Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Correa: “La iniciativa fue del PP: si queréis cobrar, facturad a estos empresarios”

El cerebro de la trama Gürtel afirma que Ricardo Costa les dio las instrucciones del supuesto fraude

'El Bigotes', Pablo Crespo y Francisco Correa, durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional.

Francisco Correa, cerebro confeso de la trama Gürtel de corrupción, ha cargado este martes en el Partido Popular valenciano la responsabilidad del pago con fondos ocultos de 3,4 millones de euros a sus empresas de organización de eventos para las campañas electorales de 2007 y 2008. De esta cantidad, 1,2 millones le fueron supuestamente abonados por empresas valencianas contratistas con la administración autonómica en tiempos de Francisco Camps. “La iniciativa fue del PP: si queréis cobrar, facturad a estos empresarios” ha manifestado Correa a preguntas de la fiscal Myriam Segura. “Si no lo hacíamos así, teníamos que quebrar, imagino que a los empresarios les habrán obligado también, de lo contrario tendrían menos adjudicaciones” ha señalado.

Posteriormente, a preguntas del abogado del Estado Edmundo Bal, Correa ha sido más preciso. Según su declaración, fue Ricardo Costa, ex número dos del PP valenciano y también procesado, quien le dijo a Pablo Crespo, gerente del su grupo de empresas, lo siguiente: "Tenéis que facturar con unos empresarios".

Correa, en prisión desde febrero de 2017, ha reiterado su voluntad de “colaborar al 100%” con la Justicia en el juicio por la pieza separada del caso Gürtel sobre la financiación ilegal del PP valenciano. El empresario, de 61 años, ha insistido en que su empresa Orange Market, la filial valenciana de su red, giró las facturas falsas por trabajos realizados para la formación conservadora por necesidad. “Son sociedades honradas que han hecho un trabajo honrado, y como el PP no nos paga hemos emitido facturas falsas para poder cobrar por trabajos realizados; no hay ni una sola factura por un trabajo no realizado”, ha manifestado.

El principal acusado ha declarado justo a continuación de los nueve empresarios que han reconocido que pagaron a Orange Market 1,2 millones de euros por los trabajos que esta empresa realizó para el PP valenciano en las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008. Correa ha utilizado en la primera parte del interrogatorio un tono vehemente, a ratos encendido, y que en ciertos pasajes dejaba traslucir cierta nostalgia por un pasado de lujo y poder. “Yo tenía siete abonos en el Calderón”, “Setenta multinacionales de primer orden trabajaban por nosotros”, ha rememorado mientras daba tragos a una coca-cola que le facilitaron sus abogados, Juan Carlos Navarro y Javier Iglesias.

El empresario reconoció por escrito el pasado 9 de enero que el PP valenciano le pagó en negro 3,4 millones en aquellos años por los servicios de Orange Market en campaña electoral y en periodo ordinario. Con esta confesión busca rebajar la petición de 22 años de prisión que reclama para él Anticorrupción por delitos electorales, de falsedad documental y contra la Hacienda Pública.

Correa se ha desvinculado de la gestión diaria de Orange Market, que llevaba según él Álvaro Pérez, y de las negociaciones con el PP de Valencia. Según él, solo vio dos veces al expresidente del PP valenciano y de la Generalitat Francisco Camps, al que conoció en la boda de Ana Aznar, hija del expresidente del Gobierno José María Aznar y Alejandro Agag. Con Ricardo Costa, número dos del PP valenciano y también acusado, la relación, según él, fue aún menor: habló por teléfono una vez con él por mediación de Álvaro Pérez, El Bigotes. “El partido no le había dado un cargo al que aspiraba y estaba un poco bajo de moral”, recordó. Según él, le animó diciéndole que tenía futuro en el partido y que incluso le veía como futuro presidente del Gobierno español.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >