Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caza de Igor el Ruso

Los guardias que siguieron durante días su rastro ignoraban que era uno de los fugitivos más buscados de Italia

Agentes de la Guardia Civil trasladan al serbio Norbert Feher, Igor el Ruso, acusado del asesinato de dos guardias civiles y un ganadero, a su salida de los juzgados de Alcañiz (Teruel).

Este es el relato cronológico —contado por la Guardia Civil de la zona— de la persecución y detención de Norbert Feher, más conocido como Igor el Ruso, acusado del triple crimen de Teruel y uno de los criminales más buscados de Italia. El pasado 14 de diciembre disparó a bocajarro y mató a dos guardias civiles y a un ganadero, que le seguían la pista pensando que era un violento ladrón de casas de campo vacías.

Día 5 de diciembre, plena luz del día (hora sin determinar), Albalate del Arzobispo (Teruel). El propietario de una masía no puede entrar en su casa. Llama al cerrajero para que cambie la cerradura. Cuando logran entrar en la vivienda reciben disparos. El dueño de la casa, de 72 años, recibe un balazo en el abdomen y resulta herido de gravedad. Cae al suelo y se hace el muerto. El cerrajero trata de cortarle el paso al presunto ladrón armado: le empuja, le persigue y resulta herido en el codo mientras el pistolero huye.

Entre tanto, el propietario de la vivienda logra ponerse de nuevo en pie y subirse a su coche. Avisa de lo ocurrido al cuartel de Albalate y los dos heridos son trasladados a un centro sanitario y salvan la vida.

La Guardia Civil llama a varias patrullas de la zona para hacer un minidespliegue. Con la ayuda del herrero hacen un retrato robot del individuo. Se sabe que lleva un arma corta, no una escopeta de caza como las que se usan habitualmente en la zona, y que dispara sin dudar. Más tarde se sabrá que se trata de un Smith Wesson. “Un arma poco común”.

El PSOE pide explicaciones en el Congreso

P.O.D.

El PSOE quiere que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, comparezca en la Comisión de Interior del Congreso para dar cuenta de todos los detalles que han rodeado la búsqueda de Igor el Ruso, pero no sólo tras el triple asesinato de dos guardias civiles y un ganadero del que se le acusa en Teruel, sino desde el primer tiroteo que protagonizó, nueve días antes de su detención.

La Guardia Civil identificó al presunto autor del triple asesinato, al serbio Norbert Feher,uno de los criminales más buscados en Italia por ser el principal sospechoso del asesinato de dos personas en ese país. En concreto, el PSOE pretende que Nieto informe de las actuaciones realizadas por el Ministerio del Interior para hacer frente a la “grave situación” producida en Albalate de Arzobispo, Ariño y Andorra (Teruel), tras un primer tiroteo, el 5 de diciembre, en el que resultaron heridas por arma de fuego dos personas, y el asesinato, nueve días después, de dos guardias civiles y un ganadero.

En días sucesivos, el pequeño operativo que hay montado con dos parejas de guardias patrullando la zona se refuerza con dos unidades Roca (especializadas en la investigación de robos en el entorno rural). Un total de ocho hombres tratan de dar con ese tipo peligroso. Se sabe que sigue activo porque continúan las denuncias de pequeños robos en la zona. Los dueños de las casas de campo hablan de que les falta comida, “latas y productos no perecederos que suelen almacenar en sus viviendas, principalmente”.

Día 11 de diciembre. Una llamada nocturna al cuartel informa de que han visto a una persona merodeando en una masía. Una patrulla se acerca al lugar señalado y no encuentra a nadie.

Día 14 de diciembre, zona del Ventorrillo (municipio de Andorra), primera hora de la tarde. José Luis Iranzo, buen conocedor de la zona, lleva un par de días colaborando con los agentes en la localización del ladrón. Esa tarde se dirige con su padre a su masía, donde trabajaban con ganado. A primera hora de la tarde notan algo extraño, faltan cosas en la casa, y avisan a los guardias. Llega una patrulla y no encuentra nada.

Poco después, al caer la noche, desde el campo, Iranzo cree ver una luz en la casa. Hacia las 18.45 sube en su furgoneta Mitsubishi pickup verde y se dirige hacia allí. Muere abatido en una estancia de la vivienda.

El padre oye al menos dos disparos y a los perros ladrar. Llama al puesto de la Guardia Civil y les dice que puede haber alguien hiriendo a los perros en la casa. Acto seguido ve cómo el coche de su hijo (la pickup verde) pasa como un rayo, sin detenerse a su lado pese a sus gritos. Él no lo sabe aún, pero quien conduce ahora esa camioneta es Igor el Ruso, que acaba de emprender su huida hacia otra masía cercana.

Hacia las 19.00, zona del Ventorrillo. Vuelven los guardias: seis. Llegan hasta el punto donde se encuentra el padre de Iranzo. Uno de los agentes se queda con él. Tres se dirigen hacia la casa de donde supuestamente provenían los disparos. Y otros dos, Víctor Jesús Caballero y Víctor Romero (Equipo Roca), se dirigen hacia la masía a la que supuestamente ha huido el ladrón, a unos 300 metros. Es una planicie y, de día, se divisan perfectamente las tres chimeneas de la Central Térmica. Pero ya es noche casi cerrada.

Los primeros en llegar a su destino son Caballero y Romero, que son recibidos a tiros por Igor. Llevan chalecos antibalas pero los múltiples disparos les afectan a órganos vitales: uno cae al lado del coche y otro a escasos metros. Los dos mueren. Las luces del vehículo quedan encendidas. Igor el Ruso les roba sus armas reglamentarias (dos pistolas Beretta) y continúa su huida en la pickup de José Luis.

Hacia las 19.15. Los otros tres guardias que se han dirigido a la casa de José Luis no le han encontrado. Es de noche y no se ve. Así que se van hacia la masía cercana, donde han escuchado “entre 6 y 12 disparos” (según las distintas versiones). Allí encuentran a sus dos compañeros abatidos. Tratan inútilmente de reanimarles. Les suben al coche y se dirigen al pueblo en busca de ayuda médica. Los dos mueren.

Hacia las 19.30. Llega la última patrulla que formaba el operativo de ocho agentes. La más alejada de la zona cuando ocurrió todo. Ellos vuelven a la masía de José Luis y encuentran su cuerpo.

Entre 19.30 y 19.45. Se monta la “operación jaula”. Los supervivientes dan la voz de alarma y desde la comandancia de Alcañiz se monta una operación para apresar al asesino. Se suma una Unidad Especial de Detención (30 miembros), una unidad GAR (otros 30 miembros), una unidad GRS (50 miembros)… Se calcula que cerca de 200 efectivos están acorralando al peligroso individuo.

Día 15 de diciembre, 3.00 de la madrugada, zona próxima a Canatavieja. Igor el Ruso lleva casi ocho horas perseguido. Una patrulla le ha visto pasar por Aguaviva. Al parecer, “ha bebido, quizá para mantenerse despierto o entrar en calor”. Se sale de la vía 223 con la pickup. Abandona el vehículo. Coge la bicicleta que Iranzo llevaba en la parte de atrás de su furgoneta y avanza unos 200 metros. La abandona y sigue a pie.

Los primeros agentes que llegan ven el vehículo y la bicicleta. Ante la posibilidad de que se trate de una trampa, pasan de largo y avisan al resto del operativo. Lo tienen localizado. Esperan a que se agote. El frío y el cansancio arrecian. Efectivamente, le encuentran “adormilado” entre la maleza hacia las 3.00 de la madrugada. Le detienen y le llevan a la comandancia de Alcañiz.

 

Más información