Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las condenas por delitos de tráfico caen al nivel más bajo del lustro

Las sentencias disminuyeron en 2016 hasta las 80.832, un 17% menos que en 2012

Dos 'mossos' vigilan una carretera en Juneda (Lleida).
Dos 'mossos' vigilan una carretera en Juneda (Lleida). EFE

Las condenas por delitos contra la seguridad vial disminuyeron el pasado año hasta las 80.832 y marcaron el nivel más bajo del último lustro, según consta en el avance estadístico de la memoria anual que publica la Fiscalía General del Estado. Esta cifra implica una caída del 17% respecto a 2012, cuando se marcó el registro más alto con 91.932 sentencias; y confirma, a su vez, una tendencia que ya se apuntaba en 2015, cuando se contabilizaron 83.283 dictámenes judiciales de estas características.

"Lo que observamos es una estabilización del número de condenas", opina Bartolomé Vargas, fiscal jefe del área de Seguridad vial. "Además, hemos detectado que muchas personas dejan de delinquir tras la primera condena", remacha el representante del ministerio público, que este jueves presenta más detalles del balance estadístico del pasado ejercicio. Un año marcado por el aumento de los muertos en las carreteras. España cerró 2016 con 1.810 fallecidos en accidentes de tráfico: 121 víctimas más que en 2015. Este alza es el mayor incremento que se registra en el país desde 1998.

Descenso del 30%

La reducción del número de condenas por delitos contra el tráfico se ha visto impulsada, principalmente, por la caída del número de sentencias contra conductores que circulaban borrachos o drogados. Según los datos de la Fiscalía, en 2016 se contabilizaron 50.553 dictámenes de este tipo; frente a los 52.523 de 2015; los 58.607 de 2014; los 53.793 de 2013; y los 65.825 de 2012. Esta tendencia se traduce en una bajada del 30% en un lustro y se explica, según detalla Vargas, por el descenso de los automovilistas detectados tras beber alcohol. "Y en un proceso penal es más difícil demostrar de manera concluyente el consumo de drogas", explica el fiscal jefe. Todo ello en un contexto en el que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Toxicología, el 43% de los conductores fallecidos en 2015 dieron positivo en alcohol o drogas.

Una de cada tres condenas dictadas en España en 2016 se emitieron por delitos contra la seguridad vial. La Fiscalía, además, abrió el pasado año 24.913 procedimientos penales por este tipo de conductas, un 2,9% más que el año anterior, cuando ascendieron a 24.211. La mitad de ellos, por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.