Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoido y el director de la DGT estaban en Sevilla cuando las nevadas generaron caos en la operación retorno

Gregorio Serrano rechaza dimitir e insiste en que la responsabilidad es de la concesionaria

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, durante una rueda de prensa.

Gregorio Serrano, director general de Tráfico, ha reconocido este lunes en la cadena Ser que se encontraba en Sevilla cuando miles de personas quedaron atrapadas hasta 18 horas por las copiosas nevadas caídas el sábado, durante la operación retorno tras las Navidades. "No he pensado dimitir porque entiendo que no tengo ninguna causa", ha añadido en el programa Hoy por hoy, donde ha insistido en que "la decisión de la gestión interna de la AP-6 [autopista de peaje que está en concesión] no corresponde a la Dirección General de Tráfico (DGT)". El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, se encontraba también en la capital andaluza el sábado, donde acudió por la noche al partido entre el Sevilla y el Betis.

Serrano ha explicado que fue él, como director general de operaciones, quien estuvo al mando de la operación retorno de las vacaciones de Navidad. "Estuve todo el día desde el sábado a las siete de la mañana que me levanté y no me acosté hasta ayer a las 12 de la noche", ha explicado. Fue el domingo por la mañana cuando se trasladó a Madrid, donde se celebró el gabinete de crisis en el que participó también el responsable de Interior, el director general de Protección Civil y Emergencias y el subsecretario del Ministerio del Interior.

“Desde que comenzaron las primeras retenciones, el ministro del Interior estuvo en todo momento informado e informando al presidente del Gobierno sobre las incidencias de tráfico con motivo del temporal de nieve", han asegurado fuentes de Interior, que matizan que "hasta las 22.50 Iberpistas [la concesionaria] no informa de que hay una problema con la nevada", informa Patricia Ortega Dolz. Al agravarse la situación, ya entrada la noche, Zoido estuvo supervisando el operativo y coordinando durante toda la noche el dispositivo con el director general de Tráfico, añaden las mismas fuentes.

"A pesar de contar con todos los medios técnicos y utilizar las nuevas tecnologías para gestionar, coordinar y supervisar cualquier incidencia de estas características, el ministro decidió constituir y presidir en Madrid el domingo por la mañana un gabinete de crisis desde la misma Dirección General de Tráfico", aseguran.

El Gobierno insiste en señalar a la concesionaria

El responsable de la DGT no asume responsabilidades por lo que califica como "desgraciado incidente de la AP-6" y señala a la empresa concesionaria, a la que el Ministerio de Fomento ha abierto un expediente informativo para que "esa empresa explique cómo pudo ocurrir lo que pasó el sábado por la tarde". "La DGT tiene la competencia de controlar miles y miles de carreteras, y no hubo incidencias graves. La AP-6 es una autopista de peaje que tiene su propio centro de gestión y su propia forma de controlar esa vía", ha insistido. 

La DGT y el Ministerio conocían "perfectamente" el plan invernal de la concesionaria, que incluía máquinas quitanieves, fundentes y sal para las vías y el centro de gestión preparado. "Lo demás, la gestión de una avalancha de vehículos y cuándo tienen que cortar, es una gestión que corresponde al operativo viario de ellos. No nos van contando cada cinco minutos lo que van haciendo", ha explicado.

Anna Bonet, directora general de autopistas de Abertis, ha explicado en Onda Cero que la concesionaria está analizando y recopilando información sobre la situación para ver "qué cosas han fallado". "Aplicamos los protocolos que tenemos establecidos y cuando vimos que el de máximo nivel de actuación era insuficiente, fue cuando se solicitaron los próximos pasos pertinentes para pedir los cortes de carril", ha contado Bonet. "La decisión de cuándo se abre y se cierra la tomamos nosotros. La solicitud la hacemos nosotros y la ejecución es responsabilidad de la DGT".

Serrano ha vuelto a culpar también a los conductores. Ha querido "matizar" que es una de "las múltiples causas que ocurrieron en el atasco de la AP-6 el sábado", pero ha señalado de nuevo "la decisión quizás poco acertada de algunos conductores que, sabiendo o teniendo información de las características de la nevada que iba a caer en esa zona, se adentraran a viajar sin cadenas ni neumáticos de invierno, a unas horas donde la noche se iba a echar encima y podía traer problemas".

"Desde el jueves empezamos a informar de la importante nevada que iba a caer el sábado y el domingo", ha asegurado, mediante más de 4.000 mensajes en los paneles para no circular por determinadas vías y más de 500 boletines de radio.

Más información