Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chicle confiesa que intentó violar a Diana Quer pero ella se resistió y la estranguló

El detenido se desdice de su primera versión de que atropelló a la joven accidentalmente

José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, ha confesado esta madrugada ante la Guardia Civil que asaltó a Diana Quer -cuyo cadáver ha sido hallado hoy en una fábrica abandonada de Rianxo (A Coruña)- cuando la vio caminando sola por la calle y que intentó violarla, pero que, debido a que la joven se resistió fuertemente, la estranguló. Según fuentes de la investigación, en su primera declaración tras derrumbarse y confesar el crimen, el detenido aseguró que había atropellado a la joven accidentalmente y que había lanzado el cadáver al mar.

Tras dejarle sin coartada su mujer, Abuín, de 41 años, se vino abajo y confesó la muerte de la joven. Sin embargo, en un primer momento quiso hacer creer a los guardias civiles que le interrogaban que todo había sido un accidente. Contó que aquella noche del 22 de agosto de 2016 él circulaba con su vehículo Alfa Romeo y atropelló accidentalmente a Diana, que entonces tenía 18 años. Tras la muerte, explicó El Chicle, arrojó el cuerpo al mar.

Los investigadores no creyeron su versión y le hicieron ver las numerosas contradicciones en las que había incurrido durante su testimonio hasta que, finalmente, relató que vio a la joven caminar sola y se acercó a ella con el coche dispuesto a asaltarla. Ella se resistió fuertemente, lo que le llevó a estrangularla. En todo momento ha negado que abusara sexualmente de ella. Asustado tras el crimen, añadió, cargó el cuerpo en el coche y lo trasladó al pozo de la nave abandonada donde finalmente ha sido hallado esta madrugada.

Sobre las diez y media de la mañana se ha efectuado el levantamiento del cadáver, que ha salido de la nave en una furgoneta una hora después, sobre las once y media, hacia el Instituto Forense Gallego, en Santiago de Compostela.

El análisis forense del cuerpo, que se iniciará en las próximas horas, revelará qué hay de verdad y de mentira en esa segunda confesión y, hasta ahora, última versión. A pesar del tiempo transcurrido desde la muerte, el cadáver de Diana Quer se encontraba en bastante buen estado, según han revelado los investigadores, lo que en un primer momento ha permitido confirmar que se trata de Diana sin género de dudas -aunque se le practicarán pruebas de ADN para confirmarlo-. También facilitará el estudio forense para conocer las verdaderas circunstancias y causas de la muerte.

La nave abandonada donde Diana Quer llevaba oculta más de 500 días se encuentra en la parroquia de Asados, una aldea del municipio de Rianxo, a cinco kilómetros del lugar donde se le perdió la pista al móvil de la chica y de Outeiro (parroquia de Taragoña), la aldea del autor confeso del crimen. Se trata, según detallan las mismas fuentes, de un escondite que las bandas de narcotraficantes usan para el trapicheo.

Más información