Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando los líderes del ‘procés’ debían protegerse en el Parlamento de la ira en las calles

Los manifestantes del 15-M obligaron a Artur Mas a ir al hemiciclo en helicóptero

Miles de indignados se concentran ante las puertas del Parlamento catalán.
Miles de indignados se concentran ante las puertas del Parlamento catalán.

Hoy Carles Puigdemont y sus socios tienen intención de declarar la independencia en el parlamento catalán. Hace sólo seis años los líderes de su partido vivían el asedio al mismo Parlament, una de las manifestaciones más broncas y de mayor tensión de los últimos años en Cataluña. El 15 de junio de 2011, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tuvo que acceder en helicóptero a la Cámara mientras cerca de un millar de personas convocadas por el 15-M ocupaban los accesos del Parlament para evitar que se celebrase la votación de los Presupuestos autonómicos, que incluían duros recortes. Los disturbios acabaron con seis detenidos, 45 heridos leves, 18 de ellos mossos.

Joan Puigcercós, a su llegada al Parlament de Cataluña en helicóptero en junio de 2011, debido a que el parque de la Ciutadella tenía las puertas bloqueadas por los indignados.
Joan Puigcercós, a su llegada al Parlament de Cataluña en helicóptero en junio de 2011, debido a que el parque de la Ciutadella tenía las puertas bloqueadas por los indignados.

Las imágenes de aquellos disturbios, que obligaron al expresidente Artur Mas a acceder al hemiciclo en helicóptero, dieron la vuelta al mundo. Varios diputados fueron rodeados e insultados e incluso algunos manchados con pintura, pese al cordón establecido por la policía. La Audiencia Nacional absolvió a 18 de los 19 acusados, pero el Tribunal Supremo terminó condenando a ocho de ellos a tres años de prisión por un deito contra las instituciones del Estado.

Varios diputados catalanes, con Joan Laporta en pie, en furgón policial para acceder al Parlamento catalán, en junio de 2011.
Varios diputados catalanes, con Joan Laporta en pie, en furgón policial para acceder al Parlamento catalán, en junio de 2011.

Varios furgones de los Mossos d'Esquadra llegaron a la entrada del paseo de Pujades. Con una primera carga, se abrieron paso entre varios centenares de manifestantes, que habían colocado una serie de contenedores como barrera. Tras los primeros rifirrafes, la policía acordonó la entrada del Parlament. A pesar de ello, cuando corrió la noticia de por dónde iban llegando los parlamentarios, algunos indignados corrieron a esa zona para evitar su entrada y amedrentarlos en el camino. Incluso lograron evitar que accediesen los coches y dos periodistas identificados con el chaleco naranja que lleva la prensa recibieron golpes por parte de una persona, que los propios indignados se llevaron.

Artur Mas (c), entre Alicia Sánchez-Camacho (PP) y el consejero de Interior, Felip Puig, en el Parlamento catalán, mientras cientos de indignados se manifestaban en el exterior.
Artur Mas (c), entre Alicia Sánchez-Camacho (PP) y el consejero de Interior, Felip Puig, en el Parlamento catalán, mientras cientos de indignados se manifestaban en el exterior.

Más información