Los órganos de garantías de Podemos se reúnen para tratar las injerencias de la ejecutiva

La presidenta de la comisión estatal suspendida tras oponerse a los nuevos estatutos convoca a sus homólogos

Pablo Iglesias, en la reunión de la Diputación Permanente la pasada semana.
Pablo Iglesias, en la reunión de la Diputación Permanente la pasada semana.LUIS SEVILLANO ARRIBAS / EL PAÍS

La rebelión está en marcha. El primer levantamiento interno en Podemos de independientes —que no pertenecen a ninguna familia— no ha hecho más que comenzar. Las comisiones de garantías de Podemos —el poder judicial de la formación— se han movilizado contra la decisión de la ejecutiva de abrir expediente a la presidenta de la comisión estatal después de que esta promoviera un dictamen contrario al cambio de estatutos aprobado este verano que no fue refrendado por las bases. La presidenta suspendida, que se considera ilegítimamente apartada, ha convocado el próximo jueves a una reunión en Madrid de todas las comisiones autonómicas con el objetivo de hacer frente común ante las injerencias de la ejecutiva de Pablo Iglesias.

Olga Jiménez, una abogada que no cobra ningún sueldo de Podemos —los miembros de las comisiones no están remunerados—  y que se presentó en una lista independiente a la presidencia de la comisión de garantías estatal se encuentra suspendida provisionalmente de sus funciones tras promover un dictamen que anuló parte de los estatutos aprobados en julio. Estos cambiaron puntos clave de las normas del partido sin pasar por la votación de las bases. Entre ellos, crearon un nuevo régimen disciplinario que castiga férreamente las filtraciones a la prensa de asuntos internos del partido. La ejecutiva de Podemos le ha abierto un expediente tras recibir una denuncia contra ella por “excederse de sus funciones” presentada por tres miembros de la comisión.

Más información

Tras la apertura del expediente contra la presidenta elegida por las bases en el congreso de Vistalegre 2, otro miembro de la comisión, Argiro Giraldo, se ha anunciado como nuevo presidente de la comisión de garantías. Jiménez no le reconoce como tal —ya que no se considera legítimamente apartada, porque su expediente se tramita, cree, de forma irregular—  y ha movido ficha. La presidenta electa ha convocado a una reunión con todas las comisiones de garantías autonómicas en Madrid en la que analizarán cómo asegurar la independencia de estos órganos —el poder judicial de Podemos- frente al poder ejecutivo del partido (la ejecutiva de Iglesias).

La cita en sí misma ya supone un gesto de respaldo a la presidenta electa frente al intento de apartarla, toda vez que en principio estaría suspendida de sus funciones. Fuentes cercanas a los convocantes aseguran que han recibido confirmación de asistencia de "muchas" comisiones autonómicas, al menos las cinco que ya han dado su apoyo a la presidenta a través de la aprobación de dictámenes de respaldo. Ahora bien, estas fuentes temen también que la ejecutiva maniobre contra la reunión y busque torpedearla.

En el orden del día de la reunión estará el dictamen de la comisión estatal con el que nace el conflicto al anular el régimen disciplinario para sancionar afiliados previsto en los nuevos estatutos de la formación, el apoyo a la presidenta expedientada y el análisis de las necesidades de las comisiones.

La presidenta apartada, que denuncia su intento de expulsión del partido, ya ha recibido el apoyo de cinco comisiones de garantías autonómicas (Madrid, Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana y La Rioja), y de 45 miembros y exmiembros de 13 comisiones, que suscribieron un manifiesto en su defensa y en apoyo a la anulación parcial de los estatutos. El comunicado habla de “usurpación de funciones” de la comisión actual.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50