Isabel García Tejerina | Ministra de Medio Ambiente

“No habrá nuevos trasvases si no hay consenso”

La ministra García Tejerina trabaja en un pacto de Estado con el PSOE en materia de agua

La ministra de Medio Ambiente, Isabel Garcia Tejerina.
La ministra de Medio Ambiente, Isabel Garcia Tejerina. Álvaro García

Tras casi cuatro años al frente del Ministerio de Agricultura, Isabel García Tejerina (Valladolid, 1968) se enfrenta al reto de acordar un pacto nacional del agua con el PSOE. El ministerio ha cerrado ya la ronda de reuniones con asociaciones y colectivos y ahora se abre la fase política.

Más información
El PP busca una posición común en política del agua
La alerta por sequía se instala en el Guadalquivir

Pregunta. ¿Es posible un acuerdo entre PP y PSOE?

Respuesta. Sí. Posible y necesario. Hay disposición por parte de los dos. Nosotros haremos todo lo posible desde el convencimiento de que le estaremos haciendo un servicio a toda la sociedad.

P. Pero nunca se ha conseguido algo así en España.

R. No ha habido nunca un pacto, lo cual no significa que no haya habido política de agua. La ha habido con más errores, con más aciertos, con distintos puntos de vista. Y, sinceramente, los dos partidos hemos aportado a la política hidrológica de España. La experiencia nos dice que las infraestructuras hidráulicas o las grandes decisiones sobre el agua requieren mucho tiempo y muchos recursos. Es una cuestión de pasado, presente y futuro. Y como es de futuro conviene que estemos de acuerdo para no interrumpir las decisiones importantes. Yo puedo adoptar muchas decisiones, pero si el de enfrente no está de acuerdo lo único que voy a conseguir es que dentro de unos años se paralicen perdiendo el tiempo de los españoles y el presupuesto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Y ve posible un acuerdo del agua dentro del PP?

R. No hay una comunidad que no tenga una necesidad en materia de agua. Es cierto que en el levante son más manifiestas y que hay cuencas que son deficitarias y otras no. Pero no hay una sola que no tenga que resolver algo en materia de agua. Nuestro propósito es que todas las comunidades ganen con los acuerdos del pacto. Probablemente no resolvamos ya y para siempre los problemas. Pero el objetivo es que todas las comunidades estén mejor de lo que están sin el pacto.

P. ¿Habrá más desaladoras?

R. El pacto si algo tiene que tener es un análisis integrado de las distintas fuentes. El problema del agua es universal y el cambio climático lo único que puede traer es agravar las tensiones. Y eso nos obliga a hacer un análisis integrado de las distintas fuentes. De todas, no podemos despreciar ninguna, porque todas son válidas. Al mismo tiempo, hay que incentivar el ahorro, hay que culminar la modernización de los regadíos. Si hacemos todo lo que se puede hacer nos daremos cuenta de que se le puede sacar más utilidad a este recurso escaso. En 2002 lanzamos el plan nacional de regadíos con horizonte 2008 y despertamos la conciencia. Se han invertido casi 3.000 millones. Se han modernizado casi 1,6 millones de hectáreas. Y esta inversión nos trae al año ahorros de 3.000 hectómetros cúbicos. Quedan 800.000 hectáreas por modernizar. Una pata fundamental del pacto es culminar la modernización. Todas las Administraciones se tienen que implicar. Los Ayuntamientos deben mantener en buen estado la red de abastecimientos porque hay alrededor de un 15% de fugas.

P. ¿Pero debe haber más desaladoras?

R. Si están debidamente planificadas, sí. El plan hidrológico de 2001 contemplaba al menos nueve. Todas las que hoy están abasteciendo al levante. No se puede decir no a ninguna fuente de agua.

P. ¿Se plantea que en el pacto pueda estar el trasvase del Ebro?

R. Las infraestructuras requieren mucho tiempo de planificación y de ejecución, por lo que tiene que haber un pacto con el de enfrente. Porque si no hay ese acuerdo todo es una utopía.

P. Que es lo que ocurrió con el trasvase del Ebro...

R. Por eso todas las infraestructuras deben tener un apellido: acuerdo. Por eso se necesita un pacto por el agua. Tenemos que estar de acuerdo para que las inversiones no se paralicen.

P. ¿Se equivocó el PP con un trasvase del Ebro sin consenso?

R. Todo hay que contextualizarlo. ¿Por qué el PSOE lo derogó? Creo que fue una condición de ERC. Si no le hubiera puesto esa condición al PSOE...

P. En Aragón tampoco creo que gustara mucho…

R. Tampoco querían. Pero creo que la razón fundamental fue la petición de Cataluña. Y si el PSOE no hubiera tenido esa petición… Desde luego, está claro que no tenía todas las garantías de viabilidad. Aprobarlo de esa manera no daba garantías de que llegara a materializarse.

P. Es decir, ¿no habrá trasvases nuevos si no hay consenso?

R. Efectivamente. Porque se necesitan votos en el Congreso de los Diputados y porque nos metemos en una rueda.

P. ¿Se debe poner una fecha de finalización al trasvase del Tajo?

R. El trasvase del Tajo actual es fruto del acuerdo de las cinco comunidades afectadas. En el memorándum, al que luego se dio forma de ley, se dio garantía y prioridad a la cuenca cedente. Casi se duplicó la cantidad mínima [que debe quedar] en la cuenca cedente antes de hacer un trasvase. De hecho, llevamos meses sin trasvases. Dos millones y medio de personas beben del trasvase y 150.000 hectáreas se riegan.

P. Pero ¿contempla su fin?

R. Creo que en la pasada legislatura se llegó a un acuerdo de las cinco comunidades, beneficioso para Castilla-La Mancha…

P. Pero la posición de Castilla-La Mancha no es la misma que cuando gobernaba Cospedal.

R. Pero si preguntamos a Valencia o a Andalucía, donde también gobierna el PSOE… Le puedo decir lo que a mí me han pedido desde Valencia: un trasvase en estos momentos. Y, con el agua embalsada que hay actualmente en el Tajo, mi respuesta es que eso requiere una modificación legislativa: la ley garantiza 400 hectómetros cúbicos de mínimo en la cuenca cedente y eso no se da ahora.

"No hay que limitar el desarrollo económico"

Pregunta. ¿Es lógico que crezca el regadío durante la sequía?

Respuesta. Es un dato positivo, que nos dice que podemos hacer las cosas mejor y que tenemos margen. No debemos pensar que hay que limitar el desarrollo económico, sino hacer las cosas lo mejor que la tecnología permita. Hemos modernizado 1,6 millones de hectáreas con un ahorro de 3.000 hectómetros cúbicos.

P. Cuando ve los planes de cuenca, con un aumento previsto de 700.000 hectáreas, ¿no le entra vértigo?

R. Yo no sé si hay margen ciertamente para 700.000 hectáreas hoy. Y desde luego es algo cuyo desarrollo requiere tanto tiempo… que tiene que ir acompasado con cómo evoluciona el clima. Por eso es tan importante en los planes hidrológicos de cuenca la variable del cambio climático.

P. ¿El control de los pozos ilegales debería entrar en el pacto nacional del agua?

R. Debería entrar, pero tampoco debemos pensar que es algo que está ahí abandonado. Las confederaciones actúan y se cierran pozos y se regularizan pozos donde es posible. Se ha hecho mucho en esta materia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS