Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chicle guardará silencio hasta que sepa lo que revela la autopsia

Los padres de la joven asesinada se personan en la causa y designan letrado conjunto

La madre de Diana Quer este miércoles a su llegada a los juzgados de Ribeira.

El autor confeso de la muerte de Diana Quer, José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, no declarará ante el juez que investiga el crimen mientras no conozca el resultado de los diferentes análisis forenses que se están llevando a cabo en Galicia y en Madrid. Mientras tanto, su silencio solo deja la versión que ofreció ante la Guardia Civil, en la que habló de un atropello fortuito. Su esposa ratificó ayer en el juzgado la versión en la que desmontaba su coartada.

Después de una breve comparecencia en la que permaneció callado ante el juez instructor de la causa por la desaparición y muerte de Diana Quer, la joven madrileña que faltó de A Pobra do Caramiñal el 22 de agosto de 2016, El Chicle regresó ayer a la cárcel de Teixeiro (A Coruña) con medidas de prisión incomunicada y sin fianza. La medida de aislamiento acordada por el juez, no obstante, expira hoy, cuando se prevé que declaren dos cuñados que han sido citados en calidad de testigos y que, durante la investigación de la Guardia Civil, habían amparado la misma coartada que la esposa, Rosario R. Los tres habían asegurado que Abuín había pasado aquella noche de fiestas patronales de A Pobra robando combustible en vehículos.

Ayer ante el juez, sin embargo, Rosario R. mantuvo su última versión del sábado pasado en la comandancia de la Guardia Civil de A Coruña. Respondió a todas las preguntas del titular del juzgado de Instrucción número 1 de Ribeira, Félix Isaac Alonso, y dijo que se había confundido de fecha y que aquel 22 de agosto en que desapareció sin dejar rastro Diana Quer ella había permanecido toda la madrugada en casa.

Según la defensa de Abuín Gey, el investigado en la causa por detención ilegal, asesinato u homicidio y posibles delitos contra la libertad sexual de Diana Quer no romperá su silencio mientras no se conozca el resultado de la autopsia. Estas pruebas forenses, no obstante, pueden llegar a tardar hasta tres meses debido a la complejidad de los análisis encargados a técnicos de Madrid. Probablemente la semana que viene el juez dispondrá de un avance de las pruebas periciales llevadas a cabo en Galicia, aunque todavía no serán definitivas. Los investigadores tratan con ellas de comprobar si la víctima fue estrangulada y violada, en lugar de arrollada con el Alfa Romeo gris plata de El Chicle, como este ha manifestado en sus declaraciones oficiales ante la Guardia Civil.

ÚLTIMAS NOTICIAS SOBRE EL 'CASO DIANA QUER'

El Chicle guardará silencio hasta que sepa lo que revela la autopsia

Consulta la información más actualizada del caso Diana Quer: reportajes en profundidad, análisis, entrevistas, cronología de los hechos...

La esposa de Abuín fue ayer la primera en prestar declaración ante el juez. Tras su comparecencia continúa en libertad, sin medidas cautelares, pero mantiene su condición de investigada en la causa mientras el instructor no tenga elementos suficientes para “descartar su participación” en los hechos. En torno a las diez y media de la mañana abandonó los juzgados escoltada por agentes de la Guardia Civil, que la están acompañando desde hace varios días. A la salida, su abogado, el letrado coruñés Manuel Meiriño, no quiso dar explicaciones sobre su interrogatorio pero expresó el pésame de su defendida a la familia de Diana Quer.

El juez decidió el martes separar la causa de la muerte de la joven de Pozuelo de la otra contra El Chicle por el intento de secuestro de una mujer el día de Navidad en Boiro, en la misma comarca en la que desapareció Diana Quer. Este último suceso desencadenó la detención el viernes de la semana pasada. La decisión de separar ambas investigaciones, claramente relacionadas para los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), fue tomada en aras de la "agilidad procesal", según el magistrado. El caso ha recaído en el juzgado número 2 de Ribeira, el mismo que en septiembre de 2016 abrió diligencias por el caso de la custodia de la hermana de Diana Quer que enfrentaba a los padres. No obstante, de momento lo ha asumido Alonso, el titular del 1, porque su compañera se encuentra de vacaciones navideñas.

Abuín también estaba citado ayer para declarar por el intento de secuestro de la mujer de Boiro, de 28 años, en el que se le investiga por los presuntos delitos de detención ilegal, robo con violencia e intimidación, lesiones y contra la libertad sexual. Igualmente aquí se acogió a su derecho a no declarar. Acto seguido, el juez ratificó también la medida de prisión provisional incomunicada y sin fianza por este caso.

En la casa del matrimonio investigado por la desaparición de Diana Quer, en el lugar de Outeiro (Rianxo, A Coruña) aparecieron ayer pintadas en las que se podía leer "asesino", "cómplice" (supuestamente por su pareja provisionalmente imputada) y "Chiquilín, estàs morto [muerto]". Chiquilín o El Chiqui son otros de apodos con los que todo el mundo conoce en la zona a El Chicle. A su llegada al juzgado también fue increpado por decenas de personas que se apostaron durante toda la mañana ante el edificio en Ribeira. Mientras, en otra zona próxima del municipio, el lugar de Asados, a los pies de la nave industrial donde apareció su cuerpo, pervive y crece un improvisado altar con flores y cirios en homenaje a la joven que perdió la vida en la comarca donde veraneaba desde niña. Una de las coronas de flores la llevó su propia madre.

El abogado que fue “la voz” de Asunta, representa ahora a Diana

S. R. P.

Los padres de Diana Quer se han unido para hacer justicia por su hija juntos y han elegido con ese fin al abogado que en su día representó a la Asociación Clara Campoamor en el caso Asunta. El penalista ferrolano Ricardo Pérez Lama ejercerá la acusación particular en la causa reabierta por la desaparición y muerte de Diana Quer en representación de Juan Carlos Quer Pinto y Diana Cristina López-Pinel Pinarello, divorciados y anteriormente enfrentados en los tribunales a causa de la separación y la custodia de sus hijas. La Asociación Clara Campoamor lo designó en 2013 para que fuese “la voz” de la niña compostelana durante el proceso que sentó a sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra en el banquillo y acabó con ellos en prisión cumpliendo una condena de 18 años.

Más información