Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión sin fianza para Rodrigo Lanza, acusado de matar por unos tirantes con la bandera de España

El joven antisistema ha sido trasladado a las 9.00 al juzgado de guardia de la Ciudad de la Justicia zaragozana

Rodrigo Lanza, el detenido como presunto autor de la agresión que provocó la muerte de Víctor Laínez.
Rodrigo Lanza, el detenido como presunto autor de la agresión que provocó la muerte de Víctor Laínez.

La juez de Guardia de Zaragoza, Natividad Rapún, ha acordado este mediodía el ingreso en prisión sin fianza de Rodrigo Lanza, el joven antisistema detenido como presunto autor de la agresión que provocó la muerte de Víctor Laínez. Este último, de 55 años, falleció el pasado 12 de diciembre en Zaragoza como consecuencia de una pelea con Lanza provocada por los tirantes con la bandera de España que lucíaEl joven antisistema, un activista del movimiento okupa que en 2008 ya fue condenado a prisión por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona, ha sido trasladado a las 9.00 al juzgado de guardia de la Ciudad de la Justicia zaragozana.

La pelea que terminaría días más tarde con la vida de Laínez se produjo sobre las 2.30 de la madrugada del pasado viernes en la calle Antonio Agustín, en el casco viejo de Zaragoza, donde la víctima y su presunto agresor coincidieron mientras tomaban copas con sus respectivos acompañantes en el bar El Tocadiscos. Según los testimonios recabados por la policía, el atacante y las tres personas que iban con él —un hombre y dos mujeres— increparon a Láinez por sus tirantes y le llamaron "facha". Él respondió a los insultos.

Tras el incidente, Laínez abandonó el local y los dos agresores salieron tras él. Según los testigos, fue Lanza quien supuestamente propinó a Laínez un fuerte golpe en la cabeza con una barra metálica que le dejó inconsciente en el suelo. El agresor y su acompañante propinaron además varias patadas al caído antes de huir. La autopsia practicada a Laínez ha confirmado este jueves que su muerte se produjo como consecuencia de un traumatismo craneal y que recibió más de un golpe en la nuca. Sin embargo, los forenses aún no han podido concretar en su informe preliminar de qué tipo de objeto o herramienta se valió el autor del crimen para atacar a la víctima por la espalda. Los especialistas se encontraron con un cuerpo bastante alterado por los tratamientos médicos y todavía deben estudiar las lesiones para concretar qué objeto utilizó el agresor.

Laínez, natural de Terrassa (Barcelona), aunque residente en Zaragoza desde hace años, ingresó poco después de la pelea en el Hospital Clínico de la capital aragonesa con un severo traumatismo craneoencefálico y cuatro coágulos que le provocaron la muerte cerebral el pasado martes.

La misma noche de la agresión, la Policía Nacional abrió una investigación que desde el primer momento se dirigió hacia integrantes de los grupos radicales de izquierda zaragozanos. Las pesquisas permitieron la detención de Lanza a última hora del lunes. El martes, la Policía detuvo, y luego dejó en libertad, a su acompañante, a quien imputa omisión del deber de socorro pues, aunque estaba con el presunto agresor, no participó en el ataque.

Rodrigo Lanza Huidobro procede de una familia de clase media alta chilena. Nacido en Viña del Mar hace 33 años, este joven antisistema es nieto del almirante Sergio Huidobro, uno de los principales apoyos del dictador Augusto Pinochet.

La mujer del policía al que Lanza dejó tetrapléjico: "La violencia nunca es buena"

AGENCIAS

María Rosa, la mujer del policía al que Rodrigo Lanza dejó tetrapléjico en 2006, no ha querido manifestarse sobre la nueva agresión que ha cometido Lanza en Zaragoza. "La violencia nunca es buena, nunca trae nada bueno", se ha limitado a decir en una entrevista en Cope , en la que ha recalcado que nunca va a entrar en "polémicas" por el ataque que sufrió su marido, Juan José Salas. "Lo único que quiero es agradecer a todos los que me han apoyado estos años", ha puntualizado.

En el año 2006, Salas —que era agente de la Guardia Urbana— recibió una pedrada de Lanza que lo dejó tetrapléjico. La agresión se produjo en el marco de los altercados registrados durante una fiesta okupa ilegal que se celebraba en un inmueble del casco antiguo de Barcelona con más de mil asistentes. Lanza fue condenado por estos hechos. Según ha relatado María Rosa, Salas actualmente está "estable" pese al daño cerebral que sufre que le impide incluso poder "escuchar": "Es feliz, vive con sus hijos, con su familia", ha señalado.

Más información