Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miquel Iceta pide un pacto de Estado para Cataluña

El secretario de los socialistas catalanes prefiere una negociación antes que unas elecciones para evitar el 155

El líder del PSC, Miquel Iceta, durante una rueda de prensa en la sede del partido en Barcelona.
El líder del PSC, Miquel Iceta, durante una rueda de prensa en la sede del partido en Barcelona. EFE

Miquel Iceta, primer secretario del Partit del Socialistes Catalans (PSC), ha pedido este martes "ayuda" en Madrid para la negociación de un pacto de Estado para Cataluña. "Son temas que llevan demasiado tiempo sin ser objeto de una negociación sensata", ha dicho Iceta.

El dirigente catalán ha ofrecido dos opciones para que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, vuelva a la legalidad antes de la ejecución del artículo 155 en el Senado este viernes: uno, elecciones en el marco legal vigente o, dos, ofrecer "diálogo político" en el Senado. Iceta preferiría la segunda: "Me gustaría más que aprovechara el debate del Senado para empezar el diálogo que llega 5 años tarde", según ha asegurado en una conferencia organizada por el club Siglo XXI.

Las elecciones no aportarían ninguna solución inmediata ni a largo plazo, para Iceta: "No son una cosa milagrosa. Pueden cambiar algo, pero el problema seguirá exactamente igual", ha dicho, y ha descartado que unos comicios den mejor posición de salida a los distintos partidos: "Nadie puede estar seguro de tener una mejor situación para iniciar esa negociación después de unas elecciones, ¿por qué no empezarlas antes?"

Esa negociación debería enmarcarse en un pacto de Estado para Cataluña. Nada más, según Iceta, haría cambiar la situación en Cataluña: "No es un suflé que ya bajará, no es una inflamación que remitirá, no es un síntoma pasajero", ha dicho. Su propuesta incluye negociar "a fondo" las 46 demandas que planteó el president de la Generalitat al presidente Rajoy, "salvo la demanda relativa al referéndum", ha dicho, ya que "los socialistas vemos posibilidades de acuerdo en una gran mayoría de ellas".

Iceta ha pedido también un nuevo sistema de financiación autonómica, una ley orgánica de amparo de la pluralidad lingüística de España, reconocer la importancia estratégica de Barcelona o mejores infraestructuras como la red de cercanías de Barcelona o el corredor mediterráneo, que "no es solo catalán, sino valenciano, murciano y andaluz, y por tanto tiene que ver con el interés de España".

Iceta dejaría para más adelante la "reforma federal" de la Constitución, que "no tiene que ser el primero de los elementos a abordar". Iceta cree que el problema catalán no va a desaparecer con el enfrentamiento actual: “No soy partidario de resolver un empate por la mínima”, ha dicho. La resolución del conflicto en “la prórroga ni a los penaltis” no es algo que vaya a satisfacer a un número suficiente de catalanes. Este pacto de Estado, en cambio, “no va de contentar a los independentistas, sino de seducir a una amplía mayoría”, ha añadido. En ese marco debería celebrarse un referéndum para que todos los españoles votaran y aceptaran el nuevo texto. 

Para quiénes deberían ser los participantes en el pacto, Iceta ha recurrido a la definición de la Wikipedia: debería negociarse entre "partidos políticos de tendencias opuestas para enmarcar la acción del Estado a largo plazo".

El acuerdo debería incluir, para Iceta, un reconocimiento de "las características singulares de la sociedad catalana, su identidad nacional y su vocación de autogobierno".

Los equilibrios con las elecciones y el 155

Iceta ha admitido también que la decisión final sobre el apoyo del PSOE al Gobierno en el 155 no depende de él, pero ha explicado qué sería aceptable para él. "Podrían intentar que las elecciones remitieran a la ley de transitoreidad", ha dicho Iceta, lo que las invalidaría. Sin embargo, en un ejercicio de malabarismo, Iceta ha explicado que el uso de la palabra "constituyente" para definir los comicios podría llegar a ser válido en un supuesto: "Las pasadas elecciones fueron calificadas de plebiscitarias. Esta vez, si se convocan elecciones, es privativo de cada partido definir como quiera sobre esas elecciones, pero no sería obligatorio para toda la ciudadanía", ha dicho.

Aunque ha reconocido que la interpretación definitiva no será la suya: "En el momento en que se produjese ese supuesto el Gobierno, el PP, el PSOE, Ciudadanos, deberían hacer sus valoraciones y obrar en consecuencia", ha dicho.

Más información