Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer semestre acaba con un nuevo aumento de los muertos en carretera

2017 deja el peor junio de los últimos ocho años, según los datos de la DGT

Operación salida de Verano
La Guardia Civil y miembros de Emergencias examinan el lugar del accidente de Oliva. EFE

Las voces de alarma resurgen en la DGT. El primer semestre del año acabará con un nuevo aumento de los muertos en accidente de tráfico, según los datos provisionales del organismo dirigido por Gregorio Serrano. A falta todavía de sumar las dos últimas jornada de junio, Tráfico ya ha contabilizado este 2017 un total de 544 fallecidos en las carreteras españolas, uno más que en el mismo periodo de 2016 y 41 más que en 2015. Un alza que implica el segundo incremento anual consecutivo de víctimas; y supone, a su vez, la peor cifra registrada del último lustro. Además, este viernes arranca la primera operación salida del verano, durante la que se espera que la movilidad vial regrese a niveles de los años precrisis.

El balance de siniestralidad revela un nefasto segundo trimestre. Después de que 2016 cerrase con un aumento de las víctimas en carretera tras 13 años consecutivos de descensos, los tres primeros meses del año ofrecieron una tregua: 252 personas se dejaron la vida en accidentes entre enero y marzo de 2017, 22 menos que en el mismo periodo de 2016. Un descenso de los muertos en el acumulado del año que, rápidamente, empezó a difuminarse. En abril, mayo y junio de este año se han registrado más fallecidos que en 2016. Y este último mes se ha presentado especialmente dramático: con 116 víctimas ha marcado su peor registro desde 2010 —a falta todavía de sumar los dos últimos días a las estadísticas—.

En una respuesta parlamentaria, el Gobierno achacó el aumento de la siniestralidad al aumento de la movilidad —para este verano, por ejemplo, se esperan cuatro millones más de desplazamientos de largo recorrido que en 2016— y a la mayor antigüedad de los vehículos. Las asociaciones de automovilistas y de víctimas denuncian, por su parte, la falta de inversiones y mantenimiento que arrastra la red viaria.