Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy cree que España haría el “ridículo” si el Congreso no aprueba el CETA tras el giro del PSOE

Podemos pide al PSOE que se una a un recurso contra el CETA en el Constitucional y Rivera considera "irresponsable" dejar de apoyarlo

Rajoy a su llegada a la reunión del Partido Popular Europeo. AP

El giro del PSOE este miércoles respecto al Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá, el conocido como CETA, ha recibido críticas por parte del Gobierno y Ciudadanos felicitaciones del lado de Podemos. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha calificado de “mala noticia” y “error” la decisión del PSOE y ha advertido de que España “haría el ridículo” si no aprobara este tratado, que debe ser ratificado por los parlamentos de los 28 socios de la Unión.

A su llegada a la reunión del Partido Popular Europeo en Bruselas, previa al Consejo Europeo que se celebra esta tarde y mañana, Rajoy ha subrayado que “no hay ninguna razón de fondo” para oponerse al CETA, porque “Canadá es un país que tiene unos estándares en términos de respeto a la libertad, los derechos humanos, progreso económico o bienestar social muy similares a los de Europa. Si no aprobamos un acuerdo con Canadá, no sé qué tratado de libre comercio vamos a aprobar”, informa Miguel González.

Rajoy se ha mostrado confiando en que al menos el PSOE se abstenga y no vote en contra del tratado, que necesita más votos a favor que en contra para ser aprobado, y se ha comprometido a trabajar para evitar que descarrile en el Parlamento español, lo que “sería tremendo”. No ha aclarado, sin embargo, si piensa hablar del tema con el líder socialista, Pedro Sánchez.

Rajoy ha confiado en construir una mayoría suficiente con otros partidos que conseguir que el CETA salga adelante. Tras recordar que el PP gobierna en minoría y que a veces pierde y otras gana las votaciones en el Congreso, se ha mostrado confiado en que “en los temas importantes, todo el mundo actúe con sentido común y el Partido Socialista también, porque además no se gana nada actuando de otra manera, no es bueno para España ni para el Partido Socialista”.

Rivera critica e Iglesias celebra

Albert Rivera ha criticado desde Bruselas este cambio de postura: "A mí me parece irresponsable ponerse en contra de un acuerdo ejemplar. Si no llegamos a un acuerdo con Canadá, ¿con quién vamos a hacer acuerdos de libre comercio?", informa Álvaro Sánchez. El partido de Pablo Iglesias, que "celebra" la decisión de los socialistas, ha instado a Pedro Sánchez a unirse a un recurso conjunto al Tribunal Constitucional contra el CETA.

El responsable de Ciudadanos no ve objeciones para seguir adelante con el pacto, negociado entre ambas potencias durante siete años, y se ha referido a Canadá como un país progresista, avanzado y que cuida el medio ambiente. El dirigente ve el giro socialista como parte de un cálculo político ajeno a los intereses de los ciudadanos. "Supongo que esto se debe a la podemización del PSOE, que está pensando más en Podemos que en Europa, en España o en las oportunidades que hay que dar a los españoles", ha dicho Rivera.

Iglesias ha pedido a Sánchez que se implique activamente para tratar de frenar la aprobación del tratado, más allá de no apoyarlo en una votación en el Congreso que aún así, saldrá en principio adelante con los votos de PP, Ciudadanos y los nacionalistas. Podemos pide al PSOE que se una a un recurso conjunto al Constitucional, así como que trate de convencer a los partidos socialdemócratas europeos que lo apoyan, para que el tratado sea tumbado en alguno de los países miembros de la UE.

"El giro del PSOE nos hace confiar en que seremos capaces de parar este tratado", ha afirmado el secretario de Relaciones Internacionales de Podemos, Pablo Bustinduy, en el Congreso, informa Elsa García de Blas. El diputado ha pedido a los socialistas, en primer lugar, que apoyen a su partido en la reclamación al CGPJ de un informe sobre el texto, así como en la petición de control de constitucionalidad que plantearán cuando el tratado llegue al Senado y, posteriormente, en su reclamación ante el TC. "Después interpondremos un recurso al Tribunal Constitucional y estaría muy bien que lo apoyaran y que pudiéramos presentarlo de forma conjunta", ha expresado el responsable de Internacional de Podemos. "El CETA es otro 135 [el artículo 135 de la Constitución que limita el déficit]; es una medida impuesta desde fuera para limitar nuestra capacidad soberana de gobernarnos a nosotros mismos", ha remarcado.

El Gobierno, a cambio, se ha mostrado muy crítico con la decisión del PSOE. "Me merece muy mala opinión, la verdad, el CETA es un acuerdo estupendo, muy bueno para el crecimiento, el empleo y la inversión, y si la UE no puede hacer un acuerdo con un país como Canadá, que es uno de los que más se parece a nuestros estándares medioambientales y sociales no sé con quién vamos a hacer un acuerdo", ha dicho el secretario de Estado para la UE, Jorge Toledo, en declaraciones a los periodistas tras comparecer en la Comisión Mixta Congreso-Senado para la UE.

La Ejecutiva de Pedro Sánchez decidirá el próximo lunes su posición sobre un acuerdo comercial que apoya la derecha y los liberales europeos, polariza las posiciones de los socialdemócratas europeos y rechaza la izquierda (además de nacionalistas y eurófobos). El Congreso vota el próximo jueves para ratificar el CETA y todo indica que tanto si el PSOE vota en contra como si se abstiene, el tratado saldrá adelante. Este martes los socialistas habían votado en la comisión de Exteriores a favor del tratado, al que también se oponen Podemos y los sindicatos.

Giro del nuevo PSOE

Hasta ahora, el PSOE había apoyado el CETA, tanto en el Parlamento Europeo como el Congreso, en cuya Comisión de Asuntos Exteriores votó a favor el pasado martes, pero la ejecutiva salida del cónclave socialista del pasado fin de semana decidió revisar su posición y la nueva presidenta del partido, Cristina Narbona, adelantó en un tuit que su grupo no lo apoyará cuando se vote en el pleno de la Cámara baja la próxima semana.

"Negar el comercio es cerrar la puerta a la internacionalización, a las exportaciones y a la competitividad. Es negarse al progreso y al crecimiento. Pero hay que hacerlo con acuerdos que respeten los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo y tengan en cuenta estándares de dignidad social, laboral, de protección de los consumidores y medioambiental, así como defendiendo los servicios públicos y los intereses nacionales", afirman los textos que el PSOE acaba de votar en su congreso. Con el objetivo de mantener la coherencia con estos planteamientos, el PSOE ha decidido revisar la posición que hasta ahora ha mantenido respecto al CETA.

Hasta ahora la delegación socialista en el Parlamento Europeo había votado a favor del CETA, pero su familia europea estaba dividida: casi 80 diputados socialistas votaron en contra o se abstuvieron, frente a los 97 que siguieron la línea oficial votando a favor. El acuerdo salió adelante con 408 votos a favor (del Partido Popular Europeo, liberales y parte de los socialdemócratas) y 254 en contra y 33 abstenciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información