Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expareja de Juana Rivas pide cinco años de cárcel por la sustracción de sus dos hijos

Francesco Arcuri solicita además que su expareja pierda la patria potestad de los niños durante ocho años

Juana Rivas, en los juzgados de Granada el pasado septiembre.
Juana Rivas, en los juzgados de Granada el pasado septiembre.

Francesco Arcuri, expareja de Juana Rivas y padre de sus dos hijos de 4 y 11 años, solicita dos años y seis meses de cárcel por dos delitos de sustracción de menores, lo que llevaría a Rivas a cinco años en prisión. Además, solicita ocho años de inhabilitación de la patria potestad, el pago de las costas, nueve meses por un delito de desobediencia judicial de manera subsidiaria y 30.000 euros de indemnización por daños materiales y morales, más los intereses legales pertinente. El fiscal había solicitado, también, cinco años de cárcel pero seis de pérdida de la patria potestad. El ministerio público había obviado el delito de desobediencia judicial.

Tras el escrito del fiscal y de Francesco Arcuri, a la fase de instrucción solo le queda ya la presentación del escrito de la defensa de Juana Rivas. A partir de ahí, el Juzgado de Instrucción 2 de Granada dará por concluida esta fase y todo quedará preparado para el juicio oral. Los hechos se remontan al verano de 2016, cuando Juana Rivas comunica a su expareja que no volverá del viaje que, desde Italia, había hecho unos meses antes a España para visitar a sus familiares. La pareja y los dos hijos convivían en Carloforte, al sur de Cerdeña.

El  hecho de que Rivas no regresara con sus menores provocó una denuncia por sustracción internacional de menores de Arcuri. Previamente, Rivas lo había denunciado en Granada, donde estableció su residencia, por un delito de violencia de género. Tras la denuncia de Arcuri, los tribunales españoles instaron a Rivas a llevar a los hijos a Italia, donde estaba su residencia familiar. El fiscal ha contabilizado en 5 las resoluciones judiciales en ese sentido. En la quinta y la que debía ser la definitiva, Rivas desapareció con sus dos hijos durante algo más de un mes, hasta el 28 de agosto. En este momento, los hijos viven con su padre en Italia, donde han recibido la visita de su madre en algunas ocasiones.

Los problemas judiciales entre Rivas y Arcuri siguen, además, en otros frentes. En este momento, por ejemplo, se celebra en Italia un juicio que deberá determinar la patria potestad sobre los menores. Por otro lado, el Juzgado 3 de Granada ha fijado el 7 de febrero para una vista en la que se determinará el perjuicio económico que causó a Arcuri la falta de entrega de los niños aquel 26 de julio y la desaparición de los tres, lo que obligó al ciudadano italiano a residir en Granada durante algo más de un mes.

Esta cita judicial es resultado de la condena en costas que el Juzgado 3 de Granada emitió obligando a Rivas a restituir los menores a su padre y al pago de las costas “incluidas aquellas en que haya incurrido el solicitante, los gastos de viaje y los que ocasione la restitución o retorno de los menores al Estado de su residencia habitual con anterioridad a la sustracción”. Enrique Fabián Zambrano, representante legal de Arcuri en España, explica que “éste es todavía un procedimiento incidental en el que se determinará por qué conceptos hay que indemnizar a mi cliente, viajes, estancia, etc… Más adelante, durante el juicio se determinarán las cuantías exactas”. El equipo jurídico de Arcuri ha solicitado que su intervención se realice a través de videoconferencia, sin que sea necesaria la presencia física del ciudadano italiano en Granada.

Más información