Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El país de los 4.772 partidos políticos

El registro de Interior marca un nuevo récord. Desde el inicio de la actual etapa democrática, España nunca antes había contado con tantas formaciones legalmente vigentes

El Congreso de los Diputados, durante una intervención del presidente del Gobierno.
El Congreso de los Diputados, durante una intervención del presidente del Gobierno.

Helen Mukoro agarró la maleta a mediados de 2016 para marcharse a Teruel a lanzar proclamas en favor de un desconocido partido de "izquierdas creado para defender la decencia, la democracia y los derechos humanos". Durante apenas 15 días, esta mujer de 47 años recorrió la región aragonesa con las sigas UDT (Unión de Todos) bajo el brazo y se presentó a los vecinos como la cabeza de lista de una nueva formación que solo concurría en esa provincia. Esa fue toda su campaña. "Nos interesaba Teruel porque, debido a su despoblación, creíamos que podíamos llamar la atención", sentencia ahora, casi un año después, mientras recuerda las únicas 48 papeletas con su nombre que se introdujeron en las urnas. Fue el partido menos votado de las pasadas elecciones generales.

"Ni yo me pude votar a mí misma porque no estaba empadronada allí”, remacha con ironía esta vecina de Dénia (Alicante), de origen nigeriano, que ya había probado suerte en los comicios municipales de 2015. También, sin éxito. "Pero bueno... Al menos, hemos conseguido que otros inmigrantes nos vean como un ejemplo a seguir y hemos demostrado que podemos participar en la vida política y ayudar al país", reflexiona Mukoro al hablar de las intenciones que le movían al crear una formación nutrida por extranjeros nacionalizados y que, hace dos años, se sumó al diverso y amplio mapa de fuerzas políticas que perfila España. Según los datos de Interior, 4.772 se encuentran activas legalmente en la actualidad.

Un nuevo récord. Desde el inicio de la presente etapa democrática, el país nunca había contado con tantos inscritos en el registro del ministerio. De hecho, solo en la última década, el número ha aumentado un 50%. Impulsado, principalmente, por los dos últimos comicios municipales: 2011 y 2015 fueron los años en los que más fuerzas se dieron de alta desde 1976. "El elevado número de partidos locales es una de las señas de identidad de la política española", apunta Gaspar Llamazares, ex coordinador federal de IU y fundador de Actúa, la penúltima formación que se sumó a este listado —la última es Ola Cantabria, creada por exdirigentes de Ciudadanos de esta autonomía—.

A esa clave se suma la facilidad para registrar un nuevo partido: apenas hace falta un trámite administrativo; estos se crean con carácter "permanente", según prevé la ley; y para que desaparezcan se debe comunicar expresamente. Así que muchos no se dan de baja. De hecho, de los cinco más antiguos que constan en el registro (Falange Española de las Jons, Nueva Izquierda Nacional, Partido Social Regionalista, Partido Agrario Español y Partido Laborista), cuatro se esfumaron del mapa electoral hace años. A las últimas generales, por ejemplo, solo concurrieron 51 fuerzas.

Además, en esta última década, según señala un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona, también ha influido un nuevo factor: la crisis económica, que abrió una brecha en el bipartidismo: "Nuevas fuerzas políticas, como Podemos y Ciudadanos, supieron aprovechar la oportunidad". En esa línea apunta el exjuez Baltasar Garzón, compañero de viaje de Llamazares en Actúa: "Los partidos clásicos no hayan hecho bien los deberes. Y esto ha generado una necesidad. Pero no se puede catalogar de la misma forma a todos los partidos que nacen. Muchos son absolutamente coyunturales y locales. Con un proyecto generalista, no son tantos los que aparecen".

De los 51 inscritos este 2017, por ejemplo, menos del 20% ha nacido con aspiraciones nacionales. No es el caso de Unidos para la Independencia de la Justicia, creado el pasado 11 de abril por un grupo de afectados por el caso Afinsa-Fórum Filatélico. "Llevamos casi 12 años esperando para que se haga justicia, reuniéndonos con formaciones que parecía que nos escuchaban, pero que después no hacían nada. Así que decidimos formar nuestro propio partido", sentencia Eduardo Berbis, su presidente, que fija ya las europeas de 2019 como su primera meta con las urnas y que explica su estrategia electoral: "Lograr acoger a todos los colectivos que están sufriendo injusticias".

Más información