Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo frente barrerá la Península en mitad del puente de diciembre

El jueves se prevé la entrada de una banda de precipitaciones que afectará sobre todo a Galicia y el Cánbrico y para el viernes se espera otro temporal de nieve y frío

Una calle de Valencia mojada en las últimas lluvias.
Una calle de Valencia mojada en las últimas lluvias. EFE

El largo puente de diciembre, con las festividades de la Constitución y de la Inmaculada, se presenta con dos caras bien diferenciadas desde el punto de vista meteorológico. La primera parte de la semana estará dominada por el tiempo anticiclónico, con cielos despejados, temperaturas diurnas en ascenso y mínimas que se mantienen por los suelos, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Sin embargo, para la segunda mitad, sujeta todavía a cambios y a mucha incertidumbre, se espera la irrupción de un nuevo frente por Galicia, que afectará sobre todo al tercio norte occidental y que puede (o no) barrer toda la península y dejar lluvias. Al final de la semana, se atisba la llegada de un nuevo temporal de nieve.

Tras el frente que dejó nieves en media España y los termómetros tiritando, el domingo se impuso de nuevo el anticiclón, que ha barrido las precipitaciones y que está calentando la masa de aire polar responsable de la bajada de las temperaturas, describe Delia Gutiérrez, portavoz de la Aemet. De lunes a miércoles, "la situación será estable, con cielos despejados, las temperaturas diurnas en ascenso en toda la Península y Baleares y las mínimas, sin cambios destacables, se mantendrán bajas", continúa.

Donde más subirán las temperaturas será "en las zonas de montañas, donde el ascenso será de entre tres y cuatro grados", precisa Gutiérrez, que añade que en casi todo el interior, será de entre dos y tres grados. Esta subida de las temperaturas, sumado a que hace sol y a la retirada de los vientos —salvo levante fuerte en el Estrecho y Alborán, hace que la sensación de frío sea mucho menor. "Las temperaturas diurnas están ahora en valores normales para esta época del año, sin embargo las noches siguen siendo muy frías", matiza la portavoz. 

"Las heladas serán generalizadas, de cinco grados bajo cero en amplias zonas del interior y de hasta 10 grados bajo cero en zonas de montaña", señala Gutiérrez. Estas mínimas estarán acompañadas de con nieblas en zonas del interior del norte peninsular, sobre todo en el valle del Duero donde irán acompañadas de cencellada (paisajes blancos pero no de nieve, sino de hielo). Mientras tanto, en Canarias se esperan algunos intervalos nubosos y vientos de componente este con probabilidad de calimas.

"La segunda mitad de la semana, siempre con mucha prudencia, será totalmente distinta", avanza Gutiérrez, que indica que "el escenario más probable ahora mismo" es que a partir del jueves entre una banda de precipitaciones por Galicia, que "puede barrer la Península y afectar a más zonas", aunque Gutiérrez remite a futuras actualizaciones de la previsión especial. Este frente atlántico, que comenzará a entrar por Galicia en las últimas horas del miércoles, se extenderá a lo largo del jueves por esta comunidad y el viernes llegará al Cantábrico occidental y al oriental.

Las precipitaciones hoy por hoy "son más probables y se prevén más intensas" en una línea imaginaria que va "de Lisboa a los Pirineos", es decir, Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja y buena parte de Castilla y León. También es más probable que llueva en las islas Baleares, sobre todo en Menorca. Canarias "se salve por completo". "A partir de ahí, la banda irá barriendo la Península pero hay más margen de incertidumbre: puede que se refuerce el frente y las precipitaciones se generalicen", añade Gutiérrez. 

Después de este frente de precipitaciones, de cara al fin de semana la Aemet prevé que se produzca "un giro al norte del viento", lo que permitirá la entrada entre el viernes y el sábado de una nueva masa de aire polar con más frío, más lluvias y más nieve. "El sábado, las lluvias serían sobre todo en el Cantábrico y también el sábado y el domingo en el norte de Baleares", dice la portavoz, que agrega que la cota de nieve baja. "La cota será el viernes de 300 a 600 metros en Navarra y Pirineos, de 500 a 900 en el resto de sistemas montañosos y de la meseta norte".

El viento será ocasionalmente fuerte en el Cantábrico, cuadrante noreste peninsular y Baleares. Son probables también precipitaciones débiles en Canarias, sobre todo en el norte de las islas. En cuanto a las temperaturas, al final de la semana subirán las mínimas y bajarán las máximas por la nubosidad, mientras que el sábado y el domingo se espera una bajada generalizada de temperaturas diurnas y nocturnas si finalmente entra la masa de aire frío.

Más información