Naseiro ante el Congreso: “La caja b no la he visto nunca”

El extesorero popular se escuda en la sordera parcial y la desmemoria para evitar las preguntas más difíciles de la comisión de investigación

El extesorero del PP Rosendo Naseiro momentos antes de comparecer en la comisión que investiga la supuesta financiación ilegal del partido.JAIME VILLANUEVA

Los extesoreros del PP Rosendo Naseiro y Ángel Sanchís, y la actual responsable de las cuentas del partido, Carmen Navarro, levantaron este jueves —cada uno con su estilo— una muralla defensiva que desesperó a los grupos en la comisión de investigación del Congreso sobre la financiación ilegal del PP. Siete horas de interrogatorio no arrojaron ningún dato nuevo, mientras los portavoces del PP tacharon la indagación parlamentaria de “causa inquisitorial” y “linchamiento”.

Más información

La comisión de investigación sobre las finanzas irregulares del PP siguió por los mismos derroteros de melancolía orteguiana con los que se abrió el pasado 26 de junio con la declaración del extesorero popular Luis Bárcenas. De entrada, las preguntas de la oposición ya hacían presagiar pocas novedades. Salvo excepciones, los portavoces sacaban a colación informaciones ya publicadas de sumarios de corrupción de las últimas tres décadas, o, como le sucedió a Joan Tardá, de Esquerra, se enzarzaban en cuestiones más propias de la ciencia política que del objeto de la investigación.

En el otro lado, el PP, de forma aún menos disimulada que con Bárcenas, se dedicaba a proteger a sus tesoreros y a desviar el debate arrojando sombras sobre la comisión, cuyas conclusiones —condenatorias— consideran ya escritas, y sobre las finanzas del resto de partidos. En esta labor, el PP se vió favorecido por el último turno de palabra.

La pericia de los tres comparecientes para esquivar las preguntas comprometidas terminó por convertir la sesión en una cáscara vacía en la que sólo brilló, y tampoco demasiado, lo anecdótico.

Carmen Navarro: "No voy a investigar el pasado"

Carmen Navarro, tesorera del PP desde mayo de 2013, ocupó la sesión de la tarde. Esta economista planteó dos líneas rojas: no habló de hechos previos a su llegada —“He venido a gestionar el presente no a investigar el pasado y no lo voy a investigar nunca”—ni de la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas, por la que está imputada.

“Este es un trabajo muy ingrato, tanto como para tener que venir aquí a que me riñan todos”, dijo. Varios portavoces la acusaron de obstruir con su actitud las labores de la comisión.

Rosendo Naseiro, de 82 años, coleccionista de arte, empresario, y tesorero del Partido Popular entre 1987 y 1990, se ha parapetado tras una mampara de sordera parcial, desmemoria y falta de entendimiento –que todos los partidos salvo el PP consideran selectiva- para evitar las preguntas más comprometidas sobre la financiación de la formación conservadora en la Comisión de Investigación que se celebra en el Congreso. Naseiro, que llevó las cuentas del partido desde su fundación como Alianza Popular hasta su dimisión en 1990 a raíz del escándalo de financiación que lleva su nombre, ha negado la existencia de una contabilidad paralela a la oficial durante su etapa: “La caja b no la he visto nunca”, ha afirmado a preguntas del portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Tardá.

En la sesión de este jueves, que sigue a la protagonizada por el extesorero Luis Bárcenas el pasado 26 de junio, están citados la actual responsable de las cuentas del partido, Carmen Navarro, y los primeros tesoreros de la formación, Naseiro y Ángel Sanchis, este último imputado en el caso Gürtel de corrupción.

Naseiro, que ha repetido varias veces que sigue siendo militante popular –“a mí nadie me echó del partido”-, apenas ha aportado novedades sobre las cuentas. Ha calificado de “totalmente falso” que, tras su dimisión en 1990, dejara en manos del entonces gerente Luis Bárcenas, los restos de una caja b que constituyen el primer apunte de la contabilidad paralela seguida por este hasta el año 2008. “El partido era legalísimo”, ha asegurado el extesorero, que, según sus palabras, puso en marcha el sistema de contabilidad –oficial, se entiende- que todavía “funciona hoy” en el PP.

El extesorero ha asegurado que con el dinero oficial que recibía el partido de los presupuestos públicos le “llegaba de sobras” para financiar a la formación. “A veces ibas a un mitin y te daban un talón, se lo daban a [Manuel] Fraga, ¿y qué tiene que ver eso? Yo no he financiado ilegalmente al PP nada”, ha asegurado al socialista Sicilia. A preguntas de Joan Tardá, que le preguntó si esos talones eran para financiar al partido, añadió: “Recuerdo de un talón que tenía muy poquito dinero y se lo dio a los escoltas tomad, llevadlo, y los escoltas lo habrán dado a la oficina del partido”.

