podemos, que incluye a los partidos Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo, ha apostado por acuerdos amplios y transversales entre los partidos vascos y ha advertido de que "las mayorías de la mitad más uno no sirven". Elkarrekin Podemos sostiene que el nuevo Estatuto no es únicamente la vía para ejercer el derecho a decidir en lo territorial, sino una manera de blindar los derechos sociales y el carácter nacional del País Vasco. "Hacer efectivo ese blindaje competencial en una clave bilateral, es ampliar y proteger nuestro ámbito de soberanía, y por lo tanto es identificable también como un ejercicio del derecho a decidir", asegura.

 

El PP y la línea roja del derecho de decidir

"Es indispensable no traspasar la línea roja que supone la incorporación del derecho de autodeterminación a ese nuevo estatus jurídico y político" y alejar "de manera inequívoca el fantasma de proyectos rupturistas". Para el PP, el planteamiento soberanista que hacen PNV y EH Bildu, y en cierta manera Podemos, en sí mismo "introduce una quiebra, una ruptura con el sistema constitucional, al que irónicamente se invita a participar en su propia destrucción".

El PP ha presentado un texto en el que sostiene que el "pacífico, efectivo y leal cumplimiento del Estatuto de Gernika, pieza fundamental de la autonomía, ha sido y seguirá siendo referencia obligada" para esta formación. Sostiene que el texto de Gernika "funciona bien" y que no ha quedado acreditada la necesidad de su reforma en "ningún aspecto concreto". Además, considera que las posiciones de los partidos están "tan alejadas que no se acierta a ver qué acuerdo se pretende tejer que pueda ser transversal y merecedor de un consenso amplio". No cree que sea necesaria su reforma.

La bilateralidad del PSE

Los socialistas señalan que defenderían, en su caso, la aplicación del principio de bilateralidad con el Estado en aquellas materias en las que el País Vasco tiene una competencia exclusiva singular, como el Concierto Económico o la Seguridad. En el preámbulo de su nuevo Estatuto resaltan que debe de respetar el ordenamiento jurídico y tener su encaje legal y constitucional en el proyecto compartido con España y Europa.

Además, los socialistas vascos plantean que se reconozca la pluralidad de identidades y sentimientos que existen en la sociedad vasca y su identificación como "nacionalidad/nación" en el marco de la "jurisprudencia constitucional". Asimismo proponen que se recojan los derechos históricos contenidos en las disposiciones adicionales de la Constitución y el Estatuto, el Concierto Económico y el euskera como idioma cooficial, entre otros. En esa definición como comunidad política -añade- se deberá determinar con claridad el sujeto político y su alcance territorial en función de la legalidad vigente, así como la voluntad de relacionarse con otras comunidades y regiones con quienes se compartan idioma, cultura e intereses sociales y económicas.

 

 

Más información