Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los lectores confían en EL PAÍS en tiempos de noticias falsas

El periódico concluyó 2017 como el más leído en España y en lengua española por cuarto año consecutivo

 Redacción de EL PAÍS.
Redacción de EL PAÍS.

EL PAÍS concluyó 2017 por cuarto año consecutivo como el periódico líder en España y en lengua española en audiencia digital. En diciembre, atrajo a 18.941.000 lectores en España, según comsCore, el medidor de referencia del mercado. La diferencia con su inmediato perseguidor, El Mundo, se situó en más de 1,5 millones de lectores tras crecer el 28,9% en los últimos 12 meses. En un ranking de elaboración propia a partir de datos de comScore, EL PAÍS se situó en décimo lugar entre los medios de todo el mundo en cualquier idioma.

Al margen de estas cifras excelentes, 2017 planteó grandes desafíos a EL PAÍS y al periodismo en general. En noviembre de 2016, el Diccionario Oxford ya había elegido como palabra del año “posverdad”. Y, cuando en el primer gran acontecimiento de 2017, la toma de posesión de Donald Trump, la nueva Casa Blanca sugirió la existencia de “hechos alternativos”, EL PAÍS se volcó para desmontar esa realidad paralela y explicar al público la presidencia más turbulenta que se recuerda. Contó para ello con un equipo de 10 periodistas desplegados por EE UU y, desde el otro lado de la frontera, con la veintena de periodistas de su Redacción en México. La cobertura incluyó múltiples piezas de fact checking (comprobación de hechos) y esa palabra, “hechos”, terminó por dar nombre a un blog dedicado a destacar solo aquello que puede verificarse.

Entrevista al Papa

A la misma hora en que tomaba posesión Trump, EL PAÍS obtuvo una de sus grandes exclusivas: el Papa concedió una entrevista al director del periódico, Antonio Caño, y al entonces corresponsal en Roma, Pablo Ordaz. Francisco no eludió ningún asunto en una conversación de más de una hora. Sus palabras fueron traducidas a varios idiomas y citadas por medios de todo el mundo.

El Papa, durante la entrevista con el director de EL PAÍS, Antonio Caño (derecha), y el periodista Pablo Ordaz.
El Papa, durante la entrevista con el director de EL PAÍS, Antonio Caño (derecha), y el periodista Pablo Ordaz.

A lo largo de 2017, EL PAÍS publicó otras historias de gran impacto, muchas de ellas elaboradas por su red de corresponsales, la más amplia de los medios en español. El periódico contó desde Marraquech los últimos días de Juan Goytisolo, fallecido en junio. El equipo de Investigación reveló detalles exclusivos del caso Odebrecht, que condujeron a la detención de varios implicados, y entrevistó al abogado acusado de pagar sobornos a presidentes de 12 países. La Redacción de México hizo la crónica, al minuto y desde la zona más devastada, del terremoto que sacudió el país. La delegación de Brasil, compuesta por una veintena de periodistas y responsable de una edición en portugués, relató la crisis política del país y, desde las calles de Río, la depresión de una ciudad símbolo de su decadencia.

En Argentina, EL PAÍS entrevistó a la expresidenta Cristina Fernández con motivo de las elecciones legislativas. La corresponsalía en Silicon Valley explicó los proyectos de las empresas que están cambiando el mundo. Y la sección de Deportes llevó la iniciativa en la investigación del caso Villar, el mayor episodio de corrupción en la historia del fútbol español.

Proyectos multimedia

Otro gran hito se alcanzó en marzo, cuando EL PAÍS lanzó, junto a otros cuatro grandes diarios europeos, The New Arrivals,una serie de amplios reportajes multimedia sobre los desafíos de los inmigrantes para llegar a la UE, financiada por el European Journalism Centre con el apoyo de la Fundación Gates. Como todos los grandes proyectos digitales, el trabajo involucró a varios departamentos del periódico. Redactores y camarógrafos viajaron a Dakar (Senegal), Melilla y Jerez de la Frontera para elaborar la historia con sus protagonistas. Diseñadores y desarrolladores, coordinados por el equipo de producción, trabajaron para pulir un producto atractivo y manejable en cualquier dispositivo.