Los problemas auditivos de Naseiro –que ya exhibió en su declaración en el juicio de Gürtel, el pasado marzo- junto con sus protestas ante las preguntas de los diputados, generaron de inicio una sesión “tormentosa”, en palabras del presidente de la Comisión, Pedro Quevedo. El portavoz de Nueva Canarias ha tenido que imponerse a las broncas de Naseiro a los portavoces -en especial al socialista Felipe Sicilia y a Toni Cantó, de Ciudadanos-. “No hay derecho a que se mencione el caso Naseiro, cuando está muy bien aparcado por el Tribunal Supremo. Ustedes son un tribunal y me están intentando juzgar”, se quejó. También ha atajado las interrupciones de la bancada del PP, en especial de la diputada Beatriz Escudero, miembro de la Mesa de la Comisión y de su portavoz, Fernando Martínez-Maíllo.

El interrogatorio quizá más clarificador, a juzgar por las veces que Naseiro invocó a la sordera y la desmemoria, ha sido el protagonizado por Joan Baldoví, de Compromís. El extesorero llegó a decir que no se acordaba de una declaración entregada en un sobre cerrado ante el notario de Alicante José Antonio Núñez de Cela tras su detención en 1990 por el caso Naseiro. En ella, sostenía que “allí donde haya adoptado alguna decisión lo ha sido siempre bajo la supervisión, directrices y criterios de Don José María Aznar", expresidente del Gobierno y del partido. “No me acuerdo, me he olvidado, son 30 años, colecciono arte, tengo empresas, no me acuerdo”.

Eloy Suárez, portavoz del PP durante el interrogatorio a Naseiro, se ha limitado en su intervención a preguntar al extesorero –que, esta vez sí, le escuchó perfectamente- si cuando le citaron a declarar le dijeron que le iban a preguntar sobre un caso juzgado y sentenciado, en relación al caso Naseiro. A continuación, se ha lanzado a recordar al resto de partidos los casos de corrupción y financiación ilegal que han afectado desde el inicio de la democracia, con especial dureza contra el PSOE, y ha acusado a Cantó “insultar a un señor de 82 años”.

Sanchís: “Todos los que me dieron dinero se lo han cobrado”

El empresario Ángel Sanchís Perales, primer tesorero de Alianza Popular –formación de la que surgió el PP–, ha defendido este jueves en el Congreso de los Diputados la pulcritud del préstamo de tres millones de euros que recibió de Luis Bárcenas, exgerente y extesorero del partido, y por el que está siendo acusado por blanqueo de capitales en el caso Gürtel de corrupción. Según él, aceptó tomar prestado el dinero de Bárcenas desde la fundación Sinequanon porque este estaba perdiendo dinero en bolsa, y los fondos se destinaron a dar liquidez a una comercializadora de productos derivados de los limones de su finca argentina La Moraleja. "El banco me garantizó que el dinero era de buena procedencia", ha señalado Sanchís, diputado entre 1986 y 1993.

El valenciano Sanchís, de 79 años, ha negado en su comparecencia en la Comisión de Investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP, la veracidad de los papeles de Bárcenas, la contabilidad secreta que el extesorero llevó entre 1990 y 2008. “Jamás me dijo eso ni él ni nadie del partido, jamás me ha encontrado nadie que me dijera que estamos teniendo sobres, me suena a chino”, ha manifestado.

El tesorero de AP ha recordado cómo en los inicios de la formación fundada por Manuel Fraga el partido “no tenía un duro” y cómo organizó cuestaciones en cenas con amigos y envíos de cartas pidiendo dinero. “Don Manuel y yo íbamos a cenar a muchas casas, él se iba a las 12 porque tenía que madrugar y aquí me quedaba yo pasando la gorra, muy gracioso don Manuel”. A preguntas del diputado socialista Felipe Sicilia, ha dicho: “Me he pasado años devolviendo esos favores, todos los que me dieron dinero de alguna forma se lo han cobrado, algunos más y otros menos”.

Las preguntas que le ha planteado el diputado de ERC Joan Tardá le han dado pie a Sanchís a realizar una encendida defensa de Fraga, a quien ha calificado de un “gran demócrata” y una “gran patriota” y de quien ha dicho “menos mi padre lo es todo”. “El señor Fraga me llamó un buen día, había terminado de ser vicepresidente del Gobierno (…) vino y en dos horas me enamoró, me convertí en más fraguista que Fraga, es la persona más importante que yo he conocido en mi vida, la más honesta, no tenía un céntimo, vivía en una casa de 60 metros cuadrados (…) Yo le pagué el sueldo cuando no tenía sueldo él, porque le hice consejero de una de las empresas mías. (...) Cotizó hasta los ochenta y tantos años a la Seguridad Social y murió pobre”, ha recordado.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50