Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misión de observadores concluye que el referéndum no cumple los "estándares internacionales"

La violencia y la falta de garantías impidieron una votación acorde con las reglas, según la misión del embajador Daan Everts

Un hombre vota en el referéndum en el colegio Collaso i Gil de Barcelona.
Un hombre vota en el referéndum en el colegio Collaso i Gil de Barcelona.

La misión de observadores internacionales dirigida por el embajador holandés Daan Everts ha concluido que, por todo lo ocurrido, antes y en el día del referéndum, era "improbable" que se dieran "las garantías de un referéndum bien hecho". "La Misión debe concluir que el referéndum, tal y como se hizo, no puede cumplir con los estándares internacionales", añade.

El equipo de Everts empieza su informe condenando la violencia del pasado domingo: "El uso de la fuerza mostrada por la policía española no tiene lugar en democracias establecidas". El texto pone en contexto también las decisiones previas, ya que "tras una sentencia del Tribunal Constitucional", dice, "el Gobierno respondió con fuerza para prevenir y desmontar los intentos de organizar el referéndum". Todo esto provocó que se generase "mucha preocupación sobre libertades fundamentales de expresión, asamblea, asociación y el procedimiento legal". Esa actuación tuvo el efecto contrario al deseado, según Everts: "Reforzó el número de aquellos que apoyaban el referéndum".

El equipo de observadores destinados a los colegios durante el referéndum vieron problemas. "En dos tercios de los colegios electorales visitados, algún tipo de material esencial como urnas, papeletas, cabinas o registro electoral no estaban disponibles". Sin embargo, sigue, "en el 98% de los colegios visitados la gente podía emitir su voto".

La entidad que paga la misión de Everts, el Hague Center for Strategic Studies, ha admitido que trabaja para un cliente, pero no ha querido revelar quién es exactamente, a pesar de numerosas peticiones, informa Isabel Ferrer desde La Haya. El centro holandés asegura que "no tiene relación alguna con Diplocat", pero ha admitido que "son una compañía privada que asiste e investiga para muchos clientes".

La misión de observación de Everts no era la única en Cataluña durante el referéndum. Había más de 100 técnicos, académicos y políticos extranjeros que eran llamados "observadores internacionales". La mayoría recibía ese nombre solo por ser extranjero y llevar una acreditación colgada del cuello. Eran más bien observadores políticos, traídos a Barcelona por la Generalitat o atraídos por su afinidad ideológica o nacional.

La misión más parecida a la de Everts estaba dirigida por la neozelandesa Helena Catt. Este periódico escribió varios mensajes a Catt sin respuesta. Al contrario que con la misión de Everts, la nota de prensa de su reunión con el conseller Raül Romeva iba sin foto. La finalidad de su labor era más bien la investigación académica y su relación con Diplocat, organismo de la Generalitat dedicado a la diplomacia, era directa, según una fuente diplomática. Catt, junto a su equipo de 17 observadores, firmó un breve comunicado preliminar que avalaba el proceso: "A pesar de estos hechos [la violencia], ayer [por domingo] vimos un día de votación". Esta es la única crítica de Catt: "Ante la interferencia externa hubo improvisaciones y cambios de último minuto en el proceso de votación que no fueron consistentes en toda Cataluña ni con lo que estaba en la ley o el manual y los detallaremos en nuestro informe definitivo", pero, según Catt, "vimos repetidamente que quienes trabajaban en los colegios electorales lo hacían de buena fe, y no vimos ningún intento de manipulación".

Además de los equipos de Everts y Catt, que eran lo más parecido a observadores internacionales según los estándares habituales, Diplocat seleccionó e invitó a una delegación de 33 diputados y eurodiputados de 16 países europeos e Israel. Todos habían estado alguna vez en Cataluña de visita política y estaba en la lista de contactos previos del organismo.

El diputado estonio Artur Talvik es por ejemplo el presidente del grupo de apoyo a Cataluña en su Parlamento. La eurodiputada sueca Bodil Valero había elevado preguntas sobre la situación catalana en la Eurocámara. Excepto Reino Unido, no había en la delegación ningún país grande o gran partido europeo. El único representante inglés era un miembro de la Casa de los Lores, Chris Rennard, que había sido acusado de abusos sexuales en 2013. Escocia y Gales sí tenían diputados en la delegación. El partido con más enviados era el irlandés Sinn Fein, con cuatro, y el país con más representantes, Dinamarca, con cinco. Entre los daneses había un miembro de la extrema derecha, Alex Ahrendtsen, que aspira por ejemplo a gravar con impuestos el uso del inglés en Dinamarca.

Para esta delegación, según fuentes de Diplocat, la Generalitat denegó la invitación a miembros de la Liga Norte italiana, que ha derivado en un partido xenófobo, y a diputados rusos, que pretendían comparar la causa catalana con Crimea.

El grupo más numeroso de extranjeros era de "visitantes internacionales". Eran acreditados ante la autoridad electoral por su interés en referéndums de autodeterminación. Después de la desaparición de la sindicatura electoral, nadie en la Generalitat sabía de qué lugares habían venido estos visitantes. Periodistas de EL PAÍS encontraron por ejemplo visitantes del Véneto y de Cerdeña, dos regiones con aspiraciones nacionalistas. Algunos de los tuits o declaraciones de estos grupos sobre presuntas denuncias en La Haya y acusaciones contra el Gobierno español lograron miles de retuits.

Más información