El gran asunto informativo del año en España fue el desafío independentista en Cataluña. EL PAÍS lo abordó con un ambicioso despliegue coordinado entre sus Redacciones de Madrid y Barcelona, encargada además de elaborar una edición en catalán, y su delegación en Bruselas. Además de los miles de noticias publicadas, este equipo mantiene viva desde hace cuatro meses una pieza actualizada al minuto, con todos los detalles de la crisis, que se ha convertido en la más leída en la historia del periódico en Internet.

Los lectores confían en EL PAÍS en tiempos de noticias falsas

Los editoriales, las tribunas y los análisis publicados para poner de relieve las contradicciones del secesionismo también tuvieron una enorme repercusión y se situaron entre las piezas más leídas. Pero, sobre todo, mostraron la firmeza de la línea editorial del periódico, comprometida con el restablecimiento de la legalidad, y contribuyeron a arrojar luz en un panorama de tremenda confusión. La mayoría de estos artículos fueron traducidos al inglés por el gran interés que el desafío separatista generó en el exterior.

200 horas de vídeo en directo sobre Cataluña

En el último año, uno de los objetivos de EL PAÍS ha sido informar en directo de todas las noticias relevantes a través de programas de televisión elaborados íntegramente por sus periodistas. Ello ha exigido un gran esfuerzo tecnológico: la construcción de un plató, un control de realización, un centro de emisión y un equipo técnico especializado.

La cobertura de la crisis política en Cataluña, por ejemplo, se tradujo en más de 200 horas de televisión en directo.

EL PAÍS cuenta con algunos de los mejores talentos en televisión y ha descubierto otros. Junto a los programas en directo, produce 1.200 vídeos cada mes, una oferta que destaca sobre la de cualquier otro medio digital en español.

La crisis catalana también se vio enturbiada por la plaga de las noticias falsas. EL PAÍS reveló que buena parte de esas informaciones fueron elaboradas desde webs próximas al Kremlin y distribuidas a través de las redes sociales por robots ubicados en Rusia. La estrategia es similar a la usada en la campaña del Brexit o en las elecciones de EE UU o Francia. Y el propósito es el mismo: desestabilizar las democracias occidentales.

2017 concluyó con cifras récord de audiencia para EL PAÍS y 2018 se abre con nuevos retos: el periódico quiere estar a la vanguardia del gran huracán social de nuestro tiempo, la lucha de las mujeres por la igualdad; ser el medio de referencia en tres grandes procesos electorales en Latinoamérica, las presidenciales en México, Brasil y Colombia; mantener la línea de rigor informativo y firmeza editorial en la crisis catalana; contar de manera ágil y amena el gran acontecimiento global del año, el Mundial de Rusia, y, sobre todo, conservar la confianza de los millones de lectores en español y portugués que lo consultan cada día para orientarse en un mundo oscurecido por noticias falsas y medias verdades.

 

La mayor oferta de información económica

Una de las grandes apuestas de EL PAÍS en 2017 fue el lanzamiento a finales de marzo de un gran portal de economía para convertirse en la gran referencia de la información del sector en español. La sección de Economía del periódico sumó los contenidos de Cinco Días para reforzar la cobertura de áreas que EL PAÍS no cubría con la profundidad de los diarios especializados y la visión digital de Retina,un proyecto para entender las claves de la revolución tecnológica.

A lo largo del año, EL PAÍS publicó varias informaciones exclusivas sobre el debate que existe en el seno de la Unión Europea acerca del futuro del euro. Y se centró en explicar dos de los asuntos que más preocupan a los españoles: el debate sobre el futuro de las pensiones y las grandes cicatrices que ha dejado la gran recesión, como la desigualdad y la precariedad en el empleo.