Los Reyes viajan a Reino Unido para cimentar una nueva relación tras el Brexit

La visita de Estado trata de apaciguar la incertidumbre de empresas y residentes españoles

Los Reyes, durante la sesión solemne del 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas.
Los Reyes, durante la sesión solemne del 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas.Chema Moya (efe)
Más información

El viaje de Estado que los Reyes inician este martes al Reino Unido tiene por objetivo sentar las bases de la relación de ambos países tras el divorcio británico con la Unión Europea. Los Reyes llegan a Londres con cometidos muy concretos que exceden la pompa y ceremonia que suele guarnecer las recepciones oficiales de jefes de Estado al Reino Unido. El Brexit va a romper el marco de las relaciones y los fuertes vínculos desarrollados en los últimos 30 años entre ambos países, a parte del futuro acuerdo comunitario, requieren un concierto bilateral.

Más información

A diferencia de la anterior visita de Estado a Reino Unido, en 1986, cuando España se incorporaba a la Unión Europea y se construía la correspondencia entre ambos países, el actual momento está marcado por la incertidumbre. La demolición del escenario que propició una relación de amplio espectro consolidada ha llenado el horizonte de desconfianza.

El paraguas de la UE ha permitido que en 2016 el comercio bilateral superara los 30.200 millones de euros (con 7.970 millones de superávit para España). O que Reino Unido se haya convertido en el principal destino de las inversiones españolas, con una acumulación de 82.500 millones hasta 2015. Unos 140.000 empleos directos en Reino Unido, según algunos estudios, dependen de inversiones españolas. Por su parte, el Reino Unido fue en 2015 el segundo mayor inversor extranjero en España con 44.745 millones.

España se ha convertido en el destino preferido del turismo del Reino Unido. Los británicos son el principal contingente turístico en España: 17,8 millones en 2016. Ese flujo ha contribuido a que cada año vuelen entre los dos países 35 millones de pasajeros y a que España sea el país más conectado por aire con Reino Unido (17% de los vuelos tienen como origen o destino España).

La exposición de España a los efectos del Brexit es notable. Unos 800.000 británicos viven en España (la mitad de ellos tienen propiedades en España, según fuentes diplomáticas), aunque oficialmente registrados hay 300.000. Es el mayor contingente de británicos en cualquier país de la UE y el tercer flujo de inmigrantes en España después de rumanos y marroquíes.

Los británicos desempeñan un importante papel en economías locales como la provincia de Alicante, donde viven 74.000, o la de Málaga (50.000). Además, hay cerca de 11.000 españoles estudiando en universidades británicas, mientras unos 7.000 trabajadores españoles cruzan la frontera en Gibraltar cada día.

Por otra parte, hay 130.000 españoles registrados en el Reino Unido, aunque la cifra de residentes totales puede llegar a 260.000. En universidades y centros de estudios británicos trabajan hasta 5.000 investigadores españoles y el español se enseña en un 70% de los centros de secundaria públicos y el 89% de los privados.

Sobre ese contexto, el viaje de Estado se ha estructurado en tres ejes. El primero, en el ámbito humano, es “destacar la extraordinaria aportación” de los españoles residentes, así como el papel que desempeñan. Al mismo tiempo, se trata de transmitirles un mensaje de apoyo y tranquilidad ante la incertidumbre sobre su futuro en el Reino Unido.

El segundo, en el ámbito empresarial, es remarcar la presencia e influencia de las firmas españolas asentadas en el mercado británico, como el Banco de Santander (uno de los principales bancos del país), Telefónica (dueña de O2), Iberdrola (propietaria de Scottish Power), Aena (gestora del aeropuerto de Luton donde aterrizarán los Reyes) o Ferrovial (primer accionista de Heathrow), que suponen un tercio del Ibex. Para ello, se celebra el jueves el foro de negocios entre ambos países en el corazón de la City, en Mansion House, al que acuden los principales empresarios con intereses en el Reino Unido.

El tercero es otro mensaje sobre la necesidad de mantener las relaciones bilaterales en todos los ámbitos fuera del marco protector de la UE. En ese propósito se enmarcan otras dos citas importantes. La intervención del Rey en el Parlamento británico este miércoles, en la que se dirigirá a los miembros de la Cámara de los Comunes y de los Lores en la Royal Gallery del Palacio de Westminster. Felipe VI se reunirá posteriormente con los miembros de ambas Cámaras y los del Grupo Parlamentario Multipartidista sobre España en la Roobing Room.

La siguiente cita se producirá este jueves en el número 10 de Downing Street. El Rey almorzará con la primera ministra británica, Theresa May, con la que, según fuentes diplomáticas, mantendrá una conversación “de alto nivel”. En este encuentro se abordarán las inquietudes de ambos países frente a la nueva situación y las vías de correspondencia, mientras el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y otros miembros de la expedición española mantienen otra reunión con sus homólogos británicos con el mismo fin.

Sobre la firma

Miquel Alberola

Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción