Las obras de soterramiento en Murcia no logran calmar las quejas vecinales

Los vecinos consideran que el arranque de los trabajos no se ha hecho en el lugar adecuado

Trabajadores de Adif Alta Velocidad inician las obras de soterramiento de las vías del tren frente a la estación del Carmen (Murcia).Vídeo: MARCIAL GUILLÉN (EFE)

Las obras para soterrar las vías del tren a su paso por Murcia dan este miércoles su pistoletazo de salida. Medio año antes de lo previsto y empujado por una fortísima presión vecinal, ADIF ha comenzado hoy a instalar las máquinas que, en tres meses, habrán instalado 400 metros de pantallas de hormigón a 20 metros de profundidad que formarán las paredes del túnel por el que el AVE y el resto de trenes llegarán a la estación del Carmen. El gesto, sin embargo, no ha calmado los ánimos entre los vecinos, que desde septiembre se manifiestan a diario. Su última queja: el lugar por el que han empezado las obras.

Más información
La fiscalía pide dos años de cárcel para el expresidente de Murcia por fraude
El cierre del paso a nivel que ha incendiado Murcia

Entre una gran expectación mediática y una fuerte presencia policial, el director de Construcción de ADIF, Juan Tébar, explicaba esta mañana en la playa de vías de la estación del Carmen de Murcia el proyecto hoy se pone en marcha. A sus espaldas, una enorme máquina con apariencia de grúa (es, en realidad, una "pantalladora") marca el inicio de las obras del soterramiento: tardarán unos tres días en montarla y en instalar los muros guía que permitirán las excavaciones.

Una pantalla de hormigón a 20 metros de profundidad irá avanzando cinco metros al día durante los próximos tres meses. Será la pared sur del túnel por el que los trenes, incluido el AVE, entrarán en la estación.

En realidad, estos trabajos eran los últimos que tenía previsto ejecutar la empresa Aldesa, a la que se ha adjudicado el soterramiento de 1,1 kilómetros de vías desde la Senda de los Garres hasta el paso a nivel de Santiago el Mayor. El proyecto inicial preveía construir una rampa desde allí hasta la entrada de la estación, pero se modificó a petición de los vecinos, que querían la llegada a los andenes también bajo tierra, para garantizar la continuidad de la obra. Pero en esta zona la amplitud del terreno es mayor, se pueden desmontar algunas vías sin interrumpir el tráfico ferroviario y se puede trabajar en "el agujero" a la vez que se instala una vía provisional en el resto del trayecto a soterrar. Por ella discurrirán los trenes mientras la vía actual queda inutilizada para poder hacer el túnel del soterramiento.

ADIF quiso hacer este adelanto para ganar credibilidad entre los vecinos, que desde mediados de septiembre se manifiestan a diario en unas protestas que han alcanzado un alto grado de tensión y que tuvieron su punto máximo el 3 de octubre, cuando unos 100 encapuchados provocaron importantes daños en las vías coincidiendo con la instalación de pantallas acústicas, y que cortaron el tráfico ferroviario durante cuatro días. Antes se habían producido otros altercados, desde escraches hasta quema de maquinaria. Apenas una semana después el presidente de ADIF, Juan Bravo, anunciaba el adelanto de las obras, lo que rebajó ligeramente la tensión, si bien se han mantenido las manifestaciones diarias, incluso con una protesta en Madrid el 28 de octubre, y ha ardido más maquinaria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De hecho, esta "primera piedra" del soterramiento tampoco ha dejado satisfechos a los vecinos, que esta misma mañana volvían a manifestarse en Santiago el Mayor. El portavoz de la Plataforma Pro-Soterramiento, Joaquín Contreras, explicaba que, para ellos, las obras están "fuera de lugar", literalmente hablando: creen que se están llevando a cabo fuera del tramo adjudicado.

En ese sentido, ha señalado que los trabajos actualmente adjudicados a Aldesa comprenden un tramo de 1.100 metros desde la Senda de Los Garres hasta Santiago el Mayor, mientras que las obras se han iniciado "en el solar contiguo", en la estación, donde los trabajos saldrán a licitación en la primavera de 2018.

Juan Bravo se reunirá este jueves de nuevo con los vecinos, y también con los representantes políticos y empresariales de la región para explicarles una vez más el proyecto, pero Contreras se muestra claro en su diagnóstico de la situación: "Si con esta operación las administraciones, que han perdido su credibilidad, quieren recuperarla, creo que no es la estrategia más acertada, porque añade confusión a la situación", ha asegurado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS