Los acusados de la violación múltiple en San Fermín se sentarán en el banquillo a partir del 13 de noviembre

La Audiencia de Navarra fija fecha para la vista oral y rechaza que la víctima declare por videoconferencia

Varias personas celebran el chupinazo durante la feria de San Firmín.
Varias personas celebran el chupinazo durante la feria de San Firmín.Pablo Blazquez Domínguez (GETTY IMAGES)

Los cinco jóvenes sevillanos acusados de la violación múltiple a una chica de 18 años durante la madrugada del 7 de julio de 2016 se enfrentarán al juicio por el caso a partir del próximo 13 de noviembre. La fiscalía pide para cada uno de ellos 22 años de cárcel por los delitos de agresión sexual continuada, robo y contra la intimidad. Los cinco continúan en prisión provisional después de que la Audiencia rechazara su puesta en libertad provisional por considerar que existe riesgo de fuga.

Más información
Los acusados de la violación múltiple en los Sanfermines seguirán en prisión
La Feria del Toro de Pamplona es un desprestigio para la tauromaquia
Una menor, agredida sexualmente en Sanfermines

La Sección Segunda de la Audiencia, que se encargará de juzgar el caso, ha rechazado la petición de las acusaciones y la fiscal de que la víctima, una joven madrileña, declarase mediante videoconferencia. El tribunal considera “prevalente su declaración presencial” aunque durante su comparecencia los 5 acusados no estarán presentes en la sala de vistas y seguirán esa declaración mediante videoconferencia y pudiéndose comunicar con sus abogados.

Por otra parte, los tres magistrados que componen la sala aceptan todas las pruebas presentadas por las partes salvo parte del material encontrado en los teléfonos móviles de los 5 acusados. Se trata de todo el material anterior a la fecha en la que sucedió la agresión sexual, la madrugada del 7 de julio. En el análisis de los dispositivos móviles de los acusados la Policía Foral encontró una de las principales pruebas de cargo, la grabación de cómo los 5 hombres realizaban actos sexuales a la chica en un portal. Vídeo que fue reenviado a un chat denominado “La Manada” con explicaciones como “follándonos a una entre los cinco”. El análisis de la Policía Foral encontró también otras conversaciones por las cuales se abrió una investigación el juzgado de Instrucción de Pozoblanco (Córdoba) por otra posible violación dos meses antes. El tribunal de Pamplona considera que esas pruebas encontradas no deben ser motivo de análisis en el juicio ya que “no guardan relación con los hechos que son objeto de enjuiciamiento” y podrían causar indefensión en los acusados.

La Sección Segunda sí autoriza el visionado durante el juicio de los vídeos grabados por los acusados la madrugada del 7 de julio de 2016, así como las cámaras de seguridad de los edificios oficiales cercanos y del hotel en el que los acusados trataron de entrar para lograr una habitación. En el caso de los vídeos correspondientes a los teléfonos de los acusados, la instrucción no permitió que fueran facilitados a las partes y solo podían ser visionados en el juzgado para evitar su filtración pública.

El auto no permite recurso y fija el comienzo del juicio en las 10 de la mañana del 13 de noviembre. Los 5 acusados se encuentran en prisión provisional desde el día del suceso, cuando fueron detenidos por la Policía Municipal de Pamplona mientras participaban en la suelta de vaquillas en la Plaza de Toros, tras el encierro del 7 de julio, pocas horas después de la denuncia de la joven. La fiscal pide para ellos 18 años por un delito de agresión sexual continuada y dos años más por el robo del móvil, además de otros dos años y diez meses más por un delito contra la intimidad por la grabación del suceso. Además, reclama para los acusados, como responsables civiles directos, una indemnización de 100.000 euros para la víctima por el daño moral ocasionado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS