Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se inclina por mantener el nivel 4 de alerta, pero con medidas de refuerzo

La decisión final se tomará este sábado tras escuchar a los expertos de la Guardia Civil, la Policía, el CNI, los Mossos y la Ertzaintza

Un agente patrulla en Las Ramblas, este viernes. Atlas-Quality

La Mesa de Valoración de la Amenaza Terrorista se reunirá este sábado en el Ministerio del Interior para decidir si se mantiene el nivel de alerta 4, establecido en junio de 2015, o si lo eleva al nivel 5, el máximo previsto, tras los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarrogona). Aunque la decisión se tomará tras escuchar a los expertos de la Guardia Civil, la Policía, el CNI, los Mossos y la Ertzaintza, fuentes gubernamentales se muestran partidarias de mantiener el nivel 4, reforzándolo, pero sin subir al 5, que supone la participación del Ejército.

En teoría, hay argumentos para elevar la alarma terrorista al nivel 5, “riesgo muy alto de atentado”, previsto para cuando se disponga de informaciones sobre la probabilidad de un atentado inminente. El atentado ya se ha producido, por partida doble, y no está claro que todos los miembros de la célula yihadista estén muertos o detenidos, por lo que podrían volver a atacar.

Los expertos consultados dudan, sin embargo, de que las medidas “de carácter excepcional” previstas en el nivel 5 sean eficaces para afrontar la amenaza. Tras la explosión en la casa de Alcanar (Tarragona), no parece que los restos de comando dispusieran de armas de fuego o explosivos, por lo que optaron por atentar con vehículos y cuchillos contra “objetivos blandos”: aglomeraciones humanas en Las Rambas o el paseo marítimo de Cambrils.

La medida más espectacular que permite el nivel 5 es la movilización de las Fuerzas Armadas, la partipación de hasta 5.000 militares en la vigilancia de infraestructuras críticas y objetivos estratégicos, como estaciones de tren y aeropuertos o centrales eléctricas. La implicación del Ejército en tareas de vigilancia permite liberar efectivos de las Fuerzas de Seguridad para cometidos más especializados y, sobre todo, tiene un efecto sicológico: transmitir seguridad a la población.

No sería la primera vez que los militares colaboran a la lucha contra el terrorismo, lo han hecho varias veces en democracia: la última, patrullando las vías del AVE tras el 11-M. El problema es que ese efecto siciológico puede resultar contraproducente: la presencia el Ejército en las calles de Cataluña podría maltinterpretarse a seis semanas del órdago al Estado lanzado por la Generalitat con el referéndum ilegal del 1-O.

Francia redobla los controles en la frontera

Francia reforzó este viernes los controles fronterizos con España para impedir la eventual fuga de algún miembro de la célula yihadista que actuó en Cataluña. “Hay una persona huida”, declaró el ministro francés del Interior, Gérard Collomb, a la emisora Franceinfo, en alusión al conductor de la furgoneta de Las Ramblas, “y puede que haya otros miembros de esta célula, no lo sabemos”, informa Silvia Ayuso.

El presidente francés, Emmanuel Macron, transmitió a Rajoy que Francia está dispuesta a aportar “toda la ayuda necesaria” y el primer ministro, Edouard Philippe, prometió “una cooperación máxima”.

Javier Gillem, director de la Vuelta a España, que se inicia hoy en Nimes (Francia) y acabará el próximo 10 de septiembre en Tarragona, mostró su “plena confianza” en las Fuerzas de Seguridad de Francia, Andorra y España, los tres países por los que transcurrirá.

La Liga, cuya primera jornada se celebra este fin de semana, anunció que todos los partidos irán precedidos de un minuto de silencio.

Rajoy ha extremado hasta ahora la prudencia para que nadie pueda acusarle de que quiere sacar provecho político a la tragedia, como hizo Aznar con el 11-M: ha acudido a Barcelona a reunirse con Puigdemont y ha aceptado la preeminencia del Gabinete de Crisis montado por la Generalitat. Ni siquiera ha convocado el Consejo de Seguridad Nacional, aunque se trate del peor ataque terrorista sufrido por España desde en 14 años.

Otras medidas previstas en el nivel 5, como las restricciones en el espacio aéreo o la suspensión de las vacaciones de los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, son innecesarias o pueden tomarse sin activar el nivel 5. Expertos antiterroristas subrayan que, manteniendo el nivel 4 (“riesgo alto”), se pueden tomar medidas suplementarias para reforzar la seguridad; entre otras razones porque algunas de ellas se han relajado durante los más de dos años que lleva en vigor. “La propia existencia del nivel cuatro obliga a establecer un dispositivo que se actualiza permanentemente y se adapta” a las circunstancias, explícó ayer el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, informa Antonio Mora.

Contener la alarma

Colocar la alerta terrorista en el máximo nivel puede trasladar la idea de que el Gobierno se toma en serio la amenaza y adopta todas las medidas posibles, pero también generar alarma y ansiedad en la población y hacer creer a los terroristas que han conseguido uno de sus principales objetivos: alterar la normalidad. Eso sin contar con los efectos sobre el turismo del mensaje de que España espera “un atentado inminente”. “Al final, se trata de una decisión política”, reconocen las fuentes consultadas.

Entre las medidas que pueden adoptarse sin elevar el nivel del alerta figuran las que están tomando ya varios ayuntamientos: la madrileña Puerta del Sol amaneció este viernes con grandes maceteros que bloquean la entrada de vehículos pesados, informa Amara Santos. Estas jardineras ya se instalaron durante las pasadas navidades en el centro de la capital y habían sido retiradas.

También en Valencia se estudia la instalación de bolardos y maceteros, pero de momento se ha reforzado la vigilancia policial en zonas peatronales y de gran afluencia de personas, tras celebrarse una junta extraordinaria de seguridad, informa Ignacio Zafra. En el País Vasco, los policías rcibieron una circular que se les recuerda el nivel de alerta 4 y se les insta a adoptar las medidas establecidas para aglomeraciones públicas y tomar precacuciones, informa Pedro Gorospe.

Más información