La policía investiga si el padre que degolló a su hija quería vengarse de la madre

Decenas de personas condenan en Alzira la muerte de una niña de dos años a manos presuntamente de su padre

El presunto homicida de Alzira sale del piso donde supuestamente este domingo degolló a su hija.Foto: atlas | Vídeo: Monica Torres / atlas

La madre de la niña de dos años degollada ayer domingo en Alzira por su padre iba a separarse de él, según ha manifestado la tía de la pequeña. La policía investiga si el padre lo hizo por venganza hacia la madre. "Es una de las líneas de investigación. El caso está abierto", ha manifestado el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues.

La pareja, de origen rumano, vivía de alquiler en un piso en la calle Pare Castell de Alzira desde hacía unos dos años y, según fuentes policiales, no hay constancia de denuncias previas por violencia de género. El alcalde de la localidad valenciana, Diego Gómez, ha dicho después de los tres minutos de silencio que se han guardado ante el Ayuntamiento, que la madre, atendida tras el crimen de una crisis nerviosa, se encuentra protegida por un entorno familiar, con dos psicólogos de apoyo. 

Manuela, tía de la niña, ha acudido a la concentración de la plaza y, muy afectada, ha explicado que su hermana iba a separarse de su pareja. Joana, una compañera de trabajo de la madre -empleada de un almacén frutícola-, ha añadido que Victorita -más conocida como Vio- no se había separado antes por limitaciones económicas. “No tenía dinero para divorciarse”, ha comentado tras asegurar que la pareja convivía en el mismo piso pero la relación de pareja se había deteriorado.

La madre, de 24 años, salió, según la familia y amigos, el domingo por la tarde dispuesta a denunciar a la policía a su pareja tras una discusión -a la policía no le consta ninguna-, y apuntan a que la madre pudo recibir una llamada de su pareja amenazándola. Cuando la madre llegó corriendo hasta el domicilio se encontró a la policía y una unidad del SAMU. La pequeña estaba muerta y ella fue atendida de una crisis nerviosa.     

“Mi hermana está acabada, terminada”, ha dicho la tía de la niña. “Mi hermana quería venirse a vivir conmigo. Déjalo, le dije hace tiempo. Pero él le decía a ella que la quería mucho, que iba a cambiar, incluso que se mataría si lo dejaba”. La brigada de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía se encarga de la investigación y el hombre está detenido por los presuntos delitos de homicidio, violencia de género y daños. Los agentes han tomado declaración a ambos pero el detenido no ha respondido.  

Una de las vecinas de Alzira llora en la concentración donde se ha condenado el crimen de la niña de dos años.
Una de las vecinas de Alzira llora en la concentración donde se ha condenado el crimen de la niña de dos años.MÒNICA TORRES
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Ayuntamiento de Alzira, en Valencia, ha celebrado a mediodía ante las puertas del Consistorio una concentración para condenar la muerte de la pequeña. El presunto homicida, que confesó su crimen tras precipitarse por el balcón de su casa, fue detenido y a estas horas está, custodiado por la policía, en el domicilio para la reconstrucción de los hechos.

Desde el Ayuntamiento destacan la complejidad de la situación y manifiestan su conmoción por los hechos, para apelar a la concienciación en el ámbito educativo y en los medios de comunicación. "Siempre que ocurre una situación complicada, cae sobre el eslabón más débil, que son los hijos", ha manifestado el alcalde de Alzira.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